16 de septiembre de 2013

[Series] Especial Classic Doctor Who: Temporada 01 Serial 007 - The Sensorites


Tras el refrescante interludio que supuso la visita al periodo azteca, “Doctor Who” retomó los argumentos típicos de la ciencia ficción en “The Sensorites”. Este serial compuesto por seis capítulos destaca por la introducción de varios conceptos curiosos y por desarrollar un argumento con un giro inesperado hacia su parte final.

La historia comienza con el Doctor y sus acompañantes aterrizando en el interior de una nave espacial cuya tripulación yace aparentemente muerta. En realidad no están muertos, sino sumidos en una especie de animación suspendida por una fuerza externa, tal y como descubren los viajeros cuando consiguen reanimar a dos de sus miembros. Se trata de una nave procedente de la Tierra con el objetivo de explorar un mundo alienígena al que llaman Senso-Esfera, cosa que los habitantes de dicho mundo no están dispuestos a permitir. Los nativos de la Senso-Esfera, los Sensorites, disponen de una serie de poderes de naturaleza telepática con los que han manipulado las mentes de los tripulantes de la nave terrestre, haciendo que se mantengan en órbita sin llegar nunca a alcanzar el planeta. Como era de esperar, la llegada del Doctor y los suyos cambia por completo la situación y obliga a los Sensorites a entrar en contacto con los humanos.

Nuestros protagonistas tienen que lidiar tanto con uno de los tripulantes humanos que ha enloquecido por la manipulación mental como con la llegada de los alienígenas, a quienes consideran enemigos en un primer momento. La oportuna intervención de Susan, que parece estar dotada de una limitada telepatía (cuyo origen no acaba de explicarse en el serial, dejando la puerta abierta a diversas interpretaciones), permite que se inicie el diálogo con los Sensorites. De esta forma, el Doctor y su grupo viajan a la Senso-Esfera para reunirse con el líder de estos seres. La llegada de los extraños al planeta divide a los Sensorites, surgiendo un grupo dispuesto a matar a los intrusos. Por otro lado, el planeta se enfrenta a una misteriosa enfermedad que parece provenir del suministro de agua. Después de que Ian contraiga dicha enfermedad, el Doctor tendrá que hacer todo lo posible para descubrir su verdadera naturaleza y salvar así a su acompañante y a todo el planeta.

El guión de “The Sensorites” juega con las expectativas del espectador, mostrando distintas y sorprendentes facetas de situaciones vistas mil veces en el contexto de la ciencia ficción. Es de esperar, especialmente después de su primera y apoteósica primera aparición, que los Sensorites sean alienígenas malvados. Sin embargo, el espectador acaba encontrándose con unas criaturas inseguras y apocadas que muestran un evidente temor hacia los extraños. Posteriormente, cuando se muestra una facción mucho más agresiva y belicosa de estos seres, el guión comienza a desvelar diversas pistas que sugieren que dicha actitud está motivada por agresiones previas. No existen bandos claros en el conflicto entre humanos y Sensorites, pues tanto unos como otros cuentan con miembros caracterizados por la avaricia, el ansia de poder y la violencia. Este serial no ahonda demasiado en la ambigüedad moral, dejando que aquellos que desean la paz triunfen al final sobre los violentos. Sin embargo, seriales posteriores recogerán ideas presentadas aquí y mostrarán que a veces los humanos son muchos más peligrosos que cualquier alienígena que el espectador pueda imaginar.

A nivel técnico, “The Sensorites” destaca por la caracterización de los propios Sensorites. Aunque no es el primer serial en el que se muestra a habitantes de otros mundos (“The Daleks” o “The Keys of Marinus” ya lo hicieron con anterioridad), por lo general éstos tenían la misma apariencia que los seres humanos. En “The Sensorites” se decidió que los alienígenas se alejasen de esa apariencia, recurriendo para ello al uso de máscaras de plástico. El resultado está lejos de resultar espectacular, pero cumple su cometido y funciona muy bien en pantalla. Los escenarios ambientados en la Senso-Esfera resultan igualmente notables por el uso que se hace de los fondos y el mobiliario para generar la ilusión de que el Doctor y los suyos están en un planeta lejano.

En resumen, “The Sensorites” cuenta con un guión bastante interesante y un original diseño de producción como principales alicientes. Como punto negativo, la lentitud de su desarrollo (característica de las producciones de la época, pero especialmente acusada en los seriales que abarcan tantos episodios) puede hacer que ciertos segmentos resulten algo tediosos. Como nota curiosa, es importante comentar que el primer capítulo de este serial cuenta con uno de los más estupendos e inesperados cliffhangers de esta primera época de “Doctor Who”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.