1 de junio de 2013

[Series] Especial Classic Doctor Who: Temporada 01 Serial 002 - The Daleks


El segundo serial de “Doctor Who” abarca siete capítulos y se titula “The Daleks”. Este serial es de una importancia trascendental, pues realizó una de las mayores aportaciones a la mitología de la serie: los Daleks, quizá los enemigos más característicos de “Doctor Who”.

En “The Daleks”, el Doctor y sus acompañantes viajan hasta el remoto planeta Skaro, un extraño lugar cubierto de bosques petrificados. Los viajeros descubren una futurista ciudad de metal más allá del lugar donde ha aterrizado la TARDIS, pero Ian y Barbara consideran que sería demasiado peligroso llegar hasta allí y que deben volver a la nave para regresar cuanto antes a su hogar en la Inglaterra de 1963. El Doctor, no obstante, desea explorar el lugar, así que ante la negativa de sus acompañantes sabotea uno de los mecanismos de la TARDIS y les engaña para que crean que la desconocida ciudad es el único sitio donde se puede encontrar la sustancia necesaria para volver a poner la nave en funcionamiento. Esta acción del Doctor tendrá graves consecuencias, pues aunque ellos no lo saben la ciudad está habitada por unas peligrosas criaturas que viven aisladas dentro de armazones metálicos. Caracterizados por su peculiar diseño y sus estridentes voces metálicas, los Daleks hacen su aparición y apresan a los intrusos cuando se adentran en la ciudad.

Skaro es un realidad un mundo devastado por la explosión de una bomba de neutrones durante la pasada guerra entre dos facciones: los Thals y los Daleks. Los altos niveles de radiación hacen de Skaro un lugar prácticamente inhabitable, aunque el Doctor y los suyos ignoraban este hecho. En la celda en la que los Daleks los recluyen comienzan a sufrir los efectos del envenenamiento radioactivo y sólo Susan, que cree haber visto una misteriosa presencia en el interior del bosque petrificado, puede buscar la ayuda que necesitan. Gracias a la muchacha, los viajeros entran en contacto con los enemigos de los Daleks: los antiguos guerreros Thals, ahora convertidos en humildes granjeros que sobreviven a duras penas y rechazan la violencia. La llegada del Doctor y sus acompañantes reavivará el viejo conflicto entre los habitantes de Skaro, aunque los Thals se niegan a luchar contra los Daleks.

En este serial asistimos por primera vez a la maldad de los Daleks y comprendemos que se trata de unos seres repletos de odio irracional por todo aquello que es diferente a sí mismos. Los Daleks sólo viven para exterminar. Resulta curioso constatar que, pese a que comparten un origen común con los Thals, ambas razas han evolucionado de forma radicalmente distinta tras el primigenio conflicto que arrasó su mundo. Mientras que los Thals han abrazado el pacifismo, los Daleks se han vuelto violentos y traicioneros. Mientras que los Thals han desarrollado un cuerpo físico humanoide que roza la perfección, los Daleks han mutado hasta convertirse en seres repulsivos incapaces de sobrevivir sin la protección de su carcasa metálica.

Es preciso mencionar el importante dilema moral que presenta “The Daleks”. Los Thals son pacíficos, pero su única opción de supervivencia pasa por luchar contra los Daleks. Ian y Barbara les animan activamente a entrar en batalla, desconocedores del precio que los Thals tendrán que pagar por ello. ¿Qué derecho tienen los viajeros del tiempo a aleccionar a los alienígenas? ¿Qué derecho tienen a influir de semejante manera sobre otra civilización? El espectador debe juzgar estas cuestiones.

Por otro lado, uno de los detalles más llamativos de este serial es la mezquindad del Doctor, cuyo sabotaje de la TARDIS pone en peligro no sólo su propia vida, sino también las vidas de sus acompañantes. La actitud del Doctor dista mucho de la de los héroes de los seriales de ciencia ficción de la época: es egoísta, altivo e intolerante y, cuando las cosas se complican, su única intención es escapar de los problemas cuanto antes. No olvidemos que Ian y Barbara se convirtieron en sus compañeros de viaje porque él decide cerrar las puertas de la TARDIS con ellos dentro en el primer capítulo, secuestrándolos en contra de su voluntad. Sin embargo, la presencia de los dos profesores supondrá una influencia fundamental en el posterior desarrollo del personaje, pues son ellos los primeros que le enseñarán lecciones de humanidad.

Como otras series de ciencia ficción de los años 60, “Doctor Who” tuvo que recurrir a la imaginación para construir un escenario alienígena con sus respectivos habitantes utilizando los escasos recursos a su disposición. Sirviéndose de diversos trucos, como el uso de miniaturas para representar los planos de la ciudad Dalek o de fondos pintados en la pared para simular los interminables pasillos, “The Daleks” consigue una estupenda y encantadora estética. Pese a su lento desarrollo, influido quizá por la excesiva cantidad de capítulos que abarca, este serial resulta tremendamente atractivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.