27 de julio de 2009

[Cómic] Nextwave, los héroes más bizarros de Marvel


Cuando uno echa un vistazo a la Marvel actual no puede evitar pensar que se están tomando las cosas demasiado en serio. Tras eventos como "Invasión Secreta" y "Reinado Oscuro" da la sensación de que todo se está volviendo demasido tenebroso, demasiado oscuro. El Universo Marvel se ha convertido en un lugar siniestro y sus héroes han tenido que endurecerse. El estereotipo de héroe amoral y violento que tan de moda estuvo en aquella fatídica década de los 90 (fatídica para el mundo del cómic americano, claro) se está poniendo de moda nuevamente. Por lo tanto, ¿qué mejor momento que éste para recordar aquella delirante parodia de moderno equipo de superhéroes creada por Warren Ellis y Stuart Immonen en "Nextwave"?

Lo primero de todo es advertiros de que "Nextwave" no es cómic de superhéroes normal y corriente. Es una retorcida parodia cargada de humor negro, de diálogos descacharrantes y de personajes absurdos. Si lo que esperáis es la típica historia de apuestos héroes que luchan valientemente para salvar el mundo de los maquiavélicos planes de un supervillano será mejor que olvidéis "Nextwave". No encontraréis nada de eso en los doce números de esta serie (recopilados no hace mucho por Panini en dos tomos: "Nextwave: Agentes de H.A.T.E." y "Nextwave: Te pateo la cara"). En su lugar encontraréis a un grupo de mamarrachos e impresentables luchando contra amenazas cada vez más absurdas: lagartos gigantes en calzoncillos, hombres de brócoli, koalas carnívoros, cangrejos homicidas... y eso es sólo el principio.

La idea original de Warren Ellis era tan risible que no tenía cabida en la continuidad del Universo Marvel tradicional. Ellis pensaba poner al Escuadrón Nextwave a las órdenes de Nick Furia, el director de la archiconocida organización de contraespionaje del Universo Marvel: S.H.I.E.L.D. Sin embargo, lo que tenía pensado era tan absurdo que no estaba seguro de que la editorial le permitiese hacerlo. Por eso cambió a Nick Furia por el esperpéntico Dirk Rabia (sobre el que ahora hablaremos) y a S.H.I.E.L.D. por H.A.T.E. Irónicamente, después del éxito de "Nextwave" la propia Marvel decidió incluir la serie en su continuidad.

El punto de partida de la serie es muy sencillo. Dirk Rabia, director de la organización contraterrorista H.AT.E., reúne a un grupo de superhéroes (casi todos secundarios casi olvidados del Universo Marvel) para formar el Escuadrón de Élite Nextwave. Sin embargo, los miembros de dicho escuadrón no tardan mucho en averiguar que, en realidad, H.A.T.E. está siendo financiada por la Corporación Beyond, una empresa falsa a las órdenes de la organización terrorista S.I.L.E.N.T. Al parecer, Dirk Rabia estaba al tanto de que su organización contraterrorista estaba siendo financiada por terroristas, pero no le importaba. El objetivo de S.I.L.E.N.T. es poner a prueba nuevas y exóticas armas de destrucción masiva sobre suelo americano, usando para ello a H.A.T.E. En cuanto los miembros del Escuadrón Nextwave averiguan la verdad, roban una nave experimental de H.A.T.E. y se preparan para desbaratar los planes de S.I.L.E.N.T.

¿Y quiénes son los miembros del Escuadrón Nextwave? Tenemos a Mónica Rambeau, anteriormente conocida como Capitana Marvel y como Fotón, antiguo miembro de Los Vengadores, a los que llegó a liderar en una ocasión (como ella misma se empeña en repetir una y otra vez). Tiene el poder de convertir su cuerpo en cualquier forma de radiación electromagnética del espectro (excepto en las que se inventan en Star Trek). También tenemos a Aaron Stack, anteriormente conocido como Hombre Máquina y X-51, una forma de vida artificial que se tiene en muy alta estima a sí mismo y que desprecia a los seres de carne. El siguiente miembro es la inglesa Elli Bloodstone, heredera de un linaje de inmortales cazadores de monstruos. Lleva luchando con bichos inmundos desde que era un bebé, lo cual no ha hecho que su carácter sea precisamente agradable. El siguiente miembro es Tabitha Smith, antiguo componente de X-Force bajo nombres código tan ridículos como Bum-Bum o Meltdown. Es una adolescente descerebrada con el poder mutante de hacer que las cosas exploten. El reparto se completa con El Capitán, personaje creado por Ellis para la ocasión. Se trata de un camorrista borracho de Brooklyn que recibió el poder del "corazón estelar del espacio entre galaxias" de manos de dos inocentes alienígenas. Él a cambio los confundió con duendes y les dio una paliza.

Nextwave: Cuando la única forma de salvar América es patear algunos culos.

En cuanto a su enemigo, Dirk Rabia, es necesario decir que es una parodia bastante enfermiza y que cada una de sus apariciones a lo largo de la serie provoca una oleada incontrolable de carcajadas. Es un humor muy negro el que caracteriza a este personaje, que parece sufrir incontables desórdenes mentales. Trata constantemente de suicidarse, ya sea mediante un revolver de tamaño gigante, comiéndose un cubo de helado repleto de pastillas o mediante el clásico método del ahorcamiento. Si le preguntas qué está haciendo mientras trata de suicidarse te dirá que no le molestes, que está en una reunión. Con su Hacedor. Si no lo encuentras tratando de suicidarse, quizá lo encuentres vomitando en el aseo, aunque el diría que se está "purgando". Sí, la bulimina también es uno de sus muchos trastornos. Y mejor no hablamos de su obsesión hacia ciertas prendas íntimas femeninas.

Dirk Rabia: Cada día se fuma doscientos cigarrillos y cien puros y se bebe una botella de whisky y tres de vino con la cena. Y cena carne. Carne cruda. El cocinero le sirve un animal vivo y lucha contra él con las manos desnudas.

El argumento de la serie es lo de menos, ya que no es más que una excusa para propiciar situaciones, a cada cual más absurda, ante las que es imposible no reír. Eso sí, de nuevo advierto que se trata de un humor bastante negro, que no respeta a nada ni a nadie y que se burla de todo. Para que os hagáis una idea de qué tipo de humor es el que encontraréis en "Nextwave", fijáos en los pies de foto que acompañan a las imágenes de esta entrada.

Mientras el Escuadrón Nextwave trata de evitar que las armas de S.I.L.E.N.T. destruyan su país, nos encontraremos algunos flashbacks sobre el pasado de los personajes que parodian al propio Universo Marvel (y, por lo tanto, resultarán mucho más graciosos a aquellos que tengan un cierto conocimiento sobre dicho universo de ficción). Y no se salva nadie de la parodia, ni siquiera el mismísimo Capitán América (al que se tacha de machista y de gay en algunos de los gags más tronchantes). En uno de los momento más delirantes, Ellis incluso parodia a los archiconocidos Ultimates de su amigo Mark Millar.

Por si esto fuera poco, los enemigos a los que se enfrentan los Nextwave son, en sí mismos, una parodia de todos esos enemigos absurdos que suelen aparecer en los cómics de superhéroes. ¿Gorilas bailarines comunistas? ¿Stephen Hawking montado en una silla de ruedas voladora? ¿Brontosaurios que lanzan rayos ópticos? ¿Un simio gigante disfrazado de Lobezno? ¿Un clon del Capitán América creado a partir de la orina de éste? ¿Un grupo de supervillanos homosexuales que prefieren irse al desfile del orgullo gay que luchar contra sus enemigos? Tenemos todo esto... e incluso más.

Nextwave: La única forma de conseguir la victoria es matando a un huevo de monstruos.

Hacer una parodia es relativamente fácil, pero no lo es tanto hacer humor (y mucho menos lo es hacer humor negro sin caer en lo extremadamente vulgar o soez). No obstante, Warren Ellis lo hace maravillosamente. El humor de "Nextwave" tiene estilo propio, tiene clase... y es absurdo como él solo. Desde la primera página hasta la última, las carcajadas están aseguradas. Es imposible no reírse, entre las surrealistas situaciones y los tronchantes diálogos. Por ejemplo, nada más empezar la serie, El Capitán nos cuenta que anteriormente su nombre código era Capitán Capullo y que una vez se había encontrado con el Capitán América. Cuando éste le preguntó por su nombre él le respondió "Capitán Capullo". Horas después despertó en un basurero con una pastilla de jabón en la boca. Y éste es el personaje al que Ellis define como el estereotipo de héroe que se muestra en la serie, así que imaginad cómo son los demás.

El Hombre Máquina, más que el personaje que fue antes, recuerda al Bender de Futurama, ya que constantemente está diciendo cosas como "mi cerebro robótico necesita cerveza" (de hecho, en uno de los números vemos cómo se inyecta la cerveza diractamente en el cráneo) y despotricando contra los inútiles seres de carne. Tabitha es la cosa más tonta que he visto en mucho, mucho tiempo, llegando a resultar inmune a la manipulación mental de uno de los villanos por su absoluta falta de cerebro. Ellie Bloodstone es tan vacilona que en una de las escenas, mientras decapita androides samurái con una pala, se dedica a poner poses y a decir "molo". Cosas así son las que encontraréis en "Nextwave".

Hay que puntualizar que la elección de Stuart Immonen como dibujante fue de lo más acertada. Su estilo de trazo sencillo y estilizado es perfecto para el tono humorístico de la serie. Su dibujo contribuye perfectamente a la creación de esas situaciones absurdas que componen el núcleo de la serie (como en esa memorable sucesión de... atención... seis dobles páginas... en las que se muestra el combate final entre los miembros de Nextwave y los disparatados esbirros de S.I.L.E.N.T.). Además, realizó unas portadas de lo más pintoresco, muy en la onda de la serie.

Finalmente, tras haber expuesto todas las maravillas de esta serie, sólo me queda hablar de sus aspectos más negativos. Bueno, en realidad sólo tiene un aspecto negativo: que se acaba. Sólo son doce números, pero doce números que me hacen reír como ningún otro cómic ha conseguido hacer hasta el momento.

Nextwave: Compra seis ejemplares de cada uno de sus cómics o irán a por ti.

1 comentario:

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.