4 de agosto de 2009

[Cómic] Reseña de "From Hell", de Alan Moore y Eddie Campbell

"Yo te diré dónde estamos. Estamos en la región más lejana y soterrada de la mente humana, un oscuro submundo inconsciente. Un abismo radiante donde se encuentran los hombres... En el infierno. Estamos en el infierno."
Los autores:


Alan Moore nació en Northampton (Inglaterra) en 1953. Sus primeros trabajos como guionista fueron para las revistas "Dr. Who" (perteneciente a la extinta Marvel UK) y "2000 A.D. "(de la editorial IPC). Después realizó "Capitán Britania" para Marvel UK junto a Alan Davis y "V de Vendetta" y "Miracleman" para la revista Warrior.

Su primer trabajo en el mundo del cómic americano fue "La Cosa del Pantano" para DC Comics. La serie no pasaba precisamente por su mejor momento, pero a Moore le bastaron un par de números para reescribir el origen del personaje y devolverlo a la fama. Fue en esta serie en la que presentó al popular personaje John Constantine, que posteriormente protagonizaría su propia serie ("Hellblazer"). En 1986 publicó "Watchmen" junto al dibujante Dave Gibbons, una obra revolucionaria adelantada a su tiempo. Ese mismo año se encargó de escribir los dos últimos números de las series de Superman antes de su relanzamiento y modernización, haciendo un gran homenaje a las historias clásicas del personaje en la Silver Age. En 1988 publicó "Batman: La Broma Asesina", un genial acercamiento al universo del Hombre Murciélago y de su principal enemigo, el Joker. Éste fue su último trabajo para DC.

Años después publicó "From Hell", obra que ahora nos ocupa, una oscura y espeluznante historia sobre los asesinatos de Jack el Destripador en el Londres victoriano. Mucho más recientemente nos trajo "La Liga de los Hombres Extraordinarios", "Top Ten", "Promethea" y "Tom Strong". Además de sus guiones para cómics, Moore también ha escrito una novela titulada "La Voz del Fuego" y un relato: "El Lagarto Hipotético".


Eddie Campbell nació en Escocia en 1955, aunque en la actualidad reside en Australia. Comenzó su carrera en el mundo del cómic a finales de la década de los 70 con una serie de cómics semi-autobiográficos titulada "In the Days of the Ace of Rock and Roll Club". Esta primera serie evolucionó hasta convertirse en "Alec", protagonizada por el personaje de Alec MacGarry. En esa misma época publicó diversas series en varias revistas inglesas, entre las que destacan "Love and Beerglasses", "Doggie in the Window", "The Dead Muse" y "Little Italy".

En la década de los 80 se pusieron de moda los cómics independiente en blanco y negro. Fue entonces cuando Campbell publicó "Bacchus", una historia sobre el dios romano del vino y de la fiesta, Baco, que había sobrevivido hasta nuestros días junto a otras deidades de su panteón. Esta serie fue publicada en Estados Unidos por la editorial Dark Horse.

En 1989, Campbell comenzó un proyecto junto a Alan Moore que consistiría en llevar al cómic la historia de los crímenes de Jack el Destripador. Esta nueva serie, llamada "From Hell", se serializó originalmente en la revista de terror "Taboo" y Campbell fue el encargado de ilustrarla, convirtiéndose en su obra más conocida. Tras ella, Campbell continuó trabajando, fundando su propio sello (Eddie Campbell Comics) y editando él mismo sus propias obras.

La obra:

En 1988 se cumplía el centenario de los brutales asesinatos de cinco prostitutas en el barrio de Whitechapel (Londres) y la identidad del asesino seguía sin conocerse con seguridad. Este asesino, apodado "Jack el Destripador" se había convertido en una figura de leyenda, en una fuente inagotable de teorías más o menos fantásticas sobre su verdadera identidad y sus motivaciones. Cientos de autores han aprovechado dicha figura, publicando cientos de libros sobre los asesinatos del Destripador. Las investigaciones se acumulaban una sobre otra, desvirtuando los pocos hechos históricos de los que se tenía constancia. Incluso el mundo del cine había aprovechado en numerosas ocasiones la temática de los crímenes de Whitechapel.

Esta situación inspiró a Alan Moore para escribir una nueva obra, que tomaría su nombre de una de las muchas cartas que la policía recibió en la época de los asesinatos (y que muchos consideran la única carta que escribió el verdadero asesino), cuyo encabezamiento era "From Hell" (literalmente, "Desde el Infierno").

Eddie Campbell se encargaría de ilustrar la obra, que se publicaría completamente en blanco y negro y ocuparía 16 capítulos. Originalmente comenzó a publicarse en la revista de terror "Taboo" y, cuando dicha revista cerró, continuó publicándose de la mano de Tundra Publishing y Kitchen Sink Press. Finalmente, en 1999 se recopilaron todos los capítulos de la serie en un único tomo publicado por Eddie Campbell Comics. Esta última edición se acompañó de unas cuarenta páginas de apéndices redactados por el propio Alan Moore en los que relataba con todo lujo de detalles las referencias que utilizó para la redacción de la obra.

En 1999, Planeta DeAgostini publicó en España cinco volúmenes que recogían el trabajo de Moore y Campbell y que fueron muy criticados por los fallos de impresión y la polémica traducción. Poco después, en 2001, Planeta publicó un único tomo que recogía la obra al completo, incluyendo los apéndices de Alan Moore. Esta edición estaba mucho más cuidada y contaba con un mejor trabajo de traducción y adaptación de los diálogos. Su precio era de 23,95 €.

Como detalle curioso, decir que la portada de la edición de Planeta no se correspondía con la portada original. Mientras el recopilatorio de Eddie Campbell Comics mostraba un sombrero de copa y un racimo de uvas en portada, el de Planeta mostraba una imagen del Dr. William Gull (personaje histórico real al que se le atribuyen los asesinatos de Whitechapel en la obra) sobre la que se superponían las líneas de la famosa carta que da título a este cómic.


Argumento:

El punto de partida de "From Hell" es la teoría sobre los asesinatos de Whitechapel que propuso el escritor Stephen Knight en su libro "Jack the Ripper: The Final Solution". Esta teoría se basa en la polémica vida sexual del Príncipe Albert Victor, nieto de la Reina Victoria. El Príncipe podría haber mantenido una relación con una plebeya llamada Annie Crook, con la que habría engendrado una hija que formaría parte de la línea sucesoria al trono. Obviamente, a pesar de mantenerlo en secreto, la Reina no tardaría mucho en conocer dicha situación y ponerle fin. De esta forma, Annie Crook fue ingresada en un sanatorio mental donde se le sometería a una operación que dañaría su cerebro.

Cuando las amigas de Annie, todas ellas prostitutas del barrio pobre de Whitechapel, descubrieron la verdad acerca de la identidad del amante de su compañera desaparecida, decidieron chantajear al pintor Walter Sickert, amigo íntimo del Príncipe Albert Victor, a cambio de su silencio. El chantaje llegó a oídos de la Reina Victoria, que decidió poner fin de una vez por todas a aquel asunto antes de que se convirtiese en un escándalo. Las prostitutas debían morir para enterrar la verdad.

Recurriendo al médico de la corte, el Dr. William Gull, conocido miembro de un grupo masón, la Reina le ordenó que pusiese fin a la amenaza que aquellas mujeres suponían para el futuro de la Corona. Supuestamente (y siguiendo la teoría de "Jack the Ripper: The Final Solution"), el Dr. Gull asesinó a las prostitutas, representando ciertos elementos de la mitología masónica en los asesinatos (lo que les ortorgaba cierta naturaleza de crimen ritual).

Aunque esta teoría tiene poca credibilidad según los expertos en los crímenes del Destripador, Alan Moore la consideró una propuesta interesante para su historia. Moore reconstruye en "From Hell" la teoría de Sthephen Knight, añadiendo referencias tomadas de otros autores (así como deducciones propias) para añadir mayor coherencia a los hechos narrados. Eso no impide, por supuesto, que Moore se tome ciertas licencias narrativas y añada algunos elementos ficticios para aumentar el dramatismo de la obra. No obstante, incluso dichos hechos ficticios se basan en el extenso trabajo de documentación y recopilación de información realizado por Moore. Por lo tanto, los hechos narrados en "From Hell", a pesar de ser una ficción, podrían haber sucedido realmente tal y como se relatan. Quizá sería apropiado hablar de "ficción reconstructiva", pues a pesar de los elementos narrativos añadidos por Moore, la historia de "From Hell" encaja perfectamente con los hechos históricos constatados.

Personajes:

"From Hell" es una historia coral que nos muestra no sólo los asesinatos de Whitechapel, sino toda la realidad que había a su alrededor, desde la vida de excesos de la realeza hasta el día a día de las prostitutas que vendían su cuerpo para ganar unas monedas con las que poder pagar un sitio donde dormir. Todos los personajes que aparecen en la obra son personajes históricos reales relacionados con los famosos crímenes del Destripador.

El Dr. William Gull y el Príncipe Albert Victor.

Por lo tanto, "From Hell" es la historia del Dr. William Gull, cuyos crímenes le hicieron ganarse el apodo de Jack el Destripador. Es la historia de las cinco prostitutas asesinadas: Polly Nichols, Annie Chapman, Liz Stride, Kate Eddowes y Marie Jeannete Kelly (a las que, por cierto, está dedicada la obra). Es la historia del Inspector Fred Abberline, encargado de investigar la verdad sobre los crímenes de Whitechapel. Es la historia del supuesto vidente Robert Lees, que aseguró haber resuelto el misterio de la identidad del asesino. Es la historia de los excesos del Príncipe Albert Victor (quien, años después de su relación con Annie Crook, protagonizó un incidente relacionado con un conocido burdel homosexual londinense). Es la historia de los grupos masónicos ingleses y de sus redes de influencia. Es, en definitiva, la historia del Londres de la época victoriana, un retrato oscuro y desgarrado de la pobreza y de la miseria, que se contrapone al opulento modo de vida de los ricos y poderosos y sus conspiraciones palaciegas; un retrato que nos muestra los confines más sombríos de la naturaleza humana.

La prostituta Marie Jeannete Kelly y el Inspector Fred Abberline.

Valoración:

"From Hell" es una obra tremendamente densa y compleja, en la que tienen cabida temas sociales, económicos, políticos, psicológicos, mitológicos... e incluso temas relacionados con el arte y la arquitectura. Se trata de una obra muy difícil de comprender sin los apéndices escritos por Moore, por lo que la lectura de dichos apéndices no sólo es recomendable, sino imprescindible para comprender su verdadera magnitud.

En lo referente a temas sociales, económicos y políticos, "From Hell" es tremendamente crítica con el Londres victoriano y con la mentalidad de la época. El propio Moore bromea en los apéndices diciendo que es una verdadera lástima que Inglaterra no hubiese pasado por un proceso revolucionario similar al acontecido en Francia. Respecto a esta crítica, el dibujo de Eddie Campbell es fundamental, pues es capaz de mostrar las diferencias entre los distintos "mundos" que componen el relato: el de los poderosos y el de los miserables. En uno de los capítulos de la obra, se compara la realidad del acomodado Dr. Gull con la de una de las prostitutas que se convertiría en su víctima, Polly Nichols. Mientras las viñetas centradas en Gull se muestran luminosas, envueltas en un halo de majestad, las centradas en la prostituta son oscuras, sucias, siniestras, compuestas por trazos violentos y desdibujados.

Mientras Moore realizaba un trabajo de recopilación histórica, Campbell hizo lo mismo a nivel visual, trabajando con imágenes y fotografías del Londes de la época. Muchas de las viñetas de "From Hell" reproducen fielmente la ciudad tal y como era en 1888.


El dibujo de Campbell se muestra como el más adecuado para una obra que no sólo explora la oscuridad de la vida humana, sino también la oscuridad de la psique de uno de los asesinos en serie más tristemente célebres de la historia. Campbell usa una estructura clásica en cada página, que normalmente se compone por nueve viñetas (tres por panel) dibujadas a plumilla. El contraste entre blanco y negro juega un papel fundamental en la narrativa gráfica de "From Hell".

Evidentemente, se trata de un cómic de temática adulta, en el que sexo y violencia se muestran sin tapujos. La vida sexual del Príncipe Albert Victor, así como el trabajo de las prostitutas de Whitechapel, son una parte importante de la obra y se muestran sin ningún tipo de censura. Lo mismo se puede decir sobre las escenas violentas, que reproducen minuciosamente las horribles mutilaciones a las que el Destripador sometió a sus víctimas (en verdad se ganó el apodo de "Destripador") .

La figura del asesino tiene un papel fundamental en la obra, manifestándose en dos vertientes diferentes pero complementarias. Por un lado, su ideología masónica y las recreaciones mitológicas que realiza en sus crímenes proporcionan a Alan Moore la posibilidad de hablar de uno de sus campos favoritos: el mundo de lo místico, de lo oculto. Por otro lado, su psicología perturbada permite a Moore introducirse en su mente y mostrarnos un retrato subjetivo de sus creencias, miedos y deseos. Son varias las escenas en las que el Dr. Gull experimenta visiones alucinatorias durante sus crímenes; visiones que Moore utiliza para expresar uno de los conceptos fundamentales de "From Hell": la verdadera esencia del siglo XX se forjó en 1888 gracias a la sangre de las prostitutas de Whitechapel.


Sin embargo, en "From Hell" lo menos importante es la identidad del asesino. Que el responsable de las muertes fuese el Dr. Gull es lo de menos. En el último apéndice de la obra, titulado "Dance of the gull catchers" (literalmente, "el baile de los cazadores de gaviotas", en lo que es un magistral juego de palabras entre el nombre de Gull, que significa "gaviota", y "gull catchers", que significa tanto "cazadores de gaviotas" como "impostores") Moore expone sus conclusiones finales sobre la figura del Destripador. En realidad, el Destripador nunca existió, nunca fue real. Es sólo una reconstrucción que realizamos a partir de los crímenes; una reconstrucción en la que vertemos todos nuestros temores, miedos e impulsos inconscientes... toda nuestra oscuridad interior (como queda patente en el hecho de que tanta gente se hiciese pasar por el asesino mandando cartas a la policía en su nombre, lo que Moore considera una especie de "fantasía masturbatoria" de diversos miembros de la sociedad que fantaseaban con dar rienda suelta a sus impulsos como hizo el asesino).

Por tanto, Jack el Destripador no es una figura real. Es un mito, una proyección del inconsciente humano. Y es una proyección hija de su tiempo. En un momento determinado, en dicho mito se quiso ver la mano de una conspiración real y la influencia de una poderosa sociedad secreta masónica. ¿Qué es lo que se verá en el futuro? Moore bromea en dicho apéndice con la posibilidad de que algún día alguien observe las similitudes entre los crímenes del Destripador y las mutilaciones del ganado y llegue a la única conclusión posible: que Jack era en realidad... ¡un extraterrestre! Con esto, Moore quiere decir que Jack el Destripador se ha convertido en una especie de "hombre del saco", una oscura figura que representa los temores inconscientes más primarios de los seres humanos. No sólo el temor a convertirnos en víctimas, sino también un temor mucho más oscuro: el temor a dar rienda suelta a nuestra maldad interior, a nuestra naturaleza más primigenia, más animal... y convertirnos en asesinos.

"¿De donde procede lo apagado de vuestros ojos? ¿Cómo ha hecho vuestro siglo para entumeceros de este modo? ¿Acaso sólo se le concederán maravillas al hombre cuando ya no esté capacitado para asombrarse? Vuestros tiempos han nacido entre la sangre y el fuego, y sin embargo, ¡no soy capaz de ver la más mínima chispa en vosotros! ¡Vuestro pasado es el dolor y el hierro! ¡Conocéos a vosotros mismos! Con todos vuestros números relucientes y vuestras luces, no creáis estar encallecidos contra la historia. Su raíz negra acude en vuestro socorro. Está en vuestro interior. ¿Estáis tan dormidos que no lo véis, que no notáis su aliento en vuestra nuca? ¡Miradme! ¡Despertad y miradme! ¡He venido a veros! ¡Siempre estaré con vosotros!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.