15 de septiembre de 2013

[Series] Especial Classic Doctor Who: Temporada 01 Serial 006 - The Aztecs


“The Aztecs” es uno de los seriales históricos más conocidos de “Doctor Who” y abarca cuatro episodios. Este tipo de seriales, como ya mostró el excelente “Marco Polo”, renunciaba a los planetas exóticos y a los personajes alienígenas para narrar historias ambientadas en algún periodo histórico de la Tierra. En este caso, el Doctor y sus acompañantes (su nieta Susan y los dos profesores, Ian y Barbara) aterrizan en México en el siglo XV, durante el auge del imperio azteca. Los seriales históricos de “Doctor Who” se idearon con un doble objetivo: por un lado pretendían resultar educativos y permitir que los espectadores aprendiesen diversos conceptos sobre la época mostrada y, por otro, trataban de resultar entretenidos. Como bien demuestra “The Aztecs”, ambos objetivos son completamente compatibles cuando se cuenta con un buen guión.

La trama de este serial gira en torno a Barbara, personaje al que al fin se le concede un mayor grado de protagonismo. Nada más salir de la TARDIS, los viajeros se encuentran en el interior de una tumba azteca. La curiosidad de Barbara le llevará a recoger algunas de los joyas que honran al fallecido, de forma que al salir del lugar portando tales símbolos acaba siendo tomada por los nativos como la reencarnación de dicho fallecido: un alto sacerdote llamado Yetaxa. La recién adquirida posición de la profesora permite a los viajeros adentrarse en la vida de los aztecas, descubriendo que en su civilización conviven tanto la cultura como el salvajismo. Ambas posturas están representadas por los dos sacerdotes que se convierten en consejeros de Barbara, el noble Autloc y el sanguinario Tlotoxl.

“The Aztecs” es un serial pionero en muchos sentidos, pero especialmente en el hecho de introducir importantes dilemas morales en el contexto de los viajes en el tiempo. Cuando los viajeros llegan al periodo azteca, se encuentran con una religión que incluye y acepta la necesidad de sacrificios humanos. Horrorizada ante esta situación, Barbara cree que puede aprovechar su mascarada como reencarnación del alto sacerdote Yetaxa para cambiar esas creencias y hacer que el pueblo azteca abandone los sacrificios. Si bien Autloc estará dispuesto a escuchar las extrañas ideas de la mujer, Tlotoxl tomará todas las medidas necesarias para desenmascararla y seguir derramando sangre en nombre de sus dioses. Pero el taimado azteca no será el único en oponerse a Barbara, pues el propio Doctor le advertirá de que la historia no puede ser reescrita. La resolución final del dilema es absolutamente magistral.

Mientras Tlotoxl prepara diversas trampas para descubrir el engaño de los viajeros, éstos viven sus propias aventuras por separado. Ian se verá obligado a convertirse en un guerrero, Susan acudirá a la escuela y el Doctor se verá comprometido en matrimonio por error con una mujer azteca llamada Cameca. De todas las subtramas de este serial, quizá la del Doctor y Cameca sea la más divertida, con William Hartnell (el actor que interpreta al Doctor) explorando todo el potencial cómico del personaje. Dicho potencial ya se había insinuado en “Marco Polo”, pero es en “The Aztecs” cuando se dedica mayor cantidad de tiempo a aprovecharlo. El resultado es divertido y entrañable, haciendo que el espectador comience a empatizar con ese extraño personaje que en un primer momento no era nada más que una excusa para viajar de un lado a otro del espacio y el tiempo.

En conclusión, “The Aztecs” es uno de los mejores seriales de la primera temporada de “Doctor Who” y toda una joya que resiste sin problemas el paso del tiempo. Su estupendo diseño, la gran recreación del vestuario y el magnífico guión se unen para generar un serial ya mítico y de obligado visionado para todo amante no sólo de “Doctor Who”, sino también de la buena televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.