27 de junio de 2016

[Videojuegos] Análisis de Beyon Good & Evil

Este texto se publicó originalmente en el foro de ultimonivel.net el 31 de marzo de 2012


Me parecía un crimen no haber jugado a Beyond Good & Evil hasta ahora. Afortunadamente nunca es tarde para enmendarse, así que después de unos cuantos días al fin he completado la clásica aventura de Jade y Zerdy. Debo decir que se merece la fama que tiene. Es un juego estupendo, con una historia y una ambientación muy interesantes y un diseño de personajes memorable. Está lleno de detalles curiosos y la banda sonora, que combina distintos estilos, es una auténtica maravilla.

A nivel jugable tiene un poco de todo: exploración, puzzles, fases de sigilo, combates contra jefes, carreras, minijuegos... En general bastante sencillito todo. Las fases de sigilo pueden hacerse un poco puñeteras, pero no por su dificultad (después de todo, esto no es Metal Gear Solid) sino por la cámara, que tiene la mala costumbre de situarse mal y, para colmo, el control sobre ella es limitado. Será que estoy muy mal acostumbrado a los juegos que te permiten mover la cámara libremente, pero equivocarme varias veces por no poder ver bien el escenario me parece un poco frustrante.

La libertad para explorar a tu antojo y la realización de misiones están bien equilibradas, por lo que siempre tienes algo que hacer y el juego no se vuelve monótono. Se puede ir directamente a por la historia principal, por supuesto, pero se te premia generosamente si exploras un poco por tu cuenta. Como decía antes, hay muchos detalles curiosos por ver, aunque por desgracia el mundo del juego no es tan grande como puede parecer en un primer momento. Aún así da para bastantes horas, sobre todo si quieres completarlo todo, ganando todas las carreras y encontrando todas las perlas.

Otro punto fuerte del juego es que te deja ver los efectos que tienen tus acciones sobre el mundo. A medida que te vas infiltrando en las bases enemigas y descubriendo sus secretos al público es una gozada ver a los ciudadanos protestando en las calles pancarta en mano. Aunque a veces hay que enfrentarse a jefes finales, ése no es el objetivo primario de las misiones. Como buena reportera, el auténtico objetivo de Jade es sacar fotos comprometedoras que permitan que todo el mundo conozca la verdad. Muy bien por eso. Lo cierto es que lo de sacar fotos se hace muy entretenido, ya sea en las misiones principales o en la misión secundaria de realizar un inventario de todos los tipos de animales del planeta.

Descontando el detallito de la cámara ya comentado, el único fallo que tiene este juego es que se acaba. El final sabe a poco y deja con muchas ganas de más. Los personajes son geniales y se les coge cariño fácilmente, por lo que da un poco de pena terminar el juego. Además, el final plantea algunas cuestiones muy interesantes. Por tanto, me uno a los que esperan ansiosamente una continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.