2 de junio de 2017

[Literatura] Revisitando la Dragonlance (Parte 2): "Raistlin, mago guerrero" y "Raistlin, el Túnica Roja"

Superado mi primer contacto con la saga después de muchos años y con ganas de seguir rememorando los viejos tiempos, la siguiente parada de este viaje para revisitar la Dragonlance parecía obvia. Raistlin, el aprendiz de mago y Raistlin, crisol de la magia tuvieron su continuación directa en Raistlin, mago guerrero y Raistlin, el Túnica Roja. Los cuatro libros se editaron en su momento en España dentro de la colección llamada La Forja de un Túnica Negra, un título bastante desafortunado por estropear un acontecimiento de gran importancia en las Crónicas de la Dragonlance (una trilogía publicada con anterioridad pero cronológicamente posterior). En cualquier caso, los títulos en castellano poco o nada tenían que ver con los originales. Raistlin, el aprendiz de mago y Raistlin, crisol de la magia eran en realidad un único libro dividido en dos, The Soulforge, y lo mismo sucedía con Raistlin, mago guerrero y Raistlin, el Túnica Roja, que en su edición original se publicaron como Brothers in Arms. De nuevo escritos por Margaret Weis, co-autora de las Crónicas y las Leyendas y escriba principal de la saga (aunque no en solitario esta vez, ya que Don Perrin aparece acreditado como co-autor), estos libros son una secuela directa de los anteriores. No obstante, creo que están un escalón o dos por debajo en cuanto a su calidad e interés.

El anterior volumen terminó con la narración de uno de los eventos cruciales de la Dragonlance: la Prueba a la que se sometió Raistlin en la Torre de la Alta Hechicería para convertirse en mago. En ese examen se jugó algo más que la posibilidad de seguir estudiando la disciplina por la que tanto había sacrificado, ya que arriesgó su propia vida, su salud física y hasta su propia alma. Así, los primeros capítulos de Raistlin, mago guerrero se centran sobre todo en explorar las consecuencias físicas de la Prueba, ya que el cuerpo del recién nombrado Túnica Roja (consagrado por tanto a Lunitari, diosa de la magia neutral) acabó prácticamente destruido. Si ya desde niño había sido enfermizo y debilucho, desde su paso por la Prueba su cuerpo siempre está al límite del colapso. Además del evidente cambio en su apariencia (su cabello encanecido, su piel dorada y sus pupilas en forma de reloj de arena), sus pulmones tienen que realizar un esfuerzo extra para seguir respirando y frecuentes ataques de tos dejan al joven indefenso. Si da la impresión de que lo único que lo mantiene vivo es su fuerza de voluntad es porque así es (bueno, eso y la voluntad de cierto Túnica Negra llamado Fistandantilus que tiene un interés especial en él).

Si todo el libro se hubiese centrado en desarrollar las consecuencias de la Prueba, tanto respecto al estado de salud del mago como a su relación con su hermano gemelo, Caramon, hubiese sido una lectura fascinante. La relectura de sus primeros capítulos me resultó absorbente por su tono reposado, intimista e introspectivo. Hay una tensión tremenda entre los dos hermanos tras lo sucedido en la Prueba que podría haber destruido cualquier relación fraternal entre ellos, pero siguen juntos porque no tienen otra alternativa. Raistlin había deseado ser mago para poder reivindicarse y no depender del apoyo de su gemelo, pero después de conseguir su objetivo su dependencia de Caramon se ha multiplicado y, con ella, su amargura. Por su parte, el musculoso guerrero ha sido testigo de la ambición y el rencor de Raistlin y ha visto con sus propios ojos lo que es capaz de hacer por la magia (y más concretamente lo que que es capaz de hacerle a él, su propio hermano). Cualquier otro habría salido huyendo de allí abandonando a Raistlin sin ningún remordimiento, pero en cambio él demostró una fidelidad a prueba de bombas al permanecer a su lado. Sus esfuerzos por tratar de racionalizar lo sucedido en el anterior libro me parecen especialmente conseguidos, ya que aunque Caramon no es muy inteligente tampoco es estúpido. Estoy convencido de que entendió lo que había visto y sus intentos de racionalizarlo para restarle culpa a su hermano son tan patéticos como humanos.

Por desgracia, no todo el libro sigue esa tónica. La exploración de la psique de los personajes pronto queda en segundo plano para narrar una aventurilla sin demasiada trascendencia en la que los gemelos ingresan en un ejército de mercenarios y libran su primera batalla como soldados profesionales. La historia en cuestión alberga algunos guiños claros hacia lo que se estaba gestando en ese momento de la cronología de la Dragonlance, con el despertar de los dragones tras miles de años de letargo, el regreso de la maligna diosa Takhisis y los ejércitos del general Ariakas agrupándose para conquistar el continente. Sin embargo, le falta algo de garra al conflicto que narra, probablemente por lo mal estructurado que está el argumento. Raistlin, mago guerrero es un libro sin una línea narrativa clara, ya que se limita a ir relatando acontecimientos que se suceden sin que parezca haber una trama que los relacione. Dicha trama no aparece hasta el siguiente volumen, Raistlin, el Túnica Roja, pero lo hace de forma irregular y con una conclusión apresurada. Pero quizá el mayor problema es que los personajes principales no tienen un arco argumental claro: Raistlin se convierte en mago guerrero y Caramon en soldado, sí, pero más allá de eso no se obra ninguna transformación especial en ellos, no avanzan en su desarrollo como personajes ni salen cambiados por estos acontecimientos. El único que sale enriquecido de esta historia es el mago, que averigua algunos secretos sobre su cayado, el Bastón de Mago que le entregó el líder del Cónclave de magos tras superar la Prueba y que perteneció mucho tiempo atrás a Magius, hechicero legendario que combatió en la primera Guerra de los Dragones.

Sólo un personaje tiene algo parecido a un arco argumental y es Kitiara, que de nuevo vuelve a tener cierta presencia en la historia aunque no llegue a cruzarse directamente con sus hermanos (y ellos por su parte no lleguen a ser conscientes de su implicación). En efecto, Kitiara acapara una buena porción de los capítulos de Raistlin, mago guerrero y Raistlin, el Túnica Roja, por irónico que esto sea teniendo en cuenta sus títulos. Se trata de un buen momento para centrarse en este personaje, ya que los acontecimientos se sitúan en los años previos a las Crónicas, cuando Kitiara entra en los ejércitos de Ariakas después de haber abandonado a sus hermanos y a sus amigos. Abandonar, que no olvidar, pues Kitiara aún está resentida por su fallido romance con Tanis el Semielfo. Fruto de ese resentimiento tendría un breve escarceo amoroso con Sturm Brightblade, otro de sus compañeros, que acabaría con un embarazo no deseado y un bebé abandonado (que aquí apenas se menciona de pasada pero tendría su peso en otros libros de la saga).


Mientras que los segmentos de Raistlin y Caramon son un viaje de madurez y descubrimiento, los de Kitiara son un descenso voluntario a las tinieblas. Los gemelos prueban por primera vez la vida como mercenarios y demuestran su valía, mientras que su hermana hace una apuesta arriesgada para conseguir poder entre las fuerzas de la oscuridad que comienzan a alzarse en ese momento. No tengo ningún reparo en decir que los capítulos de Kitiara son, por lo general, más interesantes que los de Raistlin y Caramon. No obstante, en última instancia saben a poco. Hay una razón por la que podía recordar buena parte de Raistlin, el aprendiz de mago y Raistlin, crisol de la magia pese a no haberlos leído en años, en tanto que Raistlin, mago guerrero y Raistlin, el Túnica Roja se habían borrado de mi memoria casi por completo. Estos dos son libros entretenidos, pero no memorables ni trascendentes. No son fundamentales para el desarrollo de ninguno de sus personajes centrales y se pueden pasar por alto sin mayor pérdida. Desde luego, si el objetivo es seguir la trayectoria de Raistlin, estos libros se pueden considerar prescindibles al depositar gran parte de su peso en Kitiara.

Su narración también es bastante más farragosa que la de los volúmenes anteriores, con una tendencia algo molesta a recurrir al vocabulario medieval más rebuscado. En más de una ocasión me he visto a mí mismo recurriendo al diccionario para maravillarme con las mil y una maneras de referirse a una misma prenda de vestir de uso militar. Que no se me interprete mal: jamás me molestaré por tener que consultar el diccionario y aprender nuevo vocabulario, pero es fácil detectar los casos en los que el uso indiscriminado de una terminología concreta obstaculiza el ritmo de la narración. Éste es uno de ellos.

Pese a todo, el gran problema de estos libros es quizá su conclusión, demasiado apresurada y carente de contundencia. Casi parece que la intención era dejar la historia en suspenso hasta una supuesta secuela que nunca llegó y es una pena, porque el resultado final habría sido más memorable con un final más rotundo. Hay un asedio a una ciudad amurallada y una batalla entre dos ejércitos, sí, pero ninguno de los personajes principales participa en ella. Raistllin usa el Bastón de Mago para combatir contra un Dragón Rojo... aunque no sabe que es un dragón, ya que ha adquirido forma humana. Esa es un poco la impresión general que deja su lectura: pasan cosas, pero alrededor de los personajes, sin que sean capaces de entenderlas del todo ni de sobrecogerse con su alcance. Supongo que es la consecuencia natural de presentar un argumento relacionado con dragones en una precuela cuando, según la cronología de la saga, no se puede hablar abiertamente sobre el despertar de los dragones hasta las Crónicas. Sólo el buen conocedor de la Dragonlance sabrá apreciar la importancia de los acontecimientos que se relatan aquí y su relación con libros posteriores (por la importancia de los huevos de dragón que aparecen en estos libros con la creación de los perversos draconianos de las Crónicas). siendo para los demás una simple aventurilla.

Aún así, Raistlin, mago guerrero y Raistlin, el Túnica Roja tienen sus momentos. Una vez más, Margaret Weis se desvela como una gran arquitecta de mundos, ofreciendo un contexto complejo, rico y atractivo en el que enmarcar su narración. También sabe proporcionar a Raistlin y Caramon los compañeros apropiados para que puedan mostrar sus mejores virtudes. En este caso, Caramon entabla amistad con Cambalache, un semikender (una mezcla muy poco habitual en la Dragonlance) poco apropiado para el combate para diestro en el arte del trueque. El conflicto entre sus dos naturalezas tan aparentemente opuestas es bastante curioso, aunque no se explora demasiado (y el personaje no volvió a aparecer en ningún otro libro, por lo que no es más que una nota a pie de página dentro de la saga). Por su parte, Raistlin tiene que trabajar para el Maestro Horkin, un hechicero que sirve en el ejército de mercenarios aunque no haya pasado la Prueba ni forme parte de una de las tres Órdenes. Siempre es interesante comprobar cómo reacciona Raistlin ante alguien a quien no respeta por considerarlo un inferior intelectual, por lo que la relación entre ellos es muy curiosa. Las tiranteces iniciales acaban dando paso a un agradable respeto mutuo, pero no antes de que el joven Túnica Roja ponga a prueba tanto su valía como su paciencia, sobre todo esto último.

También me gusta el personaje de Immolatus, un Dragón Rojo obligado a tomar forma humana (una capacidad que estos reptiles siempre han poseído de manera innata en la saga) en contra de su voluntad que se basa buena parte de la historia quejándose, presumiendo, insultando a todos los que hay a su alrededor y, en resumen, pidiendo a gritos que alguien le clave un puñal entre los omóplatos. Siempre disfruto de los villanos ostentosos y pagados de sí mismos, tan seguros de su poder que se creen por encima de todo y se encargan de dejarlo claro con su actitud. Immolatus es uno de esos personajes y me ha resultado deliciosamente insoportable.

Me hubiese gustado que el libro se hubiese centrado más en la dureza de la vida del ejército de mercenarios, pero me da la impresión de que la presenta de una manera bastante edulcorada. Después de todo, el líder del ejército, el Barón Ivor de Arbolongar, es un noble que sigue el código de caballería y sus mercenarios sólo aceptan los contratos que él considera moralmente apropiados. Quizá hubiese sido más interesante que se tratase de un auténtico ejército de mercenarios en el que el dinero estuviese muy por delante del honor. En cuanto a la narración del asedio de la ciudad en la que participa el ejército del Barón, hay una escena que en mi opinión destaca por encima de las demás y es la que muestra el primer e infructuoso ataque, en la que Caramon sobrevive a duras penas mientras sus colegas mercenarios caen ante los arqueros y las catapultas de las murallas enemigas. Es el equivalente medieval a narrar el desembarco de Normandía y quizá por ello es una escena tan cruda e impactante. El resto de escenas de combate son poco más que escaramuzas, en comparación. Ni siquiera el combate final contra Immolatus le hace sombra a esa escena. Habría sido interesante que la narración siguiese por ese camino, pero la Dragonlance es una saga donde prima la fantasía por encima del realismo. Incluso estos libros, que están tan alejados de los excesos fantásticos de las Crónicas y las Leyendas, no dejan de ser relatos típicos dentro del género de espada y brujería.

En resumidas cuentas, Raistlin, mago guerrero y Raistlin, el Túnica Roja son dos libros de espada y brujería del montón. No son especialmente malos ni tampoco especialmente buenos, sino eso, del montón. Cumplen con su objetivo de entretener, pero poco más. Es un tanto frustrante, ya que se intuye su potencial en algunos puntos pero no llega a terminar de concretarse y el final deja al lector con cierta sensación de vacío. Como continuación de The Soulforge, Brothers in Arms está bastante por detrás, aunque dentro de la media de muchos libros de la saga. Quizá se podría esperar más de Margaret Weis, creo yo. En cualquier caso, no me arrepiento de haber vuelto a leer estas dos entregas menores de la Dragonlance. Una vez terminadas, se puede dar el salto hasta los Preludios de la Dragonlance (donde los gemelos protagonizan un volumen) o directamente hasta las Crónicas, donde está el grueso de la acción. Sin embargo, a mí me apetece permanecer durante una temporada más en esta época germinal en la que aún se están cociendo los grandes acontecimientos. Unas vez refrescados los orígenes de Raistlin, Caramon y Kitiara, puede ser buen momento para hacer lo propio con el resto de los Compañeros de la Dragonlance: Tanis el Semielfo, Flint Fireforge el enano, Tasslehoff Burrfoot el kender y Sturm Brightblade el caballero. Tocará empezar a hablar sobre ellos en la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.