15 de marzo de 2009

[Series] Criando Malvas (Pushing Daisies)


"Criando Malvas" ("Pushing Daisies" en inglés) es una peculiar serie norteamericana que ha sido emitida por Canal+ en nuestro país. Su planteamiento es algo peculiar, ya que nos encontramos ante una historia que mezcla la comedia, el drama y el romance con un cierto toque surrealista. Visualmente es extraordinaria, mostrando un mundo alegre y lleno de color que en más de una ocasión nos recordará a la maravillosa "Big Fish", la gran fábula creada por Tim Burton. Pero "Criando Malvas" no es sólo una delicia para la vista, sino también para el oído, pues cuenta con una maravillosa banda sonora (en la que se incluyen los delirantes números musicales que en ocasiones llevan a cabo los personajes de la serie). Finalmente, "Criando Malvas" también es una delicia para la mente, pues es todo un derroche de creatividad e imaginación.


Ned descubrió siendo niño que no era como los demás. Tenía un don muy especial: podía devolver la vida a las cosas muertas tocándolas. Sin embargo, este don no estaba exento de consecuencias. Si devolvía la vida a una criatura durante más de un minuto, otra tenía que morir en su lugar. Pero eso no es todo. Su don tenía otra peculiaridad: si volvía a tocar por segunda vez a la criatura a la que había devuelto a la vida, ésta moría de nuevo y para siempre. El desconocimiento sobre su peculiar don hizo que Ned perdiese a una persona muy querida para él, haciendo que se volviese tímido e introvertido. Obsesionado con los pasteles, Ned se hizo pastelero. La Cueva Dulce (The Pie Hole) es su pastelería.


La inocente y pizpireta Charlotte Charles, apodada "Chuck", fue el primer amor de Ned. Ambos eran vecinos cuando Ned era todavía un niño. Fue la chica con la que Ned compartió su primer y único beso antes de dejar su casa para siempre. Tras la marcha de Ned, Chuck vivió con sus tías, famosa pareja de natación sincronizada ya retirada. Antaño conocidas como las "Adoradas Sirenas Doradas", ahora sus tías poseían idénticos trastornos de personalidad e idéntica pasión por el buen queso. Tenían un miedo atroz a salir de casa, por lo que permanecían allí sin salir con su colección de quesos de diferentes países y sus aves disecadas. Chuck permaneció allí con ellas para cuidarlas durante años. Sin embargo, todo cambió para siempre cuando decidió marcharse de viaje a un crucero que tuvo un final inesperado.


Olive Snook, la camarera de La Cueva Dulce, está perdidamente enamorada de Ned, el pastelero de sus sueños. Sin embargo, a Ned no le gusta tocar a nadie y los intentos de Olive para conseguir intimar con él han acabado siendo un fracaso. En ocasiones Olive imaginaba que tenía una orquesta en el interior de su corazón; una orquesta que tocaba una música que sólo ella podía oír. Sin embargo, a veces su corazón roto explotaba por culpa de la indiferencia de su adorado pastelero, haciendo que esa música saliese al exterior. Olive es el personaje que lleva a cabo algunos de los surrealistas números musicales de la serie, desbordantes de imaginación a pesar de su aparente simplicidad. El regreso de Chuck a la vida del pastelero trastocará todos los planes de la pobre Olive.


El investigador privado Emerson Cod es la única persona que conoce el don del pastelero. En cuanto descubrió su secreto vio las enormes posibilidades que encerraba (así como la enorme cantidad de dinero que le proporcionaría). Después de todo, los asesinatos son mucho más fáciles de resolver cuando puedes revivir a la víctima y preguntarle quién le mató. De esta forma, Emerson y el pastelero se convirtieron en socios. Emerson selecciona los casos (dependiendo, por supuesto, de la recompensa que vaya a cobrar por resolverlos) y Ned revive a los muertos durante un minuto para obtener las pistas necesarias. Sin embargo, el regreso de Chuck a la vida del pastelero cambiará esta asociación, que pasará de estar formada por dos personas a estar formada por tres. Esto hará que Emerson tenga que liberar la tensión que esta situación le produce de la única manera que sabe: haciendo punto de cruz (lo cual se le da muy bien, por cierto).


Éstos son los personajes de "Criando Malvas", todos peculiares, extravagantes, curiosos. A ninguno de ellos les falta ese pequeño toque de humor. Y así es la serie: peculiar, extravagante y con un pequeño toque de humor. Un humor muy fino e inteligente, que en ningún momento cae en la broma típica y facilona. Un humor imaginativo, optimista y alegre, como el resto de la serie.

La mejor forma de definir "Criando Malvas" es como un "cuento de hadas forense". Es una historia sobre la vida y sobre la muerte, pero sobre todo es una historia sobre el amor. Sin llegar a ser extremadamente romántica (es decir, sin llegar a ser empalagosa... aunque tiene sus momentos), "Criando Malvas" nos cuenta una historia apasionante sobre un romance imposible: un romance entre dos personas que no podrán tocarse nunca. Y no digo más para no estropear ninguna sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.