26 septiembre, 2020

Iniciarse en Warhammer 40.000: Guía de lectura de La Herejía de Horus para novatos

Hace años, cuando era más joven, me interesé mucho por Warhammer 40.000. Entonces tenía algunos amigos iniciados en la franquicia Warhammer, aunque en su vertiente de fantasía medieval. Aquella situación era frustrante para ambas partes, ya que no conseguimos llegar a ningún tipo de acuerdo: ni ellos consiguieron convencerme para que diese el salto a lo que entonces se conocía como Warhammer Fantasy ni yo conseguí que ellos se fijasen en los marines espaciales que tanto me fascinaban. Además, aquella era una afición muy cara y yo no tenía suficiente dinero como para permitirme muchas miniaturas. Al final acabé dejando el juego de lado y centrándome en explorar el universo de Warhammer 40.000 a través de sus libros. Durante la época de mis primeros años universitarios, cuando todo iba tan rápido en mi vida que ni yo mismo era capaz de seguir el ritmo, empecé a leer La Herejía de Horus. Durante una temporada estuve embelesado por esos libros, pero el interés por los marines espaciales del cuadragésimo primer milenio pronto se diluyó entre otros mil intereses distintos que competían por mi atención, mi (escaso) tiempo y mi (aún más escaso) dinero.

Aquel viejo interés por el universo Warhammer 40.000 ha vuelto a despertar en mí recientemente. La franquicia volvía a ser un tema candente y cada vez me encontraba conversaciones sobre ella con más frecuencia en mis redes sociales. Por algún motivo volví a sentir la necesidad de recuperar los libros de La Herejía de Horus y me he pasado los últimos meses leyéndolos sin parar. He pensado que quizá haya por ahí más gente como yo, novatos que quieran adentrarse en la siniestra oscuridad del lejano futuro, así que se me ha ocurrido preparar esta humilde guía de lectura con algunas cuestiones frecuentes, algunos datos útiles, unos consejos y un par de comentarios sobre los primeros libros de la saga.

¿Qué es Warhammer 40.000?

Warhammer 40.000 (abreviado como Warhammer 40k o W40k) es un wargame, un juego de estrategia que se juega con miniaturas sobre un tablero. El jugador debe montar y pintar las miniaturas que forman parte de su ejército y que se enfrentarán a las miniaturas de su rival, simulando una batalla. Las reglas del juego permiten simular tanto choques entre gigantescos ejércitos como combates entre pequeñas escuadras, ofreciendo un amplio abanico de posibilidades. De igual forma, las propias miniaturas ofrecen cierta libertad a la hora de personalizarlas gracias a sus distintas opciones de montado y a los diferentes patrones de pintura. Además, existen numerosas facciones con sus respectivos ejércitos y sus respectivas unidades, que se se actualizan con cierta frecuencia con el lanzamiento de nuevos productos. Los precios suelen ser elevados, por lo que aficionarse a Warhammer 40.000 supone bastantes gastos entre miniaturas, pinturas y demás, pero es un hobby muy satisfactorio. El juego, editado por la empresa británica Games Workshop, lleva en activo desde la década de los ochenta, siendo ya una franquicia veterana. Nació como un derivado de un juego previo, Warhammer Fantasy Battle, mezclando los elementos de fantasía medieval de dicho juego con una ambientación futurista y distópica.

Quizá lo más interesante de Warhammer 40.000 sea precisamente su ambientación. La acción nos traslada hasta el cuadragésimo primer milenio y nos muestra un universo consumido por una guerra interminable. "En la siniestra oscuridad del lejano futuro sólo hay guerra", reza el famoso lema del juego. El Imperio de la Humanidad, un régimen fanático y xenófobo compuesto por fundamentalistas religiosos que consideran que su Emperador es el único dios verdadero, se enfrenta a toda una galaxia de enemigos, tanto alienígenas como humanos traidores que han sido corrompidos por los poderes del Caos. Las distintas órdenes y cuerpos especializados que componen el Imperio están consagradas a la guerra. De entre todos ellos los más célebres son los marines espaciales del Adeptus Astartes, humanos que han sido alterados mediante ingeniería genética y cuyos cuerpos se han sometido a toda clase de modificaciones para proporcionarles capacidades sobrehumanas. Los marines espaciales son guerreros de élite creados para la batalla y portan armas y armaduras que un humano normal no sería capaz de emplear.

Pese a estar ambientado en un lejano futuro, Warhammer 40.000 nos muestra un universo que se rige por unos principios casi medievales. Las distintas legiones que forman el Adeptus Astartes son en cierta medida como antiguas órdenes de caballería, cada una con sus peculiaridades, sus tradiciones y su heráldica. El Imperio también cuenta con su propia Inquisición, dividida a su vez en distintas órdenes dedicadas a perseguir la herejía, exterminar alienígenas y cazar a aquellos que han sido corrompidos por el Caos. El cuadragésimo primer milenio está dominado por el oscurantismo, la paranoia, el fanatismo y la violencia. Es una terrible distopía en la que, en efecto, sólo hay guerra.

¿Por qué es buen momento para interesarse por Warhammer 40.000?

La novena edición del juego de estrategia se publicó recientemente, trayendo consigo algunas novedades interesantes. Vino acompañada de su propia aplicación para móviles y tabletas que, si bien aún necesita algunos retoques, supone una manera de acercar las reglas a aquellos que no quieran gastarse el dinero en la edición física del manual, que no es nada barata. Obviamente, el lanzamiento se produjo en el marco de una agresiva campaña promocional (con este espectacular trailer se anunciaba la nueva edición) que además ha coincidido con una época en la que Games Workshop está siendo muy inteligente a la hora de licenciar su franquicia estrella. Prueba de ello es su reciente acuerdo con Marvel Comics para que la editorial americana pueda publicar cómics ambientados en el universo de Warhammer 40.000, accediendo así a un nuevo público potencial (el primero de estos cómics tiene muy buena pinta, por cierto).

Esto no es nuevo: Games Worskhop lleva años licenciado sus franquicias a terceros, especialmente para producir videojuegos inspirados en sus juegos de estrategia con miniaturas. Hasta hace poco los resultados habían sido dispares, con títulos muy buenos conviviendo con otros que no lo eran tanto. No obstante, algo parece haber cambiado durante estos últimos años, ya que los más recientes lanzamientos de videojuegos basados en Warhammer 40.000 han sido bastante sólidos y han dejado satisfecho a un importante número de jugadores. Se han lanzado algunos títulos muy interesantes y, además, se ha ampliado el foco hacia otros juegos derivados de la franquicia Warhammer 40.000, como por ejemplo Necromunda.

Por todo esto, acercarse hoy en día a Warhammer 40.000 es relativamente fácil. Si el juego de miniaturas no está a tu alcance porque supone mucho trabajo y una inversión considerable, puedes hacerlo a través de los cómics de Marvel o a través de alguno de los numerosos videojuegos que están disponibles en prácticamente todas las plataformas. Eso por no decir que Games Workshop produce sus propios derivados en forma de novelas, novellas, relatos breves, audiolibros y audiodramas. Lo cierto es que el universo de Warhammer 40.000 rivaliza en extensión con el de otras grandes franquicias como Star Wars y cuenta con su propio universo expandido compuesto a base de libros, cómics, audios y otros productos derivados. Si no te interesa la vertiente interactiva de Warhammer 40.000 pero te apetece conocer el lejano futuro que nos propone sigues teniendo cientos y cientos de horas de lectura a tu disposición. Además, gracias al formato electrónico hoy es más fácil que nunca hacerse con esos libros. De hecho, lo puedes hacer cómodamente desde tu móvil o tableta, lo cual es, a su manera, tan peligroso como iniciarse en el juego de miniaturas: hay mucho que comprar y los precios, si bien son mucho más bajos que cualquier set de miniaturas, siguen sin ser realmente baratos. La advertencia, por tanto, es inevitable: aficionarse a Warhammer 40.000 puede ser una experiencia fabulosa y enriquecedora, pero también muy cara.

¿Qué es La Herejía de Horus?

La Herejía de Horus es una saga de libros que narra la guerra civil que definió en gran medida el universo de la franquicia Warhammer 40.000. Empezó a publicarse en 2006 y está formada por un total de cincuenta y cuatro libros (en el momento de publicar este texto, se han editado cuarenta y cuatro en castellano), aunque realmente no ha concluido. El último libro no es el final de la saga, ya que la historia continúa en una subsaga titulada La Herejía de Horus: El Asedio de Terra, que lleva cuatro libros publicados (ninguno en castellano, de momento). Aunque El Asedio de Terra supone la última parte del conflicto y parece que su desenlace está cerca, es bastante posible que la saga aún tarde unos cuantos años más en estar completa.

¿Por qué empezar por La Herejía de Horus?

La Herejía de Horus es una saga incompleta que lleva catorce años publicándose y puede que aún tarde otros tantos en terminar. ¿Por qué entonces merece la pena empezar por estos libros? Después de todo, es posible que no sean el mejor punto de inicio. De hecho, se trata de una saga tan larga como compleja y es comprensible que uno se sienta intimidado por ella (y por el desembolso que supone comprar tantos libros, claro). Sin embargo, es lo más cercano que tiene la franquicia a una historia de origen. La Herejía de Horus se sitúa en el trigésimo primer milenio, diez mil años antes del escenario en el que se desarrolla el grueso de Warhammer 40.000 (de ahí que algunos se refieran a ella como W30k), y explica en gran medida por qué el universo del juego es como es. Podríamos decir que los acontecimientos de la saga suponen la causa de muchos de los elementos definitorios de la ambientación y la narrativa de la franquicia. Simplificando mucho, conocer La Herejía de Horus es entender los cómos y porqués de Warhammer 40.000.

La saga no es lo que se dice amable con los nuevos lectores, ya que ni siquiera el primer libro es especialmente accesible para los que no conozcan la franquicia de antemano. No obstante, lo que sí hace muy bien es comenzar centrándose en un puñado de personajes que pertenecen a un grupo muy concreto y, a partir de ellos, expandirse poco a poco hasta abarcar el universo del juego en toda su gigantesca magnitud y con toda su sorprendente variedad. Los tres primeros libros, que en la práctica funcionan como una especie de trilogía, sirven como introducción a los conceptos más importantes de Warhammer 40.000, algunos de los cuales ni siquiera son conocidos en ese punto por los personajes protagonistas. De esta forma, el lector novato puede descubrirlos al mismo tiempo que los descubren los propios personajes. Sobra decir que esta es una táctica muy efectiva para ganarse el interés del lector.

La Herejía de Horus es una saga épica repleta de batallas descomunales, héroes abnegados y villanos temibles. Es la historia de una guerra civil cruenta y desesperada que arrasa la galaxia provocando miles de millones de muertes, pero no es una simple crónica bélica ni muestra el típico enfrentamiento del bien contra el mal. La Herejía de Horus es, sobre todo, una tragedia. Es la historia de cómo el hijo más amado del Emperador cae en desgracia y se convierte en un ser monstruoso, es la historia de cómo se rompen los lazos de amor y lealtad que unen a unos superhombres que bien podrían considerarse semidioses, es la historia de cómo algunos de los guerreros más gloriosos del Imperio son corrompidos por los poderes oscuros, es la historia de un puñado de hermanos de armas que luchan una batalla que no pueden ganar, es la historia de cómo un universo aterrorizado abandona la razón y abraza el fanatismo. Es, en definitiva, la historia de cómo se forja un futuro en cuya siniestra oscuridad sólo hay guerra.

¿Qué hay que saber antes de empezar a leer La Herejía de Horus?

El trasfondo de Warhammer 40.000 es amplio, denso y complicado. Conviene tener al menos unas cuantas nociones antes de sumergirse en la lectura de La Herejía de Horus, así que he tomado algunas notas que me parecen útiles de cara a la gente que no está familiarizada con la franquicia o sólo la conoce de forma superficial. Eso sí, he tenido cuidado de no desvelar más de la cuenta para no estropear ninguna sorpresa.

Lo primero que hay que saber es que en el lejano futuro la humanidad se ha extendido por toda la galaxia gracias a la capacidad de viajar a través de lo que se conoce como la Disformidad o el Immaterium. Se trata de una dimensión de energía pura que permite que las naves estelares recorran grandes distancias en poco tiempo y para poder orientarse en su interior es imprescindible la presencia de astrópatas, humanos con capacidades psíquicas que pueden proyectar su mente por el espacio. Viajar por el Immaterium es peligroso, pero también ofrece grandes ventajas. Obviamente, incluso los astrópatas ignoran la verdadera naturaleza de esta dimensión y de los seres que se ocultan en ella.

Después de una época de continua expansión a través de las estrellas llegó una era de dificultades y conflictos que aisló a las distintas colonias humanas durante siglos. Algunas de ellas se mezclaron con otras civilizaciones alienígenas mientras que las demás siguieron haciendo su vida, ignorantes de lo que sucedía en su mundo de origen. Mientras tanto, en Terra (el planeta anteriormente conocido como la Tierra) se alzó un superhumano inmortal que poseía grandes poderes psíquicos. Tras unificar a las distintas facciones enfrentadas, dicho humano fundó el Imperio de la Humanidad y pasó a ser conocido como Emperador. Este personaje está lejos de ser el perfecto y bondadoso adalid que se cree que es y, en efecto, alberga sus secretos y tiene sus planes ocultos.

El Emperador empleó su material genético para crear a los Primarcas, seres superhumanos con distintos poderes y capacidades derivados de sus propios dones superiores. Sin embargo, una fuerza misteriosa raptó a los Primarcas cuando aún eran unos simples bebés dentro de un tanque artificial y los dispersó por la galaxia. Aún así, el Emperador pudo utilizar su semilla genética para crear a los primeros marines espaciales del Adeptus Astartes, mucho menos impresionantes que los Primarcas pero también poseedores de ciertos rasgos sobrehumanos (incluida una longevidad que los volvía virtualmente inmortales). Una vez conquistada Terra y establecida una alianza con Marte, planeta controlado por la secta de adoradores de la tecnología conocida como Adeptus Mechanicus, el Emperador comenzó su Gran Cruzada para unificar a las viejas colonias y expandir el Imperio por todo el universo. A lo largo de su viaje se fue reencontrando con los desaparecidos Primarcas, ya convertidos en adultos que se fueron uniendo a la Gran Cruzada y recibiendo el mando de sus propias legiones de marines espaciales creados a su imagen y semejanza.

Si bien el objetivo último de la Gran Cruzada consistía en llevar a todos los rincones de la galaxia una doctrina conocida como Verdad Imperial, que defendía la supremacía de la razón y la ciencia por encima de toda religión, misticismo o superstición, lo cierto es que el Imperio de la Humanidad se caracterizaba por su desprecio hacia todo lo que no era humano. Los alienígenas, a los que los humanos se refieren usando el término despectivo xenos, se consideraban impuros y, por tanto, no tenían cabida en el Imperio y debían ser exterminados. De igual forma, los humanos de las viejas colonias que se negaban a aceptar la autoridad del Emperador también acababan muertos.

Durante ese tiempo de conquistas a través del espacio, uno de los Primarcas desarrolló la creencia de que el Emperador era en realidad un dios; una creencia que estaba en contra de la Verdad Imperial. Dicho Primarca, Lorgar de la legión de los Portadores de la Palabra, fue castigado por ello, pero el daño ya estaba hecho: la creencia de que el Emperador era un dios empezó a extenderse poco a poco entre los humanos que participaban en la Gran Cruzada, erosionando la Verdad Imperial desde dentro. Por otro lado, decepcionados por la humillación a la que habían sido sometidos por su "dios", Lorgar y sus Portadores de la Palabra se lanzaron en busca de otras divinidades a las que adorar.

Tras varios siglos de cruzada, el Emperador decidió que había llegado el momento de volver a Terra. Aprovechando el acontecimiento conocido como Triunfo de Ullanor, la celebración de una de las victorias militares más grandes de la Gran Cruzada, el Emperador cedió el mando de sus tropas al más noble y sabio de sus hijos: Horus, también llamado Lupercal, el Primarca de la legión de los Lobos Lunares. Tras recibir el título de Señor de la Guerra, que le situaba por encima de sus demás hermanos, Horus quedó al cargo de la Gran Cruzada mientras el Emperador se retiraba de regreso a su mundo natal. Aunque Horus consideró que había recibido un inmenso honor, al mismo tiempo también se sintió abandonado por su padre. No mucho tiempo después, Erebus, uno de los Portadores de la Palabra, se convirtió en consejero y confidente del Señor de la Guerra. En ese punto empieza el primer libro de La Herejía de Horus.

Algunos consejos para leer La Herejía de Horus

  • Tómate tu tiempo: La saga está compuesta por un buen montón de libros, así que no tengas prisa por leerla toda de golpe. Ten en cuenta que ni siquiera sabemos cuándo va a terminar, así que puedes ir leyéndola con toda la calma del mundo. Puesto que son tantas entregas y, por lo general, bastante densas, no es mala idea ir alternando su lectura con la de otros libros más ligeros.
  • Piensa en el coste que supone: Precisamente por el hecho de que son muchos libros, hacerse con toda la saga va a suponer una buena cantidad de dinero. Incluso optando por el formato digital, que es algo más asequible, sigue siendo un gasto considerable. Es otro buen motivo para ir poco a poco.
  • No te agobies: La Herejía de Horus no sólo es extensa, sino que también es muy compleja. La saga principal se divide en varias subsagas como El Asedio de Terra o Primarcas, hay un montón de relatos breves y algunas entregas no cuenta con versión escrita y sólo están disponibles en formato audiolibro o audiodrama (en inglés). Seguir La Herejía de Horus en toda su extensión puede ser una tarea titánica. De hecho, si haces una búsqueda rápida encontrarás que hay varias maneras de seguir la saga. Se puede hacer una lectura cronológica, se puede seguir la trayectoria de ciertos personajes seleccionado sólo las entregas en las que aparecen o se puede ir siguiendo las entregas numeradas según su orden de publicación. Todas ellas son opciones válidas, pero si no quieres complicarte la vida más de lo necesario seguir el orden de publicación es muy recomendable. Los tres primeros libros que se publicaron, de los que hablaré un poco más en el próximo apartado, son una estupenda puerta de entrada.
  • Cuidado con el contenido: El universo de Warhammer 40.000 es una realidad violenta, retorcida y desesperanzadora. Estos libros no sólo son explícitos en la descripción de actos de violencia física extrema, sino que también tienen un importante componente de terror. Algunas entregas se aproximan al horror cósmico, describiendo todo tipo de depravaciones angustiosas e incomprensibles. Si eres susceptible al gore y a la violencia (incluyendo el horror corporal y la violencia sexual, según el libro en el que te encuentres), es posible que el contenido de esta saga no sea el más apropiado para ti. Júzgalo bien antes de empezar a leer.
  • No te lo tomes demasiado en serio: La Herejía de Horus nos muestra a un imperio xenófobo que desprecia a todo lo no humano por considerarlo impuro e inferior. Me consta que hay quien se toma demasiado en serio esta historia y quiere ver en ella algún tipo de mensaje político, pero si en estos libros hay algún mensaje de este tipo es más bien una parodia o una caricatura. En el universo de Warhammer 40.000 no hay buenos ni malos. Aquí no existe lo correcto y lo incorrecto ni lo puro y lo impuro. Lo único que hay aquí es sufrimiento, oscuridad y guerra, pero siempre dentro de una despreocupada ficción.
  • Ten a mano la guía de personajes de cada libro: Cada entrega suele tener su propio reparto de personajes, aunque hay algunos que suelen volver de vez en cuanto (especialmente los Primarcas). Eso implica que tendrás que familiarizarte con una enorme cantidad de nombres para seguir la trama general, así que conviene tener siempre cerca la guía de personajes (el Dramatis Personae) con la que se abre cada libro. Ten en cuenta que no sólo viene bien conocer los nombres, sino también los títulos o rangos y que esa información siempre está indicada en la guía de personajes.
  • Consulta con frecuencia los términos que no conozcas: El universo de Warhammer 40.000 tiene una terminología propia que puede resultar un tanto extraña a los recién llegados. Los términos en latín son frecuentes y cada concepto suele tener varios sinónimos (por ejemplo, la Disformidad también puede recibir el nombre de Immaterium o de Empíreo). Distintas facciones pueden referirse a un mismo concepto usando distintos nombres y, como es lógico esperar, los alienígenas no suelen usar la misma nomenclatura que los humanos. Por todo esto no está de más pasarse por alguna wiki para resolver dudas. Esta es la wiki en inglés, que es una auténtica maravilla, y esta otra es la wiki en castellano, que está igualmente bien.
  • Busca las ayudas visuales que necesites: Estos personajes existen desde hace años y hasta el menos importante cuenta con algún tipo de ilustración. Lo mismo se aplica a sus naves, armaduras, armas y demás parafernalia. Cuando te cueste visualizar algo sólo tienes que buscar un par de imágenes y en ese sentido la wiki puede ser una útil herramienta una vez más. No hay nada mejor que un par de ilustraciones para memorizar la heráldica y los colores de cada legión de marines espaciales, por ejemplo. Los mapas también ayudan para hacerse una idea de cómo se desarrollan las batallas. Finalmente, siempre es un ejercicio curioso hacer la comparativa entre cómo te has imaginado al personaje en cuestión, cómo lo han plasmado en las ilustraciones y cómo es su equivalente en forma de miniatura, si lo tiene.
  • Refresca de vez en cuando el argumento de los libros que ya has leído: En cada libro pasan muchas cosas y es fácil olvidarse de ellas y empezar a perder el hilo. El hecho de que los libros no sigan un orden cronológico estricto sino que salten hacia adelante y hacia atrás constantemente puede ser un importante quebradero de cabeza. Refrescar el argumento de cada libro que ya ha pasado por tus manos antes de ir a por el siguiente ayuda mucho y para ello la wiki vuelve a acudir al rescate, pues cuenta con un completo resumen de los sucesos de cada entrega de la saga (aquí en inglés y aquí en castellano).
  • Disfruta y comparte tu afición: No te olvides de que estás aquí para disfrutar y de que siempre se disfruta más cuando compartes las cosas que te gustan con otras personas. Cuanta más gente se interese por estos libros, por este universo y por este juego, mejor para todos.

Los primeros cinco libros de La Herejía de Horus

A continuación incluyo una breve reseña de los cinco primeros libros de la saga siguiendo el orden de publicación. Es el orden que he seguido yo en mi propia lectura.

  • Horus, Señor de la Guerra (escrito por Dan Abnett): El primer libro supone la primera parte de una especie de trilogía, por lo que los acontecimientos que se narran aquí continúan de forma directa en las dos siguientes entregas. Pese a estar escritos por tres autores distintos, la unidad temática y estructural se mantiene de forma admirable. Además, la intensidad va aumentando en un continuo crescendo hasta que todo estalla en el tercer libro. En este primero se nos presenta a Horus como un brillante estratega político y un experto en diplomacia, lo que hace que los eventos que se narran al final resulten más trágicos. Horus se presenta sobre todo a través de los ojos de Garviel Loken, capitán de una de las compañías de los Lobos Lunares y miembro del Mournival, un concilio informal de guerreros que sirven como consejeros de su Primarca. Los triunfos militares del Señor de la Guerra también son observados por los Rememoradores, un grupo de historiadores, poetas, pintores y fotógrafos que han llegado desde Terra para documentar el avance de la Gran Cruzada. En este libro se establece la doble narrativa que se mantiene en los siguientes, en la que un eje del argumento se sitúa sobre los marines espaciales (los Lobos Lunares y algunos Hijos del Emperador) y otro sobre los meros humanos (Rememoradores como Mersadie Oliton y Euphrati Keeler). En este libro también se introducen por primera vez los horrores que habitan en la Disformidad.
  • Falsos dioses (escrito por Graham McNeill): Continuación directa del anterior en la que el Señor de la Guerra comienza a ceder al resentimiento y a la ambición que alberga en su interior. Los miembros de su legión, renombrada ahora como Hijos de Horus, acuden en busca de un traidor al Imperio por sugerencia de Erebus, de los Portadores de la Palabra. Durante una serie de terroríficos acontecimientos, Horus resulta herido y vive una experiencia extraña que le cambia para siempre. En este libro se amplía el reparto añadiendo a algunos miembros de la Legio Mortis, los responsables de una gigantesca máquina de guerra humanoide llamada Dies Irae. La historia cuenta con ciertas dosis de terror y es fundamental para entender las motivaciones de Horus para volverse en contra del Emperador, así como el papel de los siniestros Portadores de la Palabra. Partiendo de lo poco que se descubrió sobre la Disformidad en la anterior entrega, esta segunda parte expande el concepto y presenta la idea del Caos de una forma tan efectiva como inquietante.
  • La galaxia en llamas (escrito por Ben Counter): Conclusión de la trilogía con la que se inician los acontecimientos de la saga, en la que los planes de Horus adquieren forma durante la campaña contra un mundo rebelde llamado Istvaan III. Es este libro se establecen claramente dos bandos, los leales al Emperador y los traidores, lo que supone el pistoletazo de salida para esa guerra civil que arrasará la galaxia y fragmentará el Imperio que mencionábamos antes. La narración de los acontecimientos de Istvaan III alcanza cotas auténticamente cataclísmicas y posee una severidad y una contundencia incontestables. No tengo ningún problema en admitir que su lectura me transmitió auténtica congoja. Como si de un gran final se tratase, todo el reparto de personajes de los anteriores libros juega un pequeño papel en este libro y hay un par de giros inesperados y muy sugerentes con algunos de ellos. Probablemente sea el mejor de estos cinco primeros títulos.
  • La huida de la Eisenstein (escrito por James Swallow): Aquí empiezan los primeros saltos en la cronología, ya que parte de los acontecimientos que se muestran en este libro se sitúan antes de lo sucedido en Istvaan III, parte se sitúan durante lo sucedido en Istvaan III y parte después. De hecho, el libro recoge el principal cabo suelto que queda en el aire en la anterior entrega. Muy hábilmente, puesto que el principal protagonista es un personaje nuevo, la narración vuelve atrás en el tiempo para presentarlo debidamente antes de introducirlo de lleno en el conflicto. Dicho personaje es Nathaniel Garro, de la Guardia de la Muerte, y junto a él encontramos a algunos supervivientes de libros anteriores en su desesperada huida para informar a Terra de la traición de Horus. Lo que no saben es que si logran hacerlo quizá cambien el Imperio para siempre, haciendo que el misticismo religioso sustituya a la Verdad Imperial.
  • Fulgrim (escrito por Graham McNeill): Otro libro que da bastantes saltos en el tiempo para mostrar diversas campañas de los Hijos del Emperador, la legión dirigida por el Primarca Fulgrim. Este es un libro más disperso en lo narrativo, con un reparto quizá demasiado amplio que queda siempre en segundo plano ante las angustia de Fulgrim, obsesionado con alcanzar la perfección a toda costa para probrarse digno a ojos de su padre. Aunque los dramas familiares de los Primarcas (ya sean con sus iguales o con su ausente padre) están de fondo en los libros anteriores, en este son el hilo narrativo principal. Esta es la trágica historia de cómo Fulgrim acaba cayendo en la oscuridad del Caos, provocando un enfrentamiento fratricida con uno de sus amados hermanos (Ferrus Manus, el Primarca de los Manos de Hierro). En su caída en desgracia, Fulgrim arrastra también a los miembros de su legión, que ceden a la locura y a la depravación. Hay partes de este libro que podrían entrar directamente en la categoría de horror cósmico y resultan perturbadoras y enfermizas. Igual que el segundo libro mostraba las debilidades de Horus, el quinto muestra las de Fulgrim, probando que los reverenciados Primarcas no son tan invencibles como parecen. 

¿Dónde comprar La Herejía de Horus?

Si el inglés no es un problema, La Herejía de Horus se puede conseguir a través de Black Library, la división editorial de Games Workshop. En su web pueden comprarse directamente las ediciones digitales y los audiolibros de las distintas entregas. Para comprar las ediciones físicas (en formato paperback y en inglés) hay que acudir a la web de Games Workshop. En cuanto a la edición española de la saga hay que decir que corre a cargo del sello Timunmas (anteriormente Timun Mas), que forma parte del Grupo Planeta. A través de su web pueden comprarse los libros tanto en formato físico (rústica con solapas) como en formato digital (Epub).

¿Puedo confiar en esta guía? ¿Dónde puedo informarme mejor?

Ten en cuenta que yo no soy ningún experto en la franquicia Warhammer 40.000, sino un novato igual que tú. He intentado ofrecer una guía bien documentada, pero es posible que haya metido la pata en algún aspecto y que alguien con un mayor conocimiento discrepe con algo de lo que he escrito. Después de todo, yo también estoy iniciándome en esto ahora mismo y aún me queda mucho por aprender. La fiabilidad de esta guía, por tanto, es la que tú quieras darle. Por si acaso, prefiero dejarte un par de enlaces para que te informes sobre Warhammer 40.000 usando otras fuentes mejores.

  • Warhammer Community es la web oficial (en inglés) de la comunidad de aficionados de Games Workshop. A través de ella puede accederse a todo tipo de artículos sobre montaje y pintura, trasfondo, previas de nuevos productos, podcasts, etc. Su cuenta de Twitter suele retwittear las fotos de las miniaturas que mandan los seguidores, que son francamente alucinantes.
  • El Descanso del Escriba es un blog (en castellano) en el que se comentan todo tipo de noticias relacionadas con Warhammer y con otros juegos derivados, como Necromunda. En él también pueden encontrarse ayudas útiles tanto para wargames como para diversos juegos de rol.
  • La Voz de Horus es un portal (en castellano) de actualidad relacionada con el juego que cuenta con un interesante podcast en el que se tratan temas diversos y en el que se le da cierta importancia al trasfondo. Tiene algunos programas muy interesantes.
  • La Biblioteca de Tizca es un podcast (en castellano) dedicado íntegramente al trasfondo de Warhammer 40.000 y es algo parecido a una versión radiofónica de la wiki. Cuenta con varios programas de gran extensión dedicados a hablar sobre La Herejía de Horus, incluyendo algunas dramatizaciones de sus momentos clave que resultan bastante pintonas.
Espero haberte ayudado con tus dudas o al menos haber despertado suficiente interés en ti como para que quieras seguir investigando por tu cuenta. Deseo que disfrutes tanto de tu viaje hacia la siniestra oscuridad del lejano futuro como lo estoy haciendo yo. Allí nos veremos.

4 comentarios:

  1. Me encantó tu explicación yo también soy nuevo en esto pero me fuiste de mucha ayuda. Te lo agradezco de corazón que el dios emperador este con Tigo

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho tu explicación. En el momento de leerla ya he terminado los tres primeros libros. Me gustaría que pusieras donde se puede ver los libros para continuar con algun personaje en concreto. Me parece que la saga es muy amplia y como bien comentas lo mejor es leer los tomos que nos interesen y no por orden de publicacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que te haya gustado.

      En cuanto a lo que preguntas, te diría que es más fácil seguir las tramas de las diferentes legiones que las de los personajes concretos. Los tres primeros libros son una trilogía que sirve de introducción, con el cuarto actuando como expansión y presentando al personaje de Garro (que, para seguirlo, hay que recurrir a un montón de relatos dispersos en antologías y audiodramas). En el quinto libro empieza la trama de los Hijos del Emperador, que se puede seguir simplemente buscando los libros en los que aparece esta legión o se menciona la presencia de su Primarca. Se puede hacer lo mismo con los Ángeles Oscuros, cuya trama empieza en el sexto libro. Y luego lo mismo con los Puños Imperiales, Salamandras, Cicatrices Blancas, etc. A mí me ha resultado de bastante utilidad esta especie de esquema interactivo que separa los libros de la Herejía siguiendo la trama de cada legión. Está en inglés y en un primer vistazo parece increíblemente complicado, pero luego no lo es tanto.

      También te diría que no te agobies, que no hay una forma incorrecta de leer estos libros porque la historia no es lineal más allá de los tres primeros. Los demás saltan hacia delante y hacia atrás en el tiempo constantemente y entre ellos siempre hay algún relato breve o algún audiodrama. Es decir, que seguirlo todo en un orden perfecto desde el principio hacia el final es casi imposible. Cualquier orden que sigas va a estar bien.

      Espero que disfrutes de la lectura. ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Gracias por la explicación, apenas me recomendaron los libros y me parece de mucha ayuda para iniciar

    ResponderEliminar

AVISO: Los comentarios no aparecerán publicados hasta que sean revisados. Gracias por tu comprensión.