7 de octubre de 2009

[Videojuegos] Impresiones de la demo de "Lucidity"


Los juegos independientes se están haciendo un hueco de considerables dimensiones dentro del mercado de los videojuegos y las grandes desarrolladoras, como no podía ser de otra forma, han decidido tomar medidas al respecto. Parece que la nueva tendencia de estas desarrolladoras consistirá en que, mientras por una parte continuarán invirtiendo millonarias cantidades en sus grandes franquicias y en sus títulos triple A, por otra destinarán una pequeña parte del presupuesto a apoyar proyectos de menor calibre en los que prime la originalidad y el buen hacer a nivel estético. Esto al menos es lo que ha hecho LucasArts con "Lucidity", un juego con aire indie que llega sin hacer mucho ruido pero que puede ser toda una sorpresa.

"Lucidity" nos cuenta la historia de una niña pequeña llamada Sofi, que vive en una graja con Nana, su abuela. Nada más comenzar el juego veremos una pequeña introducción en la que Nana se dedica a hacer punto mientras que Sofi deja volar su imaginación gracias al libro que está leyendo. Poco después, Sofi se queda dormida y, al despertarse, se da cuenta de que se encuentra en un extraño mundo onírico poblado por extravagantes criaturas. Nana ha desaparecido y Sofi se pondrá a buscarla inmediatamente, siendo nosotros los encargados de ayudarle en su tarea. Un detalle importante del juego es que nosotros no controlaremos directamente a Sofi en ningún momento, sino que tendremos que ir colocando ciertos elementos en el entorno para que ella pueda ir avanzando sin sufrir daño. Además de llevar a Sofi sana y salva hasta el final de cada uno de los niveles, nuestro objetivo también consistirá en ir recogiendo el mayor número posible de luciérnagas, que irán a parar a nuestro bote. Algunas serán fáciles de alcanzar, pero otras requerirán que pensemos detenidamente dónde poner los objetos para conseguir que Sofi acceda a ellas. Todo esto, además, tendremos que hacerlo rápido, ya que Sofi no se detendrá una vez que se ponga en marcha.

Tenemos diferentes objetos que podremos usar para garantizar el paso de Sofi a través de los diferentes entornos: un zapato con muelles que hace saltar a nuestra protagonista, una tabla que le permite sortear abismos, un tirachinas que la lanza hacia adelante, una escalera que le permite alcanzar las plataformas elevadas y un ventilador que la eleva hacia la plataforma inmediatamente superior. Al menos éstos son los objetos que se pueden utilizar en la demo. Probablemente haya otros muchos objetos disponibles en la versión completa del juego. La forma en la que estos objetos van apareciendo puede recordarnos al clásico "Tetris", pues en la parte superior derecha de la pantalla tenemos un recuadro que nos indicará cuál es el próximo objeto que podemos utilizar. Hasta que no lo utilicemos no podremos seleccionar el siguiente, aunque sí podremos reservar el objeto que deseemos pulsando un botón (dicho objeto nos aparecerá entonces en el recuadro situado en la parte superior izquierda de la pantalla) para usarlo cuando mejor nos parezca. Evidentemente, tenemos que ser rápidos colocando los objetos, pues como ya hemos comentado, una vez que Sofi se pone en marcha ya no se detiene. Por otra parte, el desplazamiento por la pantalla lo determina el propio movimiento de Sofi, de forma que sólo podremos colocar objetos cerca de ella.

Se trata básicamente de un juego en 2D de scroll lateral, ya que Sofi comenzará a caminar de izquierda a derecha y nosotros tendremos que ir ayudándola a sortear los diferentes obstáculos y enemigos mientras recoge luciérnagas. Si no somos lo suficientemente rápidos y Sofi cae en una de las trampas (abismos con pinchos que destilan una especie de humo púrpura) o es atacada por los enemigos (unos animales extravagantes parecidos a libélulas, caracoles o ranas), tendremos que comenzar el nivel desde el principio. Si conseguimos llegar al final de cada uno de lo niveles, veremos un buzón en cuyo interior encontraremos una postal de Nana que nos conducirá hasta el siguiente nivel. Como detalle curioso, entre nivel y nivel veremos algunas páginas del libro que estaba leyendo Sofi, que al parecer estaba siendo escrito e ilustrado por ella misma (como indican la letra infantil y los dibujos realizados con ceras de colores). Todo parece sugerir que la aventura de Sofi transcurre en un plano onírico producto de su hiperactiva imaginación.

Cuando superemos un nivel, el siguiente se nos marcará en nuestro mapa, aunque podremos acceder en el momento que lo deseemos a cualquier nivel anterior (para recoger las luciérnagas que nos hayamos dejado, por ejemplo). Nuestro mapa no es un mapa cualquiera, sino que es un mapa celeste en el que se va dibujando nuestro camino como si se tratase de una nueva constelación. Incluso esos pequeños detalles están cuidados en el juego. Los colores de los niveles, los fondos, las ilustraciones del libro de Sofi, las imágenes de las postales de Nana... todo está representado de una forma inocente y bella. Son esos pequeños elementos los que dan vida a ese gran cuento de hadas que es "Lucidity". Sin duda, más allá de su interesante jugabilidad, este juego llama la atención por su maravilloso apartado artístico. Nada más empezar a jugar la demo, a mí me ha recordado a "Coraline", el relato de Neil Gaiman convertido recientemente en soberbia película gracias a Henry Selick.

Los escenarios tienen un cierto aire psicodélico, quizá para sugerir su naturaleza onírica, pero resultan tremendamente bonitos. Además están muy bien acompañados por una banda sonora de gran belleza (ojo al tema vocal del menú inicial, que es una verdadera gozada). Sin duda "Lucidity" ha tomado ejemplo de esos juegos indie que han sabido combinar acertadamente una jubabilidad clásica con el deleite estético que produce un gran apartado artístico. No obstante, tiene un detalle bastante negativo y es que está completamente en inglés. Aunque el juego no tiene voces de ningún tipo, los textos del libro de Sofi y de las postales son muy interesantes y contienen algunas pistas sobre la historia del juego. Es una verdadera lástima que no hayan sido traducidos. A pesar de ello merece la pena darle una oportunidad a este juego de LucasArts, ya sea en su versión de Xbox Live Arcade o en su versión de PC (que se puede obtener a través de Steam). Ojalá otras grandes desarrolladoras tomen ejemplo de LucasArts y nos sorprendan en el futuro con algún juego con aire indie como "Lucidity".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.