5 de diciembre de 2008

[Videojuegos] Impresiones de la demo de "Nikopol: La Feria de los Inmortales"


El pasado 23 de octubre se puso a la venta una aventura gráfica para PC llamada "Nikopol: La Feria de los Inmortales", basada en el cómic del mismo título de Enki Bilal. Recientemente me hice con la demo de este juego. Tenía curiosidad por probarla, ya que este título me llamaba bastante la atención. Ahora, tras exprimirla al máximo, he considerado necesario escribir un comentario que haga justicia tanto a sus puntos positivos como a sus puntos negativos (que los hay).


Uno de los puntos fuertes de esta demo es la cuidada ambientación. Eso es algo que salta a la vista desde el momento en que se inicia el juego y accedemos al menú principal. Podemos rotar la cámara 360º para seleccionar los diferentes elementos del menú, todos ellos colocados sobre una representación del París futurista en el que se ambienta el juego. En este mismo menú encontramos elementos móviles, como personas que caminan por las calles y vehículos voladores que pasan frente a nosotros. Para tratarse únicamente del menú inicial está muy cuidado y resulta muy atractivo, haciendo que tengas ganas de pulsar sobre "new game" para comenzar a jugar cuanto antes.

Lo siguiente que nos encontramos es un breve video que nos pone en antecedentes sobre la historia del juego. Al igual que los demás videos del juego, esta intro tiene la peculiaridad de que está compuesta por una serie de viñetas en movimiento que se van superponiendo unas sobre otras, dando la impresión de que nos encontramos efectivamente ante un cómic que ha cobrado vida.



Nos encontramos en un París futurista y decadente gobernado por un fanático dictador-profeta. Recientemente sobre los cielos de la ciudad ha aparecido una misteriosa pirámide voladora que parece provenir de otro mundo. Mientras el dictador-profeta negocia con los habitantes de la pirámide, un objeto no identificado es derribado. El ejército trata de llegar al lugar en el que dicho objeto se estrella, pero una manifestación de insurgentes antigobierno se lo impide. De la misteriosa pirámide surge entonces la figura de un halcón que vuela hasta la nave derribada, donde se encuentra con el cuerpo herido del piloto de dicha nave. El halcón se transforma, adquiriendo cuerpo humano aunque conservando la cabeza de ave (como el dios Horus de la mitología egipcia) y proclama con su grave voz que se trata de un ser humano puro; quizá el último ser humano puro de la ciudad.

Después de esto la acción se traslada hasta nuestro protagonista, un artista llamado Alcide Nikopol, a quien nosotros controlaremos a lo largo de la aventura. Nikopol ha ingresado en una orden religiosa contraria al gobierno del dictador-profeta, para la que hace labores de informador. Nada más empezar el juego, el líder de la orden le cita para una reunión secreta en la que es requisito imprescindible que lleve un retrato de su padre, quien fue condenado a una prisión espacial que orbitaba el planeta años atrás. En este punto comienza la demo.


Como decía al principio, la ambientación es uno de los puntos fuertes de "Nikopol". En la demo nos encontramos con escenarios muy cuidados y repletos de detalles. A nivel gráfico el juego no llega a un nivel extraordinario, ya que no precisa deslumbrar con sus gráficos. Nos encontramos con unas texturas bastante correctas en general, aunque también podemos ver otras realmente malas en algunas ocasiones.

El problema de los escenarios es que resultan excesivamente planos, ya que los objetos con los que podemos interactuar son escasos y puntuales. En esta percepción de que los escenarios no son más que imágenes planas también influye el hecho de que no podemos desplazarnos libremente por ellos. En el escenario jugable de la demo (concretamente la casa de Nikopol) nos encontramos con varios puntos a los que podemos desplazarnos, pero una vez allí lo único que podemos hacer es girar 360º sobre nosotros mismos. No podemos acercanos a los objetos que nos llamen la atención, sino únicamente pulsar sobre ellos con el cursor. Resulta igualmente negativa la brusquedad con la que pasamos de uno de estos puntos a otro, ya que en lugar de un suave movimiento de cámara que sirva de transición, lo que nos encontramos es un salto brusco. Quizá ayudaría una breve animación de Nikopol caminando hasta ese punto, pero al estar el juego en primera persona en ningún momento vemos a nuestro protagonista (salvo en los videos, claro).

No obstante, a pesar de ello los escenarios cumplen con su cometido, que no es otro que sugerirnos una ambientación adulta, oscura, sucia y decadente. De hecho, consiguen una gran ambientación que te hará pararte en más de una ocasión simplemente a observar los detalles.


En cuanto al apartado sonoro, la música acompaña adecuadamente las situaciones, ofreciendo melodías tranquilas para las partes de exploración y música más rápida cuando las cosas comienzan a ponerse complicadas y Nikopol tiene que huir del lugar. Los efectos sonoros son correctos, destacando aquellos que están destinados a contribuir a la ambientación del juego: el sonido de los vehículos voladores que pasan junto a la casa, los gritos de los manifestantes antigobierno de la calle... pero cuando permaneces un tiempo en el mismo lugar se hacen algo pesados.

La voz de Nikopol cuenta con un correcto doblaje al inglés en la demo que he probado, aunque el juego completo ha sido completamente traducido y doblado al castellano.


Entrando ya en el apartado jugable, nos encontramos ante una aventura point & click en la que tendremos que explorar concienzudamente todo lo que tenemos a nuestro alrededor para recoger objetos que luego usaremos en la resolución de los puzles. Los objetos que pueden ser incorporados al inventario no destacan especialmente sobre el resto de objetos con los que no podemos interactuar, por lo que será especialmente necesario observar con cuidado los escenarios.

Los puzles (al menos en la demo) son muy sencillos, aunque resulta agradable comprobar que son bastante dinámicos, teniendo que utilizar cada objeto varias veces o teniéndolo que usar en varios sitios diferentes antes de obtener el efecto deseado. Además, en las situaciones de peligro, los puzles deberán ser resueltos lo más rápidamente posible, ya que si nos quedamos parados Nikopol morirá. En cierto momento de la demo, una criatura monstruosa irrumpe en la casa de Nikopol y éste tiene que deshacerse de ella, pues de lo contrario la bestia lo matará.

Pero no hay que alarmarse, ya que la muerte de Nikopol no significa el final del juego. Cada vez que Nikopol muera, con un simple click podremos reiniciar la partida justo en el instante antes de que cometiésemos el error que hizo que nuestro protagonista pasase a mejor vida. Además, cada vez que Nikopol muere podemos escuchar su voz diciéndonos alguna frase que nos ayude a saber qué hacer para salir de la situación, como por ejemplo: "¿Qué esperabas hacer quedándote en mitad del salón mientras la bestia andaba suelta?". Este sistema puede hacer que los menos pacientes se desesperen, además de contribuir a esa sensación de brusquedad en la experiencia de juego que generan los desplazamientos por el escenario, pero no supondrá ningún problema para los habituales de este género.

Sobre el parecido del juego con la obra de Enki Bilal no puedo hablar, ya que no la conozco más allá de una rápida ojeada sobre sus páginas.

Como conclusión puedo decir que, a pesar de sus fallos, he disfrutado mucho de la demo de "Nikopol". Se trata de una demo muy breve, que apenás da para unos veinte minutos de juego, pero yo la he jugado dos veces porque el diseño de escenarios y la ambientación me han encantado. De hecho, en ocasiones, más que estar atento al juego en sí he estado atento a realizar capturas. Añadir también que, cuando la historia es interesante, los puzzles están bien ideados y la ambientación es tan tremenda como la de "Nikopol", los defectos del juego pasan desapercibidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.