3 de septiembre de 2010

[Cómic] Reseña de "Patrulla X Vs. 4 Fantásticos & Vengadores"

El formato Marvel Gold de Panini recupera dos clásicas miniseries publicadas a finales de los años 80 en las que la Patrulla X (por aquel entonces la serie más exitosa de Marvel) compartía protagonismo con los otros grandes héroes de la casa: los Cuatro Fantásticos y los Vengadores.


Durante la década de los 80, el progresivo aumento de popularidad de los mutantes de Marvel había eclipsado casi por completo a las demás series de la casa. El foco de atención estaba puesto en la Patrulla X del guionista Chris Claremont (no en vano apodado Patriarca Mutante por haber estado al frente de la franquicia durante años), muchos lectores sólo leían la serie de los mutantes y los editores eran muy conscientes de ello. Aprovechando que en ese momento comenzaban a ponerse de moda las series limitadas (editadas con un papel de mejor calidad que el de las series regulares), en Marvel pensaron que lanzar una miniserie coprotagonizada por la Patrulla X y los Cuatro Fantásticos podría servir para dar un pequeño impulso a las ventas del cuarteto.

Claremont ya había escrito alguna historia de los Cuatro Fantásticos antes (por ejemplo el Fantastic Four Giant-Size #4 USA, en el que presentó a Madrox, el Hombre Múltiple) y, además, sentía cierta predilección por el grupo. Sin embargo, con su antiguo compañero John Byrne, con quien había tenido algún que otro roce, a los mandos de la serie protagonizada por el cuarteto fantástico, las posibilidades de realizar una miniserie en la que ambos grupos coincidiesen eran más bien escasas. No fue hasta la marcha de Byrne de la serie que se puedo publicar "Fantastic Four Versus The X-Men", serie limitada de cuatro números cuyo título original iba a ser "Fantastic Four Meet The X-Men" (es decir "Los Cuatro Fantásticos conocen a la Patrulla X", en lugar de "Los Cuatro Fantásticos contra la Patrulla X"), lo cual dice mucho acerca de lo que Claremont tenía pensado.


Argumentalmente situada tras la "Masacre Mutante" (saga que narraba cómo un grupo de villanos, los Merodeadores, exterminaban a la tribu de mutantes que vivía bajo Manhattan, los Morlocks, y herían a varios miembros de la Patrulla X), esta miniserie nos muestra a una Patrulla X mermada, pues Coloso, Rondador Nocturno y Gatasombra se encuentran gravemente heridos. Gatasombra, concretamente, no puede controlar sus poderes de fase y cada vez se vuelve más y más intangible, hasta el punto de que su destino parece ser perder toda cohesión y desvanecerse por completo. Evidentemente, sus compañeros no están dispuestos a permitirlo y recurren a la ayuda de Reed Richards, líder de los Cuatro Fantásticos.

Sin embargo, los Cuatro Fantásticos no se encuentran en su mejor momento. La aparición de un viejo diario de Reed en el que se relata que el accidente que les proporcionó sus poderes no fue en realidad tal cosa, sino que fue un acto premeditado por parte de Reed, ha provocado la disensión entre sus filas. Esto coincide además con un sueño premonitorio de Franklin, hijo de Reed y Sue Richards, en el que se augura la muerte de los Cuatro Fantásticos y de la Patrulla X a manos del propio Reed. Tras un tenso enfrentamiento entre ambos grupos, y dado que la vida de Gatasombra corre serio peligro, la Patrulla X decide recurrir al único genio científico que puede equipararse a Reed: el Doctor Muerte.

En el apartado gráfico tenemos a John Bogdanove (dibujante de "Power Pack" y "Factor X"), que realiza un trabajo más que decente. Destaca especialmente su manera de plasmar a Franklin Richards, que lejos de parecer un niño repelente resulta absolutamente adorable. Gran parte del peso de la miniserie, así como algunos de sus mejores momentos, recaen en Franklin y el dibujo de Bogdanove hace justicia a todas y cada una de sus intervenciones. Como curiosidad, hay que decir que Franklin aparece con su traje de Soñador de Power Pack, el grupo de niños/bebés superhéroes. Además del impactante comienzo, destacaría varios momentos más protagonizados por Franklin: cuando convence a una cada vez más fantasmal Gatasombra para que se aferre a la vida, cuando pone fin a la pelea entre Cuatro Fantásticos y Patrulla X (demostrando que a veces un niño es capaz de razonar mejor que los adultos) y cuando convence al Doctor Muerte de que colabore con su padre para salvar a Gatasombra. Fantásticos todos ellos... y nunca mejor dicho.

Por lo demás, la caracterización de personajes de Claremont es genial, mostrándonos a unos Cuatro Fantásticos absolutamente tridimensionales y humanos. Claremont incluso recupera a Hulka, ex-miembro del grupo, para esta aventura. Igualmente, tenemos a una Patrulla X perfectamente reconocible, aunque su protagonismo es mucho menor de lo que se podría esperar. Junto al agradable apartado gráfico, esto hace de la lectura de esta miniserie una experiencia realmente gratificante.


Tras la experiencia de "Fantastic Four Versus The X-Men", Marvel se planteó poco después el correspondiente cruce con los Vengadores en "The X-Men Versus The Avengers". El encargado de elaborar el guión sería Roger Stern, responsable en ese momento de la colección de los Vengadores y antiguo editor de la serie de los mutantes. Pensando que ya era hora de que Magneto, que se había pasado al bando de los héroes, volviese al lugar que le correspondía como villano, Stern preparó una historia en la que Vengadores y Patrulla X (además de los Supersoldados Soviéticos) se enfrentasen entre sí con el regreso de Magneto al lado oscuro como fondo. Como veremos más adelante, esto supuso más de un problema.

Argumentalmente, esta segunda miniserie nos narra cómo la caída a tierra del Asteroide M (antigua base orbital de Magneto durante su época como villano) despierta las desconfianzas de los Vengadores, que deciden poner a Magneto bajo custodia. Esto, como era de esperar, no será del agrado de la Patrulla X, que ha acogido a su antiguo enemigo en su seno. Por otro lado, los Supersoldados Soviéticos, el grupo de superhéroes de la U.R.S.S. (esta historia fue publicada en 1987), también se unirán a la caza de Magneto para que responda por los ataques realizados sobre suelo ruso y por el hundimiento con toda la tripulación a bordo del submarino Leningrado; actos que cometió como villano por los que no había recibido condena alguna.

Stern tenía planeado que esta persecución obligase a Magneto a retomar su papel de villano, lo cual chocaba frontalmente con los planes que Chris Claremont, máximo responsable de la franquicia mutante, tenía preparados para el personaje. Puede que Magneto fuese un villano en la época en la que Stern fue editor de la Patrulla X, pero desde entonces Claremont había estado realizando una serie de interesantes cambios en él. Tras la marcha del Profesor Xavier, Magneto se había convertido en el nuevo líder de la Patrulla X y en el maestro de los Nuevos Mutantes, los pupilos mutantes de Xavier. Hacer que volviese a sus viejos derroteros estropearía todas las historias que Claremont tenía preparadas para Magneto.

Los editores tuvieron que entrar en juego, descartando el final planeado por Stern y elaborando ellos mismo un final alternativo. Tras los tres primeros números guionizados por Stern, los editores Jim Shooter y Tom DeFalco elaboraron el guión del cuarto, de una calidad manifiestamente inferior a los anteriores. Mientras que Stern presenta una historia bien construida que avanza progresivamente, el último número supone una ruptura y un burdo recurso argumental para solucionarlo todo sin afecta al estatus de Magneto. Esto, sin duda, le resta varios enteros a la miniserie.

El apartado gráfico corrió a cargo de Marc Silvestri, dibujante por aquel entonces no muy conocido. Esta miniserie le abriría posteriormente las puertas de la serie regular de la Patrulla X, para la que dibujó una de sus etapas más interesantes (la etapa australiana en la que vimos, entre otras cosas, el primer encuentro con los Cosechadores, la primera visita a Genosha o la saga "Inferno"). Esta miniserie es de interés, por tanto, por ser su primer contacto con los mutantes. Por desgracia, Silvestri no pudo hacerse cargo del último número, y los dibujantes sustitutos no estaban a su altura, haciendo que éste resulte doblemente decepcionante.


Concluyendo ya, nos encontramos ante otro interesante volumen de la línea Marvel Gold. Ambas miniseries recogidas en él son de gran calidad, aunque la conclusión de la segunda deja mucho que desear. Como es costumbre, la edición está muy cuidada y es de gran calidad, aunque, como también empieza a hacerse costumbre en la línea Marvel Gold, el precio es bastante elevado: 21€. Queda como un producto recomendado para lectores habituales y/o completistas y para todo aquel interesado en echar un vistazo a los cómics de la vieja escuela que se realizaron durante la fantástica década de los 80.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.