15 de septiembre de 2010

[Cine] Star Trek VI: The Undiscovered Country (Aquel País Desconocido)

La anterior película de Star Trek había sido un fracaso, tanto de taquilla como de crítica. La serie de "Star Trek: The Next Generation" ya se había consolidado con cierto éxito, mostrando una nueva tripulación, un nuevo Enterprise y nuevas aventuras mucho más acordes a la época. La productora clamaba por poner fin a la etapa clásica de Star Trek, aunque desconfiaba de la idea de rodar una nueva película ante el fiasco de la anterior. Llegó a barajarse una idea llamada "Star Trek: The First Adventure" según la cual se comenzaría una nueva saga con versiones más jóvenes de los personajes originales interpretados por otros actores. De esta forma se podría narrar la época en la que Kirk y Spock estaban aún en la academia. Finalmente, esta idea fue rechazada por el propio Gene Roddenberry, el creador de la serie original. Los actores originales merecían una digna despedida, por lo que se contactó con Nicholas Meyer, director de la película más exitosa de la saga ("The Wrath of Khan"), y comenzó a prepararse un nuevo guión. Leonard Nimoy (Spock) se puso en contacto con el director para sugerirle una idea: la nueva película se inspiraría en la caída del muro de Berlín y el fin de la Guerra Fría. De esta forma, en 1991, poco después del 25º aniversario de la primera emisión de la serie original, se estrenó "Star Trek VI: The Undiscovered Country" ("Aquel país desconocido"). La película se dedicó a Gene Roddenberry, que falleció poco antes del estreno.


La historia comienza con el Capitán Sulu, antiguo tripulante del Enterprise y actual capitán de la nave estelar Excelsior. Mientras su nave finaliza una misión cerca del espacio neutral que separa el territorio de la Federación del territorio del Imperio Klingon, ambos en una inestable tregua, los instrumentos detectan una increíble explosión. La luna Praxis, principal productora de energía del Imperio Klingon, ha sido destruida a causa de un accidente. La atmósfera del mundo central del Imperio ha sido dañada y los Klingon se enfrentan por primera vez en su historia a la extinción. Dado que durante décadas la mayor parte de su presupuesto se dedicaba únicamente a la carrera armamentística y militar, los Klingon no poseen los medios para superar la situación en la que se encuentran.

Gracias a la mediación del Capitán Spock se han dado los primeros pasos para forjar una alianza entre el Imperio Klingon y la Federación. Sin embargo, aunque es su única esperanza de supervivencia, muchos Klingon rechazan semejante alianza. Lo mismo sucede con muchos oficiales de la Federación, entre ellos el Capitán Kirk, quien sufrió una gran pérdida a manos de los Klingon. Sin embargo, el mando de la flota estelar ordena a Kirk que escolte al Canciller Klingon Gorkon hasta la Tierra para firmar un tratado de paz, aún en contra de los deseos de Kirk.

No obstante, mientras el Enterprise (cuya tripulación de veteranos está a punto de abandonar el servicio) escolta a la nave del Canciller, ésta es atacada y el Canciller es asesinado. El Capitán Kirk y el Doctor McCoy son acusados del crimen y llevados al Imperio Klingon, donde son juzgados y encarcelados en un remoto planeta prisión. El Capitán Spock y el resto de la tripulación del Enterprise no sólo deberán rescatar a los suyos, sino que también tendrán que descubrir la verdad sobre el asesinato del Canciller Gorkon antes de que la última esperanza de paz en la galaxia se pierda para siempre.


Las referencias al fin de la Guerra Fría son bastante evidentes. La explosión de la luna Praxis se basa en el incidente de Chernobyl, mientras que el personaje del Canciller Gorkon se basa en Mikhail Gorbachev. Es cierto que los Klingon siempre habían ejercido en Star Trek el mismo papel que los comunistas en el mundo real. Al igual que el régimen comunista, el Imperio Klingon acaba enfrentándose a una situación insostenible que le lleva a buscar la paz tras años y años de guerra más o menos encubierta. Evidentemente, esto no es del agrado de muchos guerreros Klingon, que temen que la paz con la Federación signifique el fin de su cultura y de su civilización. Muchos harían cualquier cosa por sabotear el tratado de paz.

Sin duda nos encontramos ante el argumento más profundo y más inteligente de toda la saga. Por primera vez el Enterprise se enfrenta a un adversario al que no se puede vencer con la ciencia ni mediante la lucha y la audacia. Se trata del poder de los prejuicios. Los Klingon desconfían de los humanos y los humanos desconfían de los Klingon, en un círculo eterno que se alimenta de sus mutuos odios y rencores. Y cuando al fin surge alguien que habla de paz para romper el círculo vicioso, acaba siendo asesinado. En cierto sentido esta situación no se diferencia de otras muchas que hemos vivido en el mundo real.

Toda la película es un llamamiento a la paz. Se dice que Gene Roddenberry vio el montaje final de la película unos días antes de morir y que criticó algunas escenas por considerarlas "demasiado militaristas". Por desgracia, su fallecimiento hizo que su protesta no pudiera verse satisfecha. Aún así, el mensaje de la película es claro. A pesar de las diferencias, tanto humanos como Klingon (o cualquier otra especie) son iguales y deberían luchar por un único objetivo: la paz y el bien común. Esto está en absoluta consonancia con los valores inocentes y optimistas de la serie original.


La película cuenta con un desarrollo sobresaliente, manteniendo la tensión y el interés en todo momento, pues el espectador es muy consciente de lo que está en juego en esta ocasión. Momentos como el juicio de Kirk y McCoy y su destierro al planeta penal resultan absolutamente fantásticos y funcionan a la perfección dentro de la trama, convirtiendo a "Star Trek VI: The Undiscovered Country" en una auténtica obra maestra dentro de la saga.

También cuenta con uno de los mejores elencos de personajes secundarios, como el General Klingon Chang, la Teniente Valeris (nueva tripulante de la nave y nueva protegida vulcaniana de Spock) o Martia, la metamorfa que ayuda a Kirk y a McCoy en el planeta penal. Por su parte, aunque la tripulación clásica ha perdido a Sulu, ahora capitán de su propia nave, el reparto original sigue funcionando a la perfección a pesar de su avanzada edad (han pasado 25 años desde la serie original). Esta película resulta especialmente emotiva por resultar su última misión juntos, pues todos estaban a punto de retirarse, tanto en la ficción como en la vida real.


Al ser la película más reciente es la que cuenta con mejores efectos especiales, aunque éste no es su único aspecto destacable. También cuenta con una de las mejores bandas sonoras de la saga, en esta ocasión compuesta por Cliff Eidelman, y con uno de los mejores maquillajes vistos en Star Trek hasta el momento. Probablemente los mejores Klingon de toda la etapa original son los que aparecen en este largometraje.

Nos econtramos ante la que es, objetivamente, la mejor película de la saga. "The Wrath of Khan" es la más impactante y "The Voyage Home" es la más divertida, pero "The Undiscovered Country" es la más madura, la más compleja y la más profunda, además de ser todo un broche de oro para la etapa clásica de Star Trek. Los verdaderos fans de la saga no pueden reprimir una lágrima viendo a su adorada tripulación reunida por última vez, demostrando que no importa la edad de los actores cuando los personajes funcionan. Justo al final, la etapa clásica alcanza la madurez absoluta y entretiene, emociona e inspira como pocas veces lo había hecho antes.


Con la última escena de "Star Trek VI: The Undiscovered Country", en la que el Enterprise se dirige hacia el infinito, concluye la etapa clásica de Star Trek. William Shatner volvería a interpretar el papel del Capitán Kirk en una película más ("Star Trek: Generations"), donde compartiría protagonismo y le cedería el testigo oficialmente al nuevo capitán del Enterprise, el Capitán Jean-Luc Picard de la serie "Star Trek: The Next Generation". Semejante relevo generacional se produciría en la reciente película de Star Trek de J. J. Abrams, en la que Leonard Nimoy cedería el testigo al Spock del nuevo reparto. No obstante, la etapa clásica había terminado. El espíritu de Star Trek continuó en otras series ("The Next Generation", "Deep Space Nine", "Voyager" y "Enterprise") y películas con mayor o menor suerte, pero la etapa clásica había terminado. Un grupo de fans rescataron el olvidado proyecto de "Star Trek: Phase II" y comenzaron a rodar una segunda temporada no oficial de la serie clásica (con resultados bastante notables, por cierto, como se puede ver en su página), pero la etapa clásica había terminado. Que esta serie de entradas dedicadas al Star Trek clásico sirvan como sincero homenaje de mi parte a uno de los fenómenos más apasionantes de la cultura moderna y a todo un mito del cine y la televisión.

Especial Star Trek:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.