1 de julio de 2009

[Videojuegos] Impresiones de la demo de "Trine"


Desde hace unos días tenemos a nuestra disposición la demo del esperado "Trine", un juego desarrollado por Nobilis que llegará tanto a PC como a PlayStation Network. "Trine" pretende seguir la estela de juegos independientes como "Braid" o "World of Goo", que han encandilado al público gracias a su original diseño artístico. De hecho, "Trine" tiene cierto aire indie, aunque es un juego que obviamente ha contado con muchos más recursos durante su desarrollo que la mayoría de juegos independientes. Sin embargo, el derroche de recursos y la tremenda potencia gráfica del juego no son un impedimento para que despliegue una gran belleza (capaz incluso de rivalizar con la del preciosista "Braid").

¿Qué nos ofrece "Trine"? Pues unos gráficos de gran calidad, una jugabilidad de corte clásico y una fantástica ambientación. Es obvio que el aspecto estilístico del juego (tanto a nivel visual como sonoro, pues cuenta con una gran banda sonora) ha sido cuidado hasta el más mínimo detalle. Si el resto del juego es tan bello como lo que nos muestra la demo, está claro que nos encontramos ante uno de los juegos más bonitos del año.


Una de las más claras peculiaridades de "Trine" es su ambientación de cuento fantástico. La historia nos lleva a un reino mágico que se encuentra amenazado por hordas de pérfidos muertos vivientes a las órdenes de un misterioso poder en la sombra. Nos encontramos ante la clásica lucha entre el bien y el mal, en la que unos héroes inesperados deben hacer frente a un gran mal.


Tres son los personajes que controlaremos a lo largo de esta demo. Comenzamos el juego controlando a una ladrona llamada Zoya, "la misteriosa", que pretende colarse en la Academia Astral (el lugar donde los magos guardan sus reliquias) en busca de algo de valor. A continuación pasaremos a controlar a un mago torpe y mujeriego llamado Amadeus, "el magnífico". Finalmente, nuestro último personaje es el caballero protector de la Academia, un fortachón llamado Pontius, "el bravo". Los designios del destino llevan a estos tres dispares personajes ante un místico objeto llamado Trine, cuyo extraño poder une sus almas en una sola.


Desde ese momento podemos ir alternando entre un personaje u otro dependiendo de los obstáculos que debamos superar a lo largo de los diferentes escenarios (la demo nos ofrece dos: el interior de la Academia Astral y el Patio de la Academia).

Cada personaje tiene sus propias habilidades. La ladrona es capaz de atacar a distancia gracias a su arco, así como de balancearse gracias a un gancho. Por su parte, el mago es capaz de hacer levitar objetos, así como de crear objetos de la nada (para lo que tendremos que dibujar la silueta del objeto con el cursor, apareciendo éste automáticamente). Finalmente, el caballero es capaz de atacar utilizando su espada y de cubrirse de los ataques enemigos gracias a su escudo.


"Trine" recurre a la jugabilidad de los clásicos en 2D. Aunque los objetos y personajes están modelados en tres dimensiones, nos encontramos ante un juego de scroll lateral. Únicamente podemos desplazarnos en dos dimensiones, como en los juegos de antaño. En nuestro camino nos encontraremos con infinidad de obstáculos que debemos superar mediante nuestro ingenio. Casi todos ellos hacen un inteligente uso de la física de los objetos (cajas que podemos hacer levitar, plataformas que se desplazan, etc.). Pero también tendremos nuestra ración de combates contra las hordas de muertos vivientes que amenazan este reino mágino en el que se desarrolla la historia.

Acompañándonos en todo momento durante nuestro viaje tendremos unas bellísimas composiciones muy acordes con la ambientación, así como la voz de un narrador (en perfecto castellano) que nos va desarrollando la historia. Todo esto, unido a la fabulosa y deslumbrante estética del juego, contribuye a otorgarle ese aire de cuento fantástico, de vieja leyenda, que antes comentábamos. Todo un acierto, sin duda, que dota de un atractivo añadido al juego.


Pero si hay algo por lo que destaca este juego es su belleza a nivel gráfico. Es necesario un ordenador realmente potente para poder contemplar "Trine" en todo su esplendor, pues hace gala de una calidad gráfica que demuestra sin lugar a dudas que no se trata de un juego indie, sino de un proyecto profesional que ha contado con los más modernos recursos. No sólo los escenarios, bellísimamente diseñados, sino también los efectos visuales son extraordinarios. No cabe duda de que "Trine" es un juego que entra fácilmente por los ojos y esta demo es buena prueba de ello.

Tendremos que estar atentos a este juego, porque promete ser uno de los grandes de este año. Además, la versión completa incluirá un modo multijugador que puede resultar tremendamente interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.