13 de octubre de 2013

[Videojuegos] Impresiones de "The Wolf Among Us - Episode 1: Faith"

Telltale Games ha dado con la tecla adecuada. Al menos eso es lo que parece indicar el arrollador éxito de su último juego, el afamado "The Walking Dead". El estudio ha conseguido codearse al fin con grandes superproducciones gracias a recurrir a franquicias conocidas, utilizar un sistema de juego accesible a cualquier tipo de jugador y, sobre todo, contar historias que apelan directamente a las emociones. Su último trabajo, "The Wolf Among Us", no se aparta demasiado de esta fórmula ganadora, aunque sí contiene sutiles diferencias respecto al juego de los muertos vivientes.


Como ya viene siendo tradición en Telltale, nos encontramos ante un juego episódico. El primer capítulo se titula "Faith" y ya se encuentra disponible para PC y Xbox 360 (y pronto también para PS3). "The Wolf Among Us" se basa en el rico universo de "Fables" ("Fábulas"), el cómic creado por Bill Willingham para la línea Vertigo de DC Comics. Proclamado por muchos como el sucesor de "The Sandman", este cómic ha sido uno de los más interesantes que nos ha ofrecido el mercado americano durante los últimos años. Tras más de 130 números publicados y varios spin-offs como "Jack of Fables" y "Fairest", "Fables" ha comenzado a dar señales de desgaste. Sin embargo, aún le queda mucho potencial por desvelar.

Tanto el juego como el cómic nos sitúan en el mundo real, en Nueva York, donde un grupo de personajes salidos de los cuentos de hadas viven exiliados después de que un misterioso ser conocido como "El Adversario" les arrebatara sus Tierras Natales. Aquellos que tienen una apariencia animal viven confinados en una granja de las afueras, mientras que aquellos que pueden hacerse pasar por humanos viven en un centro residencial llamado "Fabletown" ("Villa Fábula"). Algunos necesitan recurrir a la magia para camuflar su verdadero aspecto, pero conseguir los hechizos necesarios cuesta dinero y su efecto es limitado. Esto hace que su estancia en nuestro mundo sea problemática y que los conflictos estén a la orden del día. Por ello, la comunidad de fábulas cuenta con un sheriff encargado de mantener el orden: Bigby Wolf, también conocido como "Big Bad Wolf" (el "Lobo Feroz" de los cuentos).

Aunque "Fables" es básicamente un cómic coral en el que personajes como Blancanieves, el Príncipe Encantador y Jack Horner comparten protagonismo, Telltales ha decidido centrar su juego en quien es sin duda alguna uno de los personajes más carismáticos salidos de la pluma de Willingham: el Lobo Feroz. En parte policía y en parte detective, Bigby mantiene un férreo compromiso hacia la comunidad de fábulas. No tiene inconveniente en mancharse las manos y carece de escrúpulos cuando la situación lo requiere. También fue una de las figuras clave durante el exilio de las Tierras Natales y mantiene una interesante relación de amor/odio con Blancanieves, administradora y líder de facto de Villa Fábula.


"The Wolf Among Us" se sitúa antes del comienzo del cómic, lo que lo convierte en una suerte de precuela. En él veremos a Bigby inmiscuido en la resolución de un asesinato, lo que le llevará a recorrer la comunidad de fábulas y a encontrarse con diversos y extraños personajes. Uno de los grandes alicientes para los conocedores del cómic en el que se basa es precisamente la aparición de todos esos personajes, aunque el juego no requiere ningún tipo de conocimiento previo acerca del cómic para seguir la historia.

Como ya sucedía en "The Walking Dead", la interacción con los personajes es uno de los elementos clave de "The Wolf Among Us". Durante cada conversación tendremos cuatro opciones de diálogo (cinco, si contamos la opción de permanecer en silencio) y un tiempo limitado para utilizarlas. Los personajes recordarán la forma en la que los hemos tratado y eso influirá posteriormente en el devenir del juego, por lo que será importante elegir con cuidado cada frase. Algunos de esos diálogos se convierten en auténticos interrogatorios y podemos obtener abundante información si decimos las cosas adecuadas en el momento adecuado. De hecho, da la impresión de que el título ha colocado su foco de atención sobre los diálogos. Puesto que aquí no tendremos las desgarradores elecciones del tipo "elige quién vive y quién muere" que aparecían en "The Walking Dead", la labor detectivesca de nuestro protagonista se erige como la parte más importante del apartado jugable.

No obstante, lo anterior no significa que no haya acción. En determinados momentos, Bigby tendrá que apartar la diplomacia y dejar que sus puños hablen por él. Las peleas se resuelven con una ágil sucesión de quick time events, muy bien implementados y nada molestos. Estas escenas de acción sirven para dar un poco de emoción al juego, puesto que pueden suponer la muerte de nuestro personaje (muerte que, por otra parte, es muy amable con el jugador: únicamente supone regresar al último punto de control y volver a repetir la secuencia de quick time events). Telltale intenta equilibrar la investigación y las secuencias argumentales con las escenas de acción y aparentemente lo consigue, aunque habrá que esperar a los siguientes capítulos para juzgar este aspecto. 


Aunque disponemos de un inventario y podemos recoger algunos objetos de los escenarios, esto es algo secundario: los diálogos y las peleas constituyen el corazón del juego, dejando la resolución de puzles en segundo plano. Por tanto, la jugabilidad de este título se encuentra muy próxima a la de "The Walking Dead", siendo la principal diferencia el mayor énfasis en el componente de investigación a través de los interrogatorios.

Otra gran diferencia respecto a "The Walking Dead" es la propia estética del juego. Aunque ambos juegos son muy similares en el apartado gráfico, la paleta de colores de "The Wolf Among Us" es mucho más amplia y juega estupendamente con los contrastes. El resultado final se aproxima mucho a la estética del cómic. Además, la recreación de los personajes (empezando por Bigby) es absolutamente fiel a lo mostrado por los diversos dibujantes que han pasado por las páginas de "Fables".

Todo lo anterior convierte a "The Wolf Among Us" en una estupenda adaptación del cómic de Bill Willingham. No obstante, como ya sucedió con su predecesor, puede que su jugabilidad no sea del gusto de todos los jugadores. Los posibilidades de interactuación, aunque amplias, son limitadas y los quick time events pueden echar para atrás a más de uno. Sin embargo, juzgando por la visto en esta primera entrega, la historia promete ser muy interesante y atrapar a todo jugador que se deje engatusar por ella.


"The Walking Dead" contaba no sólo con el apoyo de los cómics, sino también de la popular serie de televisión. "The Wolf Among Us" sólo tiene tiene detrás a los cómics, que por desgracia no son tan conocidos como deberían. Además, volvemos a encontrarnos con la barrera del idioma, pues el juego no incluye subtítulos en castellano ("The Walking Dead" tampoco los tuvo de salida, haciendo que muchos recurriesen a traducciones hechas por los usuarios). ¿Conseguirá Telltale llamar la atención del jugador medio con su nuevo juego? Parece difícil que el estudio vuelva a alcanzar las cotas de éxito de "The Walking Dead", aunque todo indica que los que disfrutaron de él disfrutarán igualmente con "The Wolf Among Us". Será necesario estar atentos a los próximos episodios para ver qué tal se desenvuelve Telltale mientras nos cuenta las andanzas del Lobo Feroz, así como para comprobar la respuesta de los jugadores.

Desde aquí espero que este trabajo de Telltale se convierta en un nuevo éxito. "The Wolf Among Us" está hecho con todo el mimo que este estudio pone en sus juegos, cuenta una historia interesante a pesar de su aparentemente convencional punto de partida y está protagonizado por un personaje que derrocha carisma. Por otro lado, este juego puede ser una estupenda plataforma desde la que dar el salto a los cómics y descubrir el moderno folclore ideado por Bill Willingham, lo cual es muy positivo.

9 de octubre de 2013

[Series] Especial Classic Doctor Who: Temporada 02 Serial 009 - Planet of Giants


La segunda temporada de la serie clásica de "Doctor Who" empezó a finales de octubre de 1964 con un serial de tres capítulos titulado "Planet of Giants", en lo que supuso un interesante arranque cuyo argumento combinaba la ciencia ficción y el género negro. Esta historia exigía un amplio despliegue de recursos, tanto en el diseño de escenarios como en el uso de trucajes de cámara para generar la ilusión de que el Doctor y sus acompañantes se encontraban en un entorno verdaderamente gigantesco. El resultado obtenido no sólo es satisfactorio, sino que por momentos recuerda a ese gran clásico del cine de serie B titulado "El increíble hombre menguante" ("The Incredible Shrinking Man", Jack Arnold, 1957).

Después de un accidentado aterrizaje producido por un mal funcionamiento de la TARDIS, nuestros protagonistas descubren que han llegado a un planeta habitado por enormes insectos similares a los de la Tierra. Muchos de estos insectos han muerto por causas desconocidas. El posterior hallazgo de una enorme caja de cerillas lleva a los viajeros a deducir que no se encuentran en un extraño mundo alienígena, sino en un simple jardín de la Tierra. De alguna forma, el fallo en la TARDIS ha alterado su tamaño y los ha reducido a unos pocos centímetros de estatura. En estas peculiares circunstancias, el Doctor y su grupo se verán inmersos en la resolución de un crimen.

Mientras el espectador asiste atónito a las andanzas de los protagonistas a nivel del suelo, una nueva trama comienza a desarrollarse de forma paralela. Un científico gubernamental llamado Farrow se encuentra con el señor Forester, un trajeado industrial de turbias intenciones, para hablar del nuevo y potencialmente peligroso insecticida que está desarrollando este último. Al descubrir que el gobierno desaprueba el desarrollo del insecticida y que por tanto corre el peligro de perder su negocio y arruinarse, Forester dispara contra el científico. El Doctor y sus acompañantes encuentran el cadáver y deciden detener al culpable, aunque su reducido tamaño no va a hacer que les resulte fácil.

"Planet of Giants" se basa en una premisa original, apoyada por un acertado uso de la cámara y unos curiosos escenarios. Una vez más, la serie prueba que un poco de imaginación puede suplir las limitaciones de la televisión de la época. Sin embargo, no todo lo que muestra este serial es positivo. Si bien la serie clásica de "Doctor Who" se presenta en muchas ocasiones como un producto progresista y adelantado a su tiempo, otras veces cae en los peores clichés de su época. En este caso, nos encontramos con la cuestionable actitud de Barbara, quien decide mantener en secreto en un determinado momento que ha entrado en contacto con el potente insecticida y que sufre un progresivo envenenamiento que puede acabar con su vida. El personaje no muestra una imagen muy halagüeña de la mujer en este serial, pues se ve reducida a una pasiva damisela en apuros que es incapaz de confesar que se encuentra en peligro a sus compañero masculinos. Esto no parece encajar mucho con Barbara, a quien ya habíamos visto mantener actitudes muy distintas en otros seriales (especialmente en "The Aztecs").

A pesar de todo, "Planet of Giants" es un serial muy entretenido, con una interesante mezcla de géneros y una estética estupenda. También es una buena muestra del potencial de "Doctor Who" para contar todo tipo de historias, algunas de las cuales no tendrían cabida en otra serie más convencional. Habría que ver a Sherlock Holmes o a Hércules Poirot llevando a un asesino ante la justicia si sólo midiesen unos pocos centímetros.