7 de junio de 2013

[Series] Especial Classic Doctor Who: Temporada 01 Serial 004 - Marco Polo


El principal inconveniente que presenta el visionado de la serie clásica de “Doctor Who” es el hecho de que se ha perdido una gran cantidad de capítulos pertenecientes a las primeras temporadas. Debido a la política que mantenía la BBC por aquel entonces, una parte considerable de sus archivos fue destruida o borrada entre 1967 y 1978. Entre esos archivos se encontraban muchos seriales en blanco y negro de “Doctor Who”. Algunos de ellos consiguieron recuperarse gracias a la existencia de copias de diversa naturaleza, pero la gran mayoría de ellos han desaparecido de forma irrevocable. En total, 108 episodios (de los 253 rodados durante los seis primeros años de la serie) se han perdido. No obstante, se conservan algunos materiales de estos capítulos perdidos, así como el sonido, lo que ha llevado a que se realicen montajes que pretenden reconstruirlos en la medida de lo posible. Dichos montajes constan del audio original acompañado de fotografías estáticas de los actores, así como textos que describen la acción. Visionar 108 episodios de esta manera, carentes por completo de movimiento, puede desanimar incluso al espectador más motivado, pero el hecho es que la calidad de muchos de estos episodios perdidos es tal que hace que el limitado formato de sus versiones reconstruidas quede en segundo plano.

Es el caso de “Marco Polo”, un serial compuesto por siete capítulos, todos ellos perdidos. Su versión reconstruida, pese a sus muchas limitaciones, demuestra al espectador que se trata de uno de los seriales más fascinantes de los primeros años de “Doctor Who”. Su argumento se sitúa en el pasado, concretamente en el año 1289. La TARDIS ha aterrizado en una yerma región del Himalaya, pero se ha averiado. El Doctor y sus acompañantes se encuentran perdidos, sin víveres ni agua. Afortunadamente, se cruzan en el camino de una caravana que recorre el desierto y se dirige hacia el palacio del Emperador de China, el poderoso Kublai Khan. En esa caravana viaja el famoso comerciante veneciano Marco Polo, que tras largos años al servicio de Kublai Khan espera la oportunidad de regresar a su país natal. Los hombres de la expedición desconfían del Doctor, a quien consideran un brujo, y creen que la TARDIS es una suerte de caravana mágica. Sin embargo, Marco Polo cree que la TARDIS supone su mejor oportunidad para abandonar la corte de Kublai Khan y planea entregársela al Emperador a cambio de su libertad. Obligados a viajar junto al mercader, el Doctor y los suyos recorren el largo y peligroso camino a través del desierto, ignorantes de que Marco Polo no es el único que tiene planes para la TARDIS: Tegana, un señor de la guerra mongol, también planea hacerse con ella para deponer al Emperador.

Esta aventura del Doctor y sus acompañantes se centra principalmente en el viaje de la caravana, que no sólo les lleva a recorrer una enorme distancia a través del desierto, sino también a enfrentarse a diversas adversidades como la escasez de agua, las tormentas de arena y las incursiones de los bandidos. Todo ello sin contar las maquinaciones de Tegana, gran villano de este serial, que despliega todas sus dotes para la manipulación y el engaño en su intento por arrebatarle el poder a Kublai Khan. El argumento está muy inspirado por las historias de la Ruta de la Seda, de ahí que se le otorgue tanta importancia a los peligros que afrontaban las caravanas comerciales de la época. Alejándose de la ciencia ficción imperante en anteriores capítulos, este serial juega con la historia y recrea esta época fascinante. De hecho, el propio Marco Polo es un personaje histórico famoso por sus viajes a Catay (China). Se trata del primer personaje histórico real que aparece en la serie, aunque desde luego no será el último.

Una de las subtramas más interesantes de “Marco Polo” narra el nacimiento de la amistad entre Susan y Ping-Cho, una jovencita que se dirige a la corte de Kublai Khan para contraer un matrimonio que ha sido concertado. Desde el primer capítulo no habíamos tenido oportunidad de ver a Susan inmersa en situaciones típicas de una chica de su edad, lo que nos permite hacernos una mejor imagen de su carácter. Por otro lado, resulta igualmente curiosa la relación que se establece entre el Doctor y el Emperador. En los últimos episodios de este serial, el Doctor proporciona unos refrescantes e inesperados interludios cómicos gracias a sus encuentros con el poderoso Kublai Khan. El Doctor se había mostrado con anterioridad como un personaje excéntrico, pero en este serial se explora por primera vez su faceta cómica con excelentes resultados.

Es una verdadera lástima que este serial se haya perdido, pues los escasos materiales recuperados muestran un trabajo excelente en cuanto a escenografía y vestuario. Las imágenes que se conservan evidencian una estupenda recreación tanto del desierto como de las diversas ciudades que cruza la caravana en su viaje hasta la corte del Emperador. Es probable que “Marco Polo” sea uno de los seriales históricos más interesantes de “Doctor Who” y el visionado de su versión reconstruida es altamente recomendable para todo seguidor de la serie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.