15 de enero de 2014

[Cómic] Reseña de "Legión: Origen Secreto", de Paul Levitz y Chris Batista

La Legión de Superhéroes siempre ha sido uno de los grupos con más solera del Universo DC. Sin embargo, exceptuando un breve periodo de gloria durante la década de los 80, nunca ha gozado de gran popularidad entre los lectores españoles. Las series protagonizadas por los legionarios no suelen sobrevivir durante mucho tiempo en nuestro mercado, ya que se trata de personajes poco conocidos para el gran público. Por otro lado, el hecho de que su compleja cronología incluya tres versiones distintas del mismo grupo no ha ayudado a captar nuevos lectores. A pesar de esto, hace unos meses la editorial ECC decidió darle una oportunidad a "Legión: Origen Secreto", miniserie que actualizaba el origen del grupo dentro del gran relanzamiento que supuso el Nuevo Universo DC.


Los legionarios nacieron a finales de la década de los 50 en las páginas protagonizadas por Superboy (en la época en la que el Chico de Acero aún era un joven Clark Kent que se dedicaba a hacer heroicidades en Smallville). Ideados como personajes de usar y tirar, su primera aparición bien podría haber sido también la última de no ser por el impacto que produjeron en los lectores. La buena acogida de los legionarios hizo que regresasen cada cierto tiempo como personajes invitados hasta que consiguieron protagonizar algunas historias de complemento primero y obtuvieron una serie propia después. Fue en las páginas de su colección en las que se fue desarrollando el contexto que les rodeaba y el número de integrantes fue creciendo hasta hacer honor al nombre que habían elegido.

La primera edad dorada de los legionarios llegó en la década de los 70 gracias a un jovencísimo Jim Shooter, que apenas tenía 13 años cuando empezó a firmar guiones para DC. No obstante, no sería hasta la década de los 80 cuando la Legión alcanzaría la madurez absoluta de manos de autores como Paul Levitz, Greg LaRocque y Keith Giften. Fue esa etapa, publicada en España por le extinta editorial Zinco, la que permitió que muchos jóvenes impresionables conociésemos a estos personajes y nos encariñásemos con ellos. La gloria de aquellos memorables años, en los que se publicaron aventuras como "El Proyecto Universo" o "Las Guerras Mágicas", eclipsó durante mucho tiempo a los posteriores intentos de devolverle su vieja popularidad a la Legión. De hecho, en las últimas décadas la Legión ha pasado por varios grandes relanzamientos sin que ninguno de ellos consiguiese volver a colocarla en el candelero. Después de la interesante pero poco valorada propuesta de Mark Waid y del fallido reencuentro de Jim Shooter con los personajes a los que escribió en los 70, el relanzamiento global del Universo DC de hace unos años ha supuesto el último intento para llamar la atención del público sobre la Legión.

El Nuevo Universo DC incluyó dos series protagonizadas por legionarios, además de una miniserie que retrocedía hasta los primeros días de la Legión. Los resultados de este enésimo relanzamiento no han sido muy halagüeños: las ventas de las series regulares en USA han sido escasas y hasta la fecha lo único que se ha editado en castellano ha sido la miniserie ("Legión: Origen Secreto"), que ECC recogió en un tomo hace unos meses. Ni siquiera el hecho de que Paul Levitz, uno de los guionistas que se encargó de la Legión durante su mejor momento, vuelva a escribir sus aventuras ha servido para garantizar su éxito.


Veamos qué nos ofrece el tomo editado por ECC. "Legión: Origen Secreto" supone una actualización de los acontecimientos que causaron la formación del grupo. Los lectores habituales de DC saben que este grupo de héroes del siglo XXXI tomó forma cuando sus tres miembros fundadores (Relámpago, Cósmico y Saturn Girl) evitaron que el multimillonario R. J. Brande fuese asesinado. Los tres jóvenes provenían de distintos planetas y estaban dotados de poderes extraordinarios (generar electricidad, control sobre el magnetismo y telepatía, respectivamente). Tras el atentado fallido, Brande se convirtió en su mecenas y los invitó a que se convirtiesen en un equipo de superhéroes similar a los que existieron en la Tierra durante el siglo XX. De esta forma, la Legión se convirtió en un cuerpo de voluntarios procedentes de todos los rincones del universo que utilizaban sus dones con fines benéficos.

En "Legión: Origen Secreto", el atentado contra Brande se convierte en el eje de la historia, aunque no se narra directamente. Paul Levitz no intenta contar la misma historia de nuevo, sino enriquecerla aportando un contexto más desarrollado. De esta forma, el guionista establece un paralelismo entre un extraño agujero negro que se ha abierto en el extremo del espacio controlado por los Planetas Unidos y el intento de asesinato del multimillonario. La conexión entre ambos eventos se va desarrollando lentamente a lo largo de los seis números que abarca la miniserie, alcanzando una conclusión que supone un guiño a los viejos lectores. Mientras tanto, Levitz trata de dibujar una imagen exhaustiva de futuro en el que se forma la Legión, prestando especial atención a los organismos que regulan la sociedad futura (como la Organización de Planetas Unidos y la Policía Científica) y a la relación que establecen con la recién constituida Legión de Superhéroes. La intención del guionista es loable, aunque el desarrollo de la trama es demasiado lento y previsible. El guiño final hace que la historia gane algunos puntos, pero llega demasiado tarde.

Otro aspecto que no ayuda a mantener el interés es el hecho de mostrar a unos bisoños e inexpertos legionarios. Quizá estas versiones excesivamente rejuvenecidas puedan resultar un buen gancho para los lectores actuales, pero aquellos que nos criamos leyendo aventuras de la Legión buscamos reencontrarnos con los personajes de antaño en lugar de con sus versiones adolescentes. De todos ellos, el que resulta más chocante es el personaje de Brainiac 5. Aunque no fue miembro fundador, el guionista sabe que el grupo funciona mejor cuando el presuntuoso coluano de inteligencia de nivel 12 forma parte de él. Por esta razón, Levitz acierta al otorgarle a Brainiac 5 un papel relevante dentro del argumento. Sin embargo, no nos encontramos con el altivo y manipulador Brainiac 5 de los años 80, sino con un adolescente sabiondo que proporciona algunos de los momentos más cómicos de la miniserie. Esto resulta divertido, pero también un tanto decepcionante.


A pesar de todo, Levitz sigue conociendo a sus viejos personajes. El protagonismo está repartido entre ellos de forma equilibrada, de tal manera que todos los legionarios que aparecen en la historia tienen al menos un momento en el que lucirse. La brevedad de la miniserie y la gran cantidad de personajes no permite elaborar una caracterización profunda de cada uno de ellos, pero el guionista se permite el lujo de insinuar o apuntar hacia ciertos aspectos que serán fácilmente reconocidos por aquellos que tengan cierta experiencia con la mitología del grupo.

En cuanto al dibujo, Chris Batista realiza un trabajo agradable y solvente. Es evidente que no se trata de un artista de primera fila, pero sus últimos trabajos en DC (la divertida serie protagonizada por Booster Gold, por ejemplo) están a buen nivel. Su estilo sencillo y de corte clásico es adecuado para representar a los jóvenes legionarios y sus páginas son vistosas sin llegar a ser espectaculares.

En conclusión, "Legión: Origen Secreto" es una historia simple, con un desarrollo lento y una cierta falta de ritmo, pero también una historia simpática, no exenta de cierta carga nostálgica y que parte de la idea de expandir viejos argumentos en lugar de pretender reciclarlos. El guión de Paul Levitz está lejos de la chispa que contenían sus historias de los años 80, pero aún se pueden apreciar destellos de su vieja magia en él. Por su parte, el dibujo de Chris Batista queda lejos de la espectacularidad que muestran otros artistas, pero cumple su labor con corrección. En conjunto, nos encontramos ante una lectura ligera, quizá más apropiada para los nostálgicos de la Legión que para los lectores noveles. No obstante, el espíritu alegre y optimista de esta miniserie es todo un soplo de aire fresco dentro de la oscuridad que se respira dentro de otras series del Nuevo Universo DC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.