5 de junio de 2016

[Videojuegos] Análisis de New York Crimes

Esta entrada se publicó originalmente en el foro de ultimonivel.net el 31 de marzo de 2014


New York Crimes no está mal, pero tiene dos problemas considerables: la dificultad y la duración. El juego es fácil y corto, por lo que se puede completar en un suspiro. No te da tiempo a degustar la historia ni a encariñarte con el protagonista, porque antes de darte cuenta ya se ha terminado todo. Y es una pena, porque el argumento es muy interesante y sabe aprovechar muy bien el típico cliché del protagonista amnésico. Muchos juegos usan este recurso, pero pocos logran transmitir la sensación de confusión que genera no poder recordar la propia identidad y el impacto que supone descubrir la verdad al final. New York Crimes sí que consigue confundir y descolocar al jugador con los recuerdos y los flashbacks inesperados que sufre el personaje protagonista, pero el efecto se diluye rápidamente por la velocidad a la que transcurren los acontecimientos.

La historia se desarrolla de forma apresurada, especialmente en su tramo final. Todo queda explicado y se atan todos los cabos sueltos que se plantean al principio, pero de una forma un tanto insatisfactoria. El argumento tenía potencial para mucho más, pero supongo que Péndulo no podía embarcarse en un desarrollo más largo y tuvo que conformarse con lo justo. Aún así la historia tiene momentos muy, muy buenos.

Gráficamente es vistoso, los escenarios son muy bonitos y los personajes no están mal. Incluso hay algún personaje bastante simpático, pero como todos tienen un papel muy reducido será difícil recordarlos al acabar el juego.

En cuanto al nivel de dificultad, creo que este juego no podía ser más fácil. Todo es lineal, los elementos para resolver los rompecabezas se encuentran en el mismo escenario en el que está dicho rompecabezas y los diálogos dan infinidad de pistas sobre lo que hay que hacer para avanzar. Y por si todo esto fuese poco, se pueden resaltar los puntos de interacción y hay un sistema de pistas. Quedarse atascado en este juego tiene delito, desde luego. Pero viendo el lado bueno, esto lo hace accesible para los que no hayan jugado muchas aventuras gráficas.

Otra cosa que se podría criticar, y eso ya depende de los gustos de cada uno, son los momentos de humor absurdo que encontramos dentro de esta historia sobre asesinatos en serie y sectas medievales. A mí me ha parecido que la mezcla no acaba de funcionar del todo bien y que el juego no acaba de decidirse por el tono en el que quiere moverse, pero ya digo que eso es cuestión de gustos y preferencias personales.

A pesar de todo, New York Crimes sirve para pasar un rato muy agradable. Un rato muy corto, eso sí, pero agradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.