28 de julio de 2013

[Series] Especial Classic Doctor Who: Temporada 01 Serial 005 - The Keys of Marinus


“The Keys of Marinus” es un serial compuesto por seis episodios en el que se mezclan distintos elementos. Aunque su premisa inicial parece situar al espectador ante una historia de ciencia ficción, su variado desarrollo abarca momentos de misterio, suspense, aventura y acción. Estos capítulos evidencian el tremendo potencial de “Doctor Who” para narrar cualquier tipo de historia, para saltar de una temática a otra y para aunar elementos que a priori parecen desconectados.

El serial comienza con el Doctor y sus acompañantes llegando al desconocido planeta Marinus. La TARDIS aterriza en una solitaria isla rodeada de un mar de ácido en cuyo interior se alza una extraña torre. Dicha torre es el objetivo de las incursiones de unos seres llamados Voord, criaturas humanoides enfundadas en trajes anfibios. Cuando el Doctor y los suyos logran acceder al interior de la torre se encuentran con su único ocupante: Arbitan, el anciano guardián de la Consciencia de Marinus. La Consciencia es una avanzada máquina capaz de influir sobre el comportamiento de los habitantes de todo el planeta, de tal manera que al activarse los Voord perderían cualquier impulso violento. Sin embargo, para activar la máquina es necesario reunir cinco llaves dispersas a lo largo de todo Marinus.

Arbitan posee una de las llaves, pero las demás se encuentran ocultas en lugares tan dispares como una ciudad supuestamente utópica, una jungla poblada por plantas mutantes o una cueva helada. El anciano bloquea el acceso de los viajeros a la TARDIS, de forma que no puedan negarse a partir en busca de las llaves. Para cumplir esa misión el Doctor y sus acompañantes reciben unos aparatos teletransportadores que les permitirán seguir una ruta predeterminada a través del planeta Marinus. Una vez han comenzado su viaje, los Voord consiguen adentrarse en la torre y atacar a Arbitan, preparando una poco sutil trampa para hacerse con el control de las llaves en cuanto los inocentes viajeros las reúnan.

Como sucede con otras series de la década de los 60, los personajes pueden resultar excesivamente ingenuos y confiados para los cánones actuales. Esa ingenuidad propia de la época es, sin embargo, el motor de muchos de los argumentos y la razón por la que el espectador permanece pegado a la pantalla hasta el final. “The Keys of Marinus” juega muy bien con la tensión que produce el hecho de conocer que la misión del Doctor se dirige irremediablemente hacia una trampa, aunque una vez conocida la naturaleza de ésta resulte más bien poco creíble. No obstante, el engaño de los Voord no es el único al que son sometidos nuestros protagonistas en este serial. En uno de los momentos más extraños y refrescantes de la primera época de “Doctor Who”, la serie pasa de ser una aventura situada en lugares exóticos a un drama ambientado en la sala de un tribunal. Cuando Ian es acusado inesperadamente de asesinato durante la búsqueda de las llaves, el Doctor se convierte en su abogado defensor mientras trata simultáneamente de resolver la misteriosa muerte de la que se culpa a su acompañante. Durante algo menos de capítulo y medio, “Doctor Who” pasa de ser una serie de aventuras y ciencia ficción a ser una serie sobre misterios criminales. El resultado final es impecable.

Los requisitos del guión de este serial debieron obligar a los responsables de producción a esforzarse al máximo. En “The Keys of Marinus” podemos ver desde gigantescos ordenadores futuristas a ciudades paradisíacas propias del pasado remoto, pasando por junglas y parajes congelados, lo cual es todo un derroche en cuanto a decorados, atrezo y vestuario. Pese a los limitaciones propias de una producción de la época, el uso de miniaturas, de fondos pintados, de cartón piedra y de trucos de cámara consigue generar efectos visuales muy interesantes. Una vez más, la imaginación del equipo de la BBC consiguió suplir con creces lo que los recursos del momento eran incapaces de conseguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.