5 de septiembre de 2010

[Literatura] Reseña de "X-Men: El Precio de un Sueño", de Julián M. Clemente

Lo siguiente, más que una reseña en sí, debería considerarse una reivindicación de un libro fascinante, divertido, perfectamente documentado y valientemente escrito que se adentra en los entresijos editoriales de una de las franquicias más poderosas de Marvel Comics y buque insignia de la compañía durante varias décadas.

LOS AUTORES:

Tras haber escrito "Spiderman: Biografía No Autorizada" (libro del que se habló más por su polémica portada que por la calidad que atesoraba) en 1998, el siguiente proyecto del periodista Julián M. Clemente consistió en un nuevo libro de corte similar, esta vez centrado en la Patrulla X. No se trataría tanto de un repaso a la trayectoria de los personajes y sus historias (para eso se podían encontrar los cuatro volúmenes de "Cronología X", publicados por aquellas fechas) como de un intento de comprender lo que había detrás: el trabajo de los autores, las presiones de los editores, la dinámica interna de la franquicia y las transformaciones que sufrió a lo largo del tiempo. El libro, titulado "X-Men: El Precio de un Sueño", se publicaría finalmente en 2000.

Dado que la publicación del libro coincidió con el estreno de la primera adaptación cinematográfica de "X-Men", dirigida por Bryan Singer, el crítico de cómics Lorenzo F. Díaz escribió un capítulo adicional para el libro centrado en dicha película, en el que la analizaría desde el punto de vista del aficionado al cómic, aportando interesantes datos acerca de la producción y el rodaje.

LA OBRA:
"¿De qué sirven los sueños, Charles... ante la dura bofetada de la realidad?" - Magneto (X-Men 85 USA, marzo 1999).
En cierto sentido, "X-Men: El Precio de un Sueño" es un libro apócrifo. Cuando acometió el proceso de su realización, Julián Clemente contactó con Chris Claremont, el apodado Patriarca Mutante, guionista principal de la franquicia X-Men durante diecisiete años (en realidad más, contando su posterior regreso). Sin embargo, Claremont, tras consultar con el director editorial de Marvel, se negó amablemente a conceder una entrevista. El motivo era bastante evidente: la intención del libro era detallar, de la forma más fiel y objetiva posible, el funcionamiento interno de la franquicia mutante, así como explicar algunos de los eventos más polémicos acontecidos en su seno. No obstante, y pese a no poder contar con declaraciones directas de Claremont (a efectos prácticos el auténtico protagonista del libro), el autor realizó una magnífica labor de documentación. Además, cumplió con creces su intención de ser objetivo con los hechos narrados, pero sin renunciar al objetivo no menos importante de proporcionar una perspectiva capaz de invitar a la reflexión .

Decíamos que "X-Men: El Precio de un Sueño" es un repaso a la historia y funcionamiento de la franquicia mutante. Pues bien, dicha franquicia nació enferma; casi moribunda. De la mano de Stan Lee y Jack Kirby, el primer número de "The X-Men" apareció en 1963, convirtiéndose inmediatamente en el hermano débil y pobre de las otras grandes series de la casa, como "The Avengers" o "Fantastic Four". Si bien gran parte de las ideas que hicieron popular a la franquicia ya estaban presentes en sus orígenes, la calidad de la serie nunca acabó de despegar. Stan Lee y Jack Kirby no tardaron mucho en abandonarla para centrarse en otros proyectos, dejándola en manos de otros autores. La serie continuó su trayectoria a duras penas, siempre con unas ventas mediocres y, la mayoría de veces, con unos guiones y un dibujo igualmente mediocre. A pesar de que grandes autores como Jim Steranko y Neal Adams le insuflaron vida, la franquicia estaba prácticamente condenada. De hecho, en 1970 la serie dejó de publicar nuevas aventuras, malviviendo a base de reeditar números antiguos.

No fue hasta 1975 cuando se produjo la segunda génesis de la Patrulla X, dejando a un lado al grupo original (Cíclope, Chica Maravillosa, Ángel, Bestia y Hombre de Hielo) para centrar el protagonismo en los nuevos reclutas (personajes como Lobezno, Tormenta, Rondador Nocturno y Coloso). Fue en esta época en la que la serie acabó en manos de un jovencísimo guionista recién llegado a Marvel, Chris Claremont, que acabaría convirtiéndose en uno de los autores más relevantes de la franquicia. Con el dibujante Dave Cockrum primero y con John Byrne después, hizo que la franquicia despegase y se convirtiese en un auténtico éxito, en el cómic que había que seguir y en el epicentro de todo cuanto sucedía en la editorial. Claremont y Byrne dieron a luz historias como "La Saga de Fénix Oscura", considerada uno de los grandes hitos del cómic.

Tras la marcha de Byrne, la franquicia continuó creciendo con Claremont al frente. Llegaron nuevos dibujantes, como Paul Smith, John Romita Jr. y Marc Silvestri y comenzaron a aparecer las primeras series derivadas, como "Los Nuevos Mutantes" o "Factor X", así como los primeros crossovers, como "La Masacre Mutante", "La Caída de los Mutantes" e "Inferno". Mientras tanto, las ventas no dejaban de crecer.

Al final de la década de los 80 llegaron nuevos autores gráficos que lo cambiaron todo. El infame Rob Liefeld convirtió a los Nuevos Mutantes, hasta entonces un grupo de niños con poderes con una dosis considerable de angustia adolescente, en un grupo paramilitar de psicóticos ultraviolentos: "X-Force". Por su parte, Jim Lee llegó a la serie principal con ánimo de olvidar los interminables argumentos de Claremont y sus diálogos existencialistas a cambio de dotarla de acción, acción y más acción. Tras proporcionar una nueva y espectacular estética al grupo, Jim Lee se convirtió en la nueva gran estrella, por encima incluso de Claremont. La serie alcanzó ventas astronómicas y Claremont descubrió que, desgraciadamente, también se puede morir de éxito.

Incapaz de controlar los cambios y mantener la independencia creativa, Claremont abandonó la serie tras diecisiete años a los mandos, dejándola en manos de los nuevos niños prodigio del dibujo, quienes no tardaron mucho en independizarse de Marvel para crear su propia editorial: Image Comics. De esta forma, la franquicia quedó a la deriva tratando de mantenerse en lo más alto, pero continuó adelante y, durante muchos años más, siguió siendo una de las más poderosas de Marvel.

Hasta ahora hemos narrado la "historia oficial". Este libro nos narra algo más: la intrahistoria, lo que sucedió entre bambalinas, en la sombra de las oficinas editoriales. Es decir, lo que sucedió a espaldas del lector, la historia interna y privada de la franquicia. Por ejemplo, ¿de dónde sacó Stan Lee la inspiración para crear a los Hombres-X? ¿Cómo trabajaban Claremont y Byrne mientras desarrollaban la edad dorada de la Patrulla X? ¿Quién decidió que Fénix Oscura debía morir? ¿Qué apoyos recibió Claremont para obtener su envidiable posición como Patriarca Mutante? ¿Qué motivos le llevaron a abandonar su puesto? ¿Cómo reaccionó la editorial a la marcha de sus grandes estrellas, Rob Liefeld y Jim Lee? La intención del libro es responder a estas preguntas (cuyas respuestas en más de una ocasión son bastante peliagudas) de forma objetiva. Ahí radica la valentía del escritor, que desmitifica gran parte de lo sucedido y nos narra con su prosa sincera y amena la verdad, eliminando todo romanticismo.

En efecto, "X-Men: El Precio de un Sueño" muestra sin tapujos algunos de los trapos sucios de la franquicia, aunque no es ésa su intención última. Para que un análisis se considere como tal debe mostrar tanto los puntos positivos como los negativos y esta franquicia ha tenido tantos aciertos y momentos memorables como fallos y momentos deleznables. Conocerlos es el primer paso para comprenderlos. Evidentemente, este conocimiento resultará especialmente interesante a los lectores de cómics, que son en última instancia los receptores del trabajo que autores y editores realizan en la sombra.

Si bien tiene algunos fallos menores de maquetación, el libro viene además acompañado de una impresionante cantidad de ilustraciones que constituyen toda un retrospectiva gráfica de la historia de la franquicia mutante.

VALORACIÓN:

Han pasado diez años desde la publicación de este libro y la franquicia ha continuado su camino desde entonces, dejándolo incompleto (aunque no desfasado). De igual forma, actualmente es un libro difícil de encontrar, estando prácticamente agotado en todas partes. La intención de esta entrada, como comentaba al inicio, no es reseñar el libro para promocionar su lectura, sino reivindicar su calidad, su objetividad y su valentía. En tiempos como éstos, en los que cualquiera (incluido yo mismo) habla de cómics y se cree un experto en el campo, hacen falta más obras como ésta, que se basan en el conocimiento y en la objetividad, pero también en una perspectiva amplia y respetuosa hacia el medio.

Otra razón por la que quiero reivindicar este libro es porque narra la fallida lucha de una persona, de un autor, de Chris Claremont, por conservar la independencia creativa dentro de una franquicia cuyo éxito dependía en gran parte de su trabajo, pero que no dejaba de ser un engranaje más de una empresa cuyo objetivo primordial es producir beneficios. A pesar de sus fallos e imperfecciones, Claremont fue el responsable de que desarrollase mi amor hacia los cómics en general y hacia la Patrulla X en particular. Desmitificado y despojado de su manto de Patriarca Mutante, el libro me permitió conocer mejor no al personaje abstracto del guionista, sino a la persona que había detrás, cuyo trabajo admiraba y aún admiro.

1 comentario:

  1. Excelente. Mr. Okubo.
    Muy informativo. Ojala pudiese leerlo en alguna ocasión. Muchas gracias.
    Por información como esta, es que mis intereses sobre el comic. Solo van en ascenso.
    Saludos

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.