23 de febrero de 2013

[Cómic] Reseña de "Vengadores ¡Reuníos!" de Brian Michael Bendis y Mark Bagley


Uno de los grandes problemas de los autores y editores de Marvel ha sido su manifiesta incapacidad para aprovechar el éxito de las películas basadas en sus personajes y convertirlo en puerta de entrada para nuevos lectores. Esto no es de extrañar, pues si se realiza una comparativa ingenua entre el universo cinematográfico y el Universo Marvel de los cómics las diferencias pueden resultar extremadamente confusas. Cualquier lector potencial que salga de la sala de cine con ganas de hacerse con algún cómic de la franquicia vengadora se encontrará con personajes y situaciones radicalmente distintas a las que ha visto en la gran pantalla. ¿Por qué hay tantos equipos de Vengadores? ¿Quién es ese Hulk rojo? ¿Qué hacen Lobezno y Spiderman con los Vengadores? ¿Dónde está Nick Furia? Demasiadas cuestiones para un lector no iniciado.

Teniendo esto en cuenta, desde Marvel intentaron aprovechar el empujón que supuso el estreno de la película protagonizada por los Héroes Más Poderosos de la Tierra para lanzar un nuevo cómic de los Vengadores que pudiese erigirse en bisagra capaz de unir la conclusión de la película con la actualidad de sus series mensuales. Para esta tarea se recurrió a quien había sido la cabeza visible de la franquicia vengadora durante los últimos años, Brian Michael Bendis (quien, pese a haber anunciado su salida de las series de estos personajes en pos de otros lugares del Universo Marvel, no quiso perderse la oportunidad de escribir el principio de la nueva serie). Para los lápices se eligió a Mark Bagley, uno de los dibujantes más cumplidores de la empresa y colaborador habitual de Bendis en "Ultimate Spiderman". Del trabajo de ambos surgió "Vengadores ¡Reuníos!", cuyo primer arco argumental juega con lo mostrado en la conclusión de la mencionada película de los Vengadores, sirviendo no sólo de enlace entre el cine y los cómics, sino también como adelanto de lo que veremos a lo largo de los próximos años en ambas vertientes de Marvel.

El plan de Bendis para la nueva serie pasaba por generar la ilusión de que "Vengadores ¡Reuníos!" transcurría en un momento inmediatamente posterior a la finalización de la película de los Vengadores dirigida por Joss Whedon. De ahí que el primer número muestre la inauguración de la nueva Torre de los Vengadores. Los lectores que siguiesen los cómics de la franquicia sabrían que la anterior torre había sido derruida durante la saga "Miedo Encarnado", mientras que los nuevos lectores podrían relacionar este hecho con lo mostrado al final de la película (cuando Tony Stark comienza a abordar la reconstrucción de su destrozado edificio, en cuya fachada una solitaria letra A insinúa el nacimiento de la futura sede del equipo). Para reforzar la sensación de coherencia entre cómic y cine, Bendis recurre a la misma alineación de personajes que aparece en la película, dejando al resto de miembros de los diversos equipos en un discreto segundo plano. De esta forma, "Vengadores ¡Reuníos!" se encuadra dentro de la continuidad habitual del Universo Marvel, pero con el suficiente margen de maniobra como para que el autor no tenga que responder a las inevitables preguntas que preocuparán al lector novel.


Para completar la alineación Bendis trae a Hulk de nuevo al redil, pues desde su breve paso por el equipo durante sus comienzos el alter ego del Doctor Bruce Banner no había formado parte de los Héroes Más Poderosos de la Tierra. El guionista no entra en detalles para no lastar la ilusión antes mencionada y, para reunir al Coloso Esmeralda con los Vengadores, utiliza un recurso que gustará por igual a los lectores veteranos y a los recién llegados: una nueva encarnación del Zodíaco, el grupo criminal que se ha enfrentado a varias formaciones de los Vengadores en diversas ocasiones a lo largo de los años. Sin embargo, Bendis no aprovecha el potencial de este nuevo Zodíaco, sino que lo utiliza como mero intermediario de un enemigo superior. Tras su presentación y posterior derrota, el nuevo Zodíaco vuelve al olvido del que surgió. Es más, parece poco probable que nos lo volvamos a encontrar pronto.

Esto es así porque Bendis no tiene un interés real en escribir una aventura de los Vengadores, sino que su punto de mira está más allá. El primer arco argumental de "Vengadores ¡Reuníos!" sirve de enlace entre el trabajo del guionista en la franquicia vengadora y su futuro trabajo en la vertiente cósmica del Universo Marvel a los mandos de la nueva serie protagonizada por los Guardianes de la Galaxia (quienes también contarán con su propio largometraje en el futuro cercano). Por eso el Zodíaco tiene un papel menor en la trama y pronto se desvela el gran villano de la misma, que no es otro que Thanos, el Titán Loco. La aparición de Thanos refuerza la ilusión de que estos cómics se sitúan después de la película dirigida por Joss Whedon (en cuya escena extra tras los créditos se muestra a Thanos como amenaza en la sombra). La aparición de Thanos sirve como excusa para poner de nuevo sobre la mesa a los Guardianes de la Galaxia en un intento por revitalizarlos de cara a su próxima incursión en el cine.


Todo esto parece extremadamente prometedor, pero Bendis se mueve en el terreno cósmico como un elefante en una cacharrería. En sus manos los Guardianes pierden la frescura que los caracterizó durante la última y exitosa época de la vertiente cósmica del Universo Marvel a manos de Dan Abnett y Andy Lanning, convirtiéndose en meros estereotipos carentes de interés. De hecho, es innegable la impresión de que la lectura que Bendis realizó de la etapa de estos dos autores fue como mucho superficial. La propia aparición de Starlord, líder de los Guardianes, y de Thanos en "Vengadores ¡Reuníos!" desmantela el excelente final de la etapa de Abnett y Lanning, narrado en la saga "El Imperativo Thanos". Bendis echa por tierra el dramatismo de la conclusión de dicha saga, a la que referencia de forma bastante pobre en apenas un par de viñetas. El principal perjudicado de esta situación es el mismo Thanos, pues Bendis nos lo muestra aquí como un villano de opereta que recae una y otra vez en los viejos clichés que superó hace décadas. Esto hace pensar que Bendis no sólo ha hecho una lectura superficial de las últimas apariciones del personaje, sino que además desconoce por completo la extraordinaria evolución que sufrió el Titán Loco a manos de su creador y autor definitivo: Jim Starlin. Se puede decir rotundamente que Bendis no sabe escribir a Thanos.

El gran villano que ha puesto en jaque al Universo Marvel en más de una ocasión aparece aquí desdibujado, simplón, redundante y vacío. Sus motivaciones no sólo no son coherentes con el Thanos clásico de Jim Starlin, sino que además ignoran la situación en la que Abnett y Lanning dejaron al personaje en tiempos más recientes. Thanos se convierte así en un mero reclamo para arañar quizá algún nuevo lector que quiera saber quién es ese ser de mandíbula extraña que aparece al final de la película protagonizada por los Vengadores. Evidentemente, si el villano carece de interés, el enfrentamiento contra él sufre el mismo problema a mayor escala incluso. El propio Bendis parece deseoso de concluirlo lo antes posible y, de hecho, la batalla final se resuelve en apenas tres páginas. Recurrir al Titán Loco como villano para semejante despropósito es hacerle un flaco favor a su leyenda y no contribuye a respetar la imagen de amenaza prácticamente invencible que había ostentado hasta ahora. Los nuevos lectores que acudan a "Vengadores ¡Reuníos!" buscando quizá un enfrentamiento épico contra el villano acabarán bastante decepcionados.


"Vengadores ¡Reuníos!" no es, ni mucho menos, un buen trabajo por parte de su guionista. Bendis parece abordar este arco argumental con desgana y todo el potencial que presenta el arranque de la trama conduce, como suele ser habitual en sus trabajos, hacia una conclusión mediocre. El guionista aprovecha la oportunidad para allanarse el camino, planteando algunas promesas que no tardarán mucho en materializarse (la amenaza de los Badoon o el reclutamiento de Iron Man por parte de los Guardianes de la Galaxia, por ejemplo), pero la historia misma que propone carece de interés. Incluso los recursos que en otras ocasiones tan bien le han funcionado, como los diálogos cargados de cotidianidad que muestran sus personajes, resultan vacuos y estúpidos en "Vengadores ¡Reuníos!". La mayoría de los diálogos no dicen nada, las escenas de acción no son lo que se dice originales y muchos personajes están fuera de lugar.

No sólo Starlord y Thanos están fuera de su registro habitual, sino también otros personajes a los que Bendis ha manejado con frecuencia, como es el caso de Ojo de Halcón. Si bien es cierto que a lo largo de su estancia en la franquicia vengadora Bendis nunca ha tenido muy claro qué hacer con Ojo de Halcón (baste recordar su breve y confusa etapa como Ronin), parece que los intereses amorosos de Clint Barton constituyen el aspecto del personaje que menos ha conseguido comprender el autor. En apenas unos años el bueno de Clint Barton ha compartido cama con la Bruja Escarlata, Eco, Pájaro Burlón y Spiderwoman, saltando alegremente de una a otra sin apenas consecuencias emocionales. En las páginas de "Vengadores ¡Reuníos!" Bendis comete el error de insinuar un nuevo romance entre Ojo de Halcón y la Viuda Negra que resulta completamente artificial e innecesario. Quizá ayude a reforzar la ilusión de coherencia entre la película y los cómics, pero es un recurso que se antoja prescindible, pues no aporta nada nuevo ni propicia un nuevo estatus para los personajes.


En definitiva, Bendis muestra en el primer arco de "Vengadores ¡Reuníos!" todos los grandes fallos que ha arrastrado a lo largo de su paso por la franquicia vengadora, pero ninguno de sus aciertos. Nos encontramos ante un Bendis en piloto automático que trata de generar una ilusión que, en última instancia, resulta poco convincente. Sólo el trabajo del dibujante, Mark Bagley, puede salvar de la quema esta historia e incluso el artista flojea en algunos segmentos de la misma. Bagley tiene fama de dibujante rápido y eficiente, cosa que no se puede discutir a tenor de sus páginas en esta serie, aunque en ciertos momentos puntuales la ausencia de fondos clama al cielo. Por otro lado, Bagley nunca ha destacado por ser especialmente bueno en las páginas dobles y aquí realiza bastantes (quizá por exigencias del guión), algunas de las cuales carecen de suficiente fuerza. No obstante, es de justicia reiterar que su labor sirve para compensar el lastre que suponen los errores de Bendis. Bagley dibuja a un Thanos excelente, respetuoso con la imagen más clásica del personaje e igualmente imponente. El nuevo Zodíaco también resulta visualmente atractivo, pese a lo poco que se aprovecha en la trama, y la aparición de los Primigenios del Universo dibujados por Bagley retrotrae inmediatamente a los años dorados de Jim Starlin. En esta ocasión, la labor del dibujante supera ampliamente a la del guionista. Sus portadas, por otro lado, no están nada mal (algunas de ellas acompañan a este mismo texto).

¿Merece pues la pena hacerse con este arco argumental de Bendis y Bagley? No cabe duda de que resultará interesante o curioso para los lectores que deseen iniciarse los cómics de los Vengadores tras el visionado de las películas de Marvel Studios, pero ofrecen pocos alicientes a los lectores veteranos (especialmente a aquellos que siguiesen la etapa de Abnett y Lanning al frente de los Guardianes de la Galaxia o que disfrutasen de las sagas clásicas de Thanos de Jim Starlin). El primer arco argumental de "Vengadores ¡Reuníos!" supone una lectura rápida, de usar y tirar, sin trascendencia y sin repercusiones. Si esto es todo lo que Bendis tiene que ofrecer en la vertiente cósmica del Universo Marvel, parece que su nueva serie de los Guardianes va a ser un pobre bocado. Aunque esta serie constituye el mejor intento de Marvel hasta la fecha por facilitar que los espectadores del cine se introduzcan en sus cómics, el resultado final es discutible. Aunque juega con las expectativas que ofrece el final de la película de los Vengadores y la futura película de los Guardianes de la Galaxia, "Vengadores ¡Reuníos!" se aleja bastante de los visto en el cine y ni siquiera ofrece un producto con el mismo nivel de calidad que otras series regulares. La ilusión sobre la que se sustenta esta serie es tan endenble que sólo alguien que desconozca el Universo Marvel podrá disfrutarla con intensidad. Por otro lado, sólo el tiempo podrá decir cuánto de lo visto en "Vengadores ¡Reuníos!" llegará a materializarse en el futuro, ya sea en los cómics de los Guardianes o en su largometraje, por lo que se trata de un aperitivo escaso e insípido en ese sentido.

El primer arco argumental de esta serie abarca los números 1 a 8 de la serie USA "Avengers Assemble!", editados recientemente por Panini en los números 1 a 5 de "Vengadores ¡Reuníos!".

1 comentario:

  1. He podido leer los Vengadores el Comics y me ha encantado. Muy buena reseña del comics :D
    Saludos
    Ivan

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.