29 de octubre de 2009

[Literatura] Reseña de "Manga: La Era del Nuevo Cómic", de Paul Gravett

De nuevo hablamos de un libro en el blog, aunque en este caso no es una obra narrativa, sino una obra de divulgación. "Manga: La Era del Nuevo Cómic" es un libro teórico escrito por el periodista Paul Gravett, que realiza en sus páginas un magistral repaso a la historia del cómic japonés poniéndolo en su contexto histórico y sociocultural.

El autor:


Paul Gravett es un periodista inglés especializado en el mundo del cómic. Ha sido corresponsal vinculado profesionalmente al sector editorial del cómic durante más de veinte años y ha comisariado numerosas exposiciones relacionadas con el cómic, desde la que albergaba la historia de los cómics británicos para el Centro Nacional de Cómics de Angoulême (Francia), hasta la convocatoria anual del Comica Festival en el londinense Instituto de Arte Contemporáneo. Escribe para periódicos y revistas como "The Guardian", "Blueprint", "The Comics Journal", "Comics International" y "Dazed & Confused". Además, fue el fundador de la revista "Escape Magazine", que se publicó desde 1983 a 1989 y contó con numerosos autores de cómic británicos (como Eddie Campbell, famoso por su colaboración posterior con Alan Moore). Paul Gravett no sólo ha editado a Eddie Campbell, sino que también co-editó uno de los primeros trabajos de Neil Gaiman: "Violent Cases" y colaboró en el desarrollo del ya clásico documental "The Mindscape of Alan Moore". Queda claro que nos encontramos ante un verdadero erudito del mundo del cómic y un gran conocedor de las vicisitudes editoriales. ¿Quién mejor que él para proporcionarnos una visión objetiva y analítica de la larga trayectoria del cómic japonés?

La obra:
"Vivimos en una época en la que los cómics son como el aire" - Osamu Tezuka.
El gran Osamu Tezuka, padre del manga moderno y considerado por muchos como "el dios del manga", pronunciaba estas palabras para referirse a la extraordinaria difusión que había alcanzado el género que él mismo había ayudado a crear. A día de hoy, no deja de ser sorprendente que infinidad de personas a lo largo y ancho del mundo se sientan fascinadas por el cómic japonés. A priori, puede parecer que el manga es un invento puramente oriental que responde a las inquietudes estilísticas y temáticas de los nipones, pero nada más lejos de la realidad. El primer gran acierto de "Manga: La Era del Nuevo Cómic" es relacionar el desarrollo del manga con su contexto histórico, político, social, económico y cultural. Al hacerlo nos damos cuenta de la tremenda influencia que ha tenido el mundo occidental en un mercado en apariencia tan endogámico como el del cómic japonés. No sólo el propio Tezuka estuvo tremendamente influenciado por los maestros de la historieta y la animación americanos, sino que muchas de las figuras clave de la "época de madurez" del manga (como Katsuhiro Otomo, autor de "Akira", y Masamune Shirow, autor de "Ghost in the Shell") evidencian en sus obras una gran influencia del cómic occidental. Es más, autores actuales de gran renombre como Jiro Taniguchi (autor de "Barrio Lejano" y "El Almanaque de mi Padre", entre otras) no pueden negar que su trabajo bebe de la bande desineé francesa.

El segundo gran acierto de "Manga: La Era del Nuevo Cómic" es huir de la creencia establecida de que el cómic japonés es un cómic "de autor". Como buen conocedor del mundo editorial, Paul Gravett ahonda en el trabajo de autores y editores japoneses, descubriéndonos la gran influencia que tienen estos últimos. De hecho, el control que los editores suelen tener sobre la obra de sus autores es verdaderamente férreo en la mayoría de los casos. En este sentido, poco se diferencia el "manga generalista" del "cómic generalista" controlado por las grandes editoriales americanas. No obstante, como bien apunta el libro, los lectores de las diversas revistas en las que se publican las series manga también tienen un gran control sobre la obra, hasta el punto de que sus peticiones y quejas pueden influir notablemente en su desarrollo (algo que ahora es casi imposible en el mundo del cómic americano). Todo esto sin tener en cuenta que muchos títulos no son responsabilidad de un solo autor, sino que gran parte del dibujo recae sobre su grupo de ayudantes (cuyos nombres nunca aparecen en portada). Queda claro que los autores japoneses no son tan originales ni tan pesonales como puede parecer en un principio, sino que forman parte del poderoso engranaje editorial.

Finalmente, el tercer gran acierto de "Manga: La Era del Nuevo Cómic" es su rigurosa objetividad a la hora de hablar de todo tipo de manga, desde el más "artístico" al puramente pornográfico, así como su interés por hablar de las tendencias más underground del cómic japonés. El libro no sólo habla del manga comercial destinado al gran público, sino también de las revistas independientes y del manga auto-publicado en forma de dōjinshi. Además, refleja el continuo flujo creativo que existe entre el dōjinshi y las revistas de las grandes editoriales (autores como Masamune Shirow o las archiconocidas CLAMP, las reinas del manga para chicas, provienen del mundo del dōjinshi).

El libro no elude las diversas polémicas que han salpicado la historia del manga (incluso dentro del propio país nipón), incluyendo las que hablan de su alto contenido violento y/o sexual. En sus páginas tienen cabida tanto las obras de corte familiar de Tezuka como las endiabladas perversiones sexuales de Suehiro Maruo. La polémica de la censura y de la supuesta influencia perniciosa del manga se trata en diversas ocasiones a lo largo de "Manga: La Era del Nuevo Cómic", siempre de una forma rigurosa y defendiendo la creatividad y la libertad de expresión. Sin duda, se agradece esta amplia perspectiva del mundo del manga, contada "sin pelos en la lengua", pues para entender el cómic japonés no basta con conocer a los autores más populares. También hay que conocer las revistas hentai de corte pornográfico, los dōjinshis yaoi que muestran apasionadas historias de amor y sexo homosexual e incluso las publicaciones de corte experimental que muestran las tendencias más extravagantes y sugerentes.

A lo largo de sus 175 páginas agrupadas en diez capítulos, "Manga: La Era del Nuevo Cómic" realiza un exhaustivo repaso por todos los géneros del cómic japonés, además de explicar sus orígenes e influencias y su funcionamiento editorial:
  • Cap. 1: ¡Vamos, adelante! - Un breve análisis del mercado, la industria del manga y la profesión de mangaka.
  • Cap. 2: Espíritu japonés e inspiración occidental - La relación del manga con las artes ilustradas orientales y los cómics occidentales importados.
  • Cap. 3: El padre de familia cuentacuentos - Vida y obra de Osamu Tezuka, creador del manga tradicional.
  • Cap. 4: Desde un mundo más oscuro - El extinto género gekiga o "dibujos dramáticos", orientado a las bibliotecas de pago.
  • Cap. 5: Niños para siempre - Los cómics juveniles o shōnen manga como motor del manga tradicional.
  • Cap. 6: A través de los ojos de una mujer - Los tipos de cómics para niñas (shōjo manga) y para mujeres.
  • Cap. 7: Adquiriendo madurez - El mercado de masas para chicos y adultos (el seinen manga).
  • Cap. 8: Omnipresencia - El manga como medio para todos los gustos, intereses y etapas vitales.
  • Cap. 9: Prioridades personales - El individualismo de las subculturas del cómic underground, el dōjinshi y el cómic artístico.
  • Cap. 10: Cultura e imperialismo - La exportación del manga y su influencia global.
Fiel a su orientación divulgativa (y dado que no se puede hablar de manga sin ver diversas muestras de este tipo de cómic), cada capítulo contiene abundantes ilustraciones, portadas de revistas y páginas de manga. De igual forma, al final de cada capítulo hay una sección (en ocasiones de mayor extensión que el propio capítulo) de autores y trabajos destacados, mostrando varias páginas de mangas especialmente influyentes o de gran relevancia estilística. Todo este contenido gráfico hace de "Manga: La Era del Nuevo Cómic" una lectura tan amena como ilustrativa. No obstante, es necesario puntualizar que no se trata de un libro generalista apto para cualquier tipo de lector, sino que requiere que éste tenga un cierto nivel de conocimientos sobre el mundo del cómic en general y el mundo del manga en particular. Es decir, que no es una obra apta para iniciarse en el conocimiento del cómic japonés, sino para adentrarse en él desde una perspectiva más profunda. Personalmente, no recomendaría este libro a una persona "novata" en el mundo del manga, sino a alguien que ya ha sido iniciado en este apasionante mundo y desea aumentar sus conocimientos. En cualquier caso, la soberbia selección de ilustraciones (que abarca una gran cantidad de autores y géneros, además de ser muy representativa de las diferentes tendencias estilísticas) puede ser disfrutada por cualquier persona independientemente de lo que sepa sobre manga.

Por lo que a mí respecta, este libro ha sido una lectura apasionante y sorprendente que me ha servido para ver con otros ojos géneros que hasta ahora siempre había menospreciado (como el shōjo manga o cómic para chicas, analizado de forma magistral en el capítulo sexto del libro). Sin duda es una lectura muy recomendable para todos los interesados en el cómic nipón, sus diferentes tendencias y su influencia en las artes occidentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.