6 de marzo de 2009

[Videojuegos] Impresiones de la demo de "Watchmen: El Fin está Cerca"


"Watchmen: El Fin está Cerca" es un juego que no se distribuirá en formato físico, ya que fue ideado para su distribución a través de descarga. La demo del mismo ya se puede encontrar en el Bazar de Xbox Live, en la Store de Playstation Network y en STEAM. Por lo tanto, ya tengas una Xbox 360, una PS3 o un PC medianamente potente, puedes hacerte con la demo ya mismo si lo deseas.

Los jugadores estamos acostumbrados a que los juegos basados en películas sean desarrollos mediocres de muy baja calidad que traten de aprovechar el tirón de la película de la que toman su nombre. Sin embargo, no es el caso de "Watchmen: El Fin está Cerca". Si bien no es un juego que vaya a pasar a la historia por su calidad, es algo más que un mero sacacuartos preparado para explotar una franquicia.


"Watchmen: El Fin está Cerca" se sitúa argumentalmente varios años antes del inicio de la película (por algo es una precuela) y nos lleva al tiempo en el que los justicieros enmascarados Búho Nocturno II y Rorscharch formaban equipo en su lucha contra el crimen. Los mismos actores que los encarnan en la película se encargan de prestarles su voces para el juego. Voces que se encuentran, eso sí, en perfecto inglés.

El video de introducción del juego se nos presenta de una manera bastante peculiar, tratando de emular el estilo y el color de las viñetas del cómic original. Al parecer el resto de escenas del juego están narradas usando esta técnica, lo que me agrada mucho. El resultado conseguido es bastante cercano al dibujo de Dave Gibbons en el cómic, lo cual es algo muy positivo.

Después de las escenas iniciales, comienza la demo propiamente dicha, la cual nos permite avanzar hasta el final del primer nivel (la cárcel de Sing Sing, que se encuentra desbordada por culpa de un alzamiento por parte de los presos) o jugar libremente durante treinta minutos. El nivel gráfico es bastante alto. El modelado de los personajes principales es realmente bueno, así como el de los enemigos (que sin embargo pecan de cierta repetitividad a lo largo de toda la demo). Los entornos son detallados y en general la ambientación está muy conseguida, lo cual es una sorpresa muy agradable.

Nos encontramos ante el típico juego de avanzar y pegar. Nada más comenzar podremos elegir entre Búho Nocturno II y Rorscharch, cada uno de los cuales posee sus propios movimientos de combate. El estilo de ambos es bien distinto: mientras que Búho Nocturno muestra un estilo más atlético, en ocasiones similar al que se puede contemplar en combates de lucha libre, Rorscharch muestra un estilo callejero, brutal y violento, muy acorde con su personalidad. Aunque al inicio contaremos con muy pocos movimientos, iremos adquiriendo otros nuevos mientras avanzamos por el escenario. Esto nos permitirá, por ejemplo, ir enlazando movimientos y dar lugar a combos. También contaremos con movimientos especiales, que nos pueden servir para desarmar a nuestros rivales.


El juego hace gala de cierta brutalidad y no escatima en lo que a sangre se refiere. En algunos momentos la acción incluso se ralentiza ligeramente para que podamos disfrutar con todo lujo de detalles del efecto de un golpe demoledor. También tenemos la posibilidad de acabar con los enemigos mediante quick time events, es decir, mediante la pulsación de determinados botones en momentos clave, así como usando las armas que les arrebatemos.

El nivel de dificultad es bastante bajo, ya que nuestro medidor de vida se va rellenando automáticamente en los momentos en los que no estemos combatiendo, que tampoco son demasiados. En estos momentos se nos pedirá accionar algún interruptor o palanca que nos permita acceder a otra zona llena de enemigos.

En todo momento tendremos pleno control sobre la cámara, que podremos girar a nuestro antojo. Esto es algo que se agradece, ya que en algunas circunstancias la cámara falla. Por ejemplo, cuando un grupo de enemigos te acorrala contra una pared, la cámara suele situarse detrás de dicha pared, impidiéndote por completo observar la acción.


Como aliciente, durante el juego podremos disfrutar de los diálogos de los personajes, especialmente de los de Rorscharch. Como comentaba antes, estos diálogos están en perfecto inglés y, al contario que los diálogos de las secuencias, los que aparecen en las escenas in game no están subtitulados. Un gran fallo.

A pesar de todo, y a tenor de lo visto en la demo, nos encontramos ante un juego capaz de proporcionar al menos algunas horas muy divertidas. Por supuesto, jugarlo en cooperativo a pantalla partida multiplica exponencialmente la diversión, aunque el juego no desmerece en modo para un jugador (si acaso la inteligencia artificial del compañero puede fallar en algún momento y podemos llegar a verlo correr contra una pared durante unos pocos segundos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.