15 de junio de 2013

[Videojuegos] Una panorámica general del E3 2013


Esta semana se ha celebrado el E3, la feria más importante de ocio electrónico del mundo. Muchos lo hemos vivido desde las pantallas de nuestros ordenadores, observando y comentando en directo las conferencias mientras dejábamos constancia de nuestras impresiones en foros y redes sociales. Durante unos días la red se ha llenado a rebosar de datos, vídeos y opiniones, pues era tiempo de E3 y pocos momentos del año se viven con la misma intensidad por parte de los aficionados a los videojuegos. Esto no deja de ser curioso, pues hace tiempo que el E3 ya no es un acontecimiento dirigido a una apasionada minoría de aficionados, sino a un público mucho más global. Desde la tribuna del E3 ya no se predica sólo a los conversos, pero este hecho no parece restar ni un ápice de interés sobre lo que sucede en la feria.

No obstante, el E3 de este año ha vuelto a depositar el foco de atención en lo que realmente importa: los juegos. Otros aspectos dirigidos al gran público como las funciones multimedia, la televisión y los controladores de movimiento han estado presentes, pero en un discreto segundo plano. Era obvio que la presentación de las nuevas consolas requería el despliegue de un potente catálogo. Por un lado, la experiencia pasada ha mostrado que es un error lanzar una nueva consola al mercado sin tener disponible desde su salida una amplia e interesante cantidad de juegos. Por otro, la nueva generación no supone un avance tan grande como han querido vendernos y el reclamo de los juegos exclusivos de las nuevas consolas será fundamental para que muchos consumidores superen las reticencias elicitadas por el cambio de generación. Se han presentado muchos juegos en este E3, lo cual es muy positivo y casi ha conseguido que nos olvidemos de todo lo negativo que ha tenido esta feria.

Ha habido detalles negativos, por supuesto, pero también sorpresas agradables e inesperadas. Las próximas líneas tratarán de dibujar una imagen panorámica de lo que ha supuesto el E3 de este año, aunque pasada por el filtro de mis propias opiniones y preferencias. Por tanto, el lector debe saber que dicha panorámica estará algo sesgada y será deliberadamente parcial, dejando a un lado el PC y centrándose en las distintas consolas. También habrá un pequeño espacio reservado para destacar algunos juegos de la feria, tanto entre las grandes producciones como entre los juegos independientes.

Microsoft, el aspirante a tirano con pies de barro


Microsoft no las tenía todas consigo en este E3. La presentación previa de su nueva consola, Xbox One, no convenció a nadie salvo a los defensores más recalcitrantes de Xbox 360. Su modelo altamente restrictivo respecto al consumidor despertó odios enconados, exacerbados a posteriori por unos inexplicables fallos de comunicación por parte de empleados de la propia empresa. La única manera de superar esta situación era aprovechar el escenario del E3 para presentar juegos y más juegos, con la esperanza de que alguno de ellos fuese lo suficientemente atractivo como para que el potencial comprador de Xbox One olvidase todos los aspectos negativos de la nueva plataforma. En efecto, Microsoft centró su conferencia en los juegos, presentando una buena cantidad de los mismos: "Metal Gear Solid V: The Phantom Pain", "Dark Souls II", "Ryse: Son of Rome", "Killer Instinct", "Quantum Break", "Crinsom Dragon", "Halo", "Titanfall"...

Además de un rediseño de Xbox 360, Microsoft anunció que los suscriptores de Xbox Live comenzarán a recibir juegos gratuitos, lo cual supone un movimiento muy en la línea del exitoso PlayStation Plus. Sin embargo, ni siquiera esto supuso el ansiado lavado de cara que tanto necesitaban. Cuando se desveló que el precio de salida de Xbox One sería de 499 euros, la noticia fue acogida con indiferencia en el mejor de los casos o con hostilidad en el peor. Si unimos el elevado precio, las polémicas restricciones y otros aspectos negativos como la escasa presencia del desarrollo indie en la plataforma, el cóctel resultante no resulta muy agradable.

Microsoft se posicionó claramente respecto a cómo deseaba que fuese la nueva generación respecto a ciertos asuntos, como la conexión a la red o la segunda mano, adoptando una postura quizá demasiado extrema. Esto ha repercutido en su contra, perjudicando su imagen y por tanto beneficiando a sus competidores. Es lógico suponer que Xbox One será ciertamente exitosa en Estados Unidos, en cuyo mercado Xbox 360 ha contribuido a crear un importante nicho, pero cabe preguntarse si conseguirá hacerse un hueco en otros países o si quedará eclipsada por las demás consolas. Teniendo en cuenta los posteriores movimientos de Sony con PS4, a Microsoft parecen quedarle sólo dos opciones: comenzar una huida hacia adelante que parece destinada al fracaso o dar marcha atrás en sus decisiones y cambiar su modelo, asumiendo de forma implícita el fracaso del mismo.

Sony, el astuto oportunista con una daga envenenada


Existía cierto temor a que Sony siguiese los pasos de Microsoft durante la presentación de PS4, pues eso habría ratificado el modelo restrictivo de Xbox One y lo habría convertido en la tónica general de las próximas generaciones de consolas. Pero, en contra de lo esperado, Sony optó por desmarcarse de su competidora y eligió un modelo opuesto. PS4 no sólo saldrá a la venda a un precio mucho más asequible (399 euros), sino que además dejará a un lado las restricciones que presenta Xbox One. Sony mostró abiertamente su apoyo a la venta de juegos de segunda mano durante su conferencia, en una astuta jugada dispuesta a atraer a todos los que se habían sentido decepcionados por Xbox One. Puede parecer incluso ridículo que se haga campaña basándose en algo que hasta ahora siempre ha sido un derecho del consumidor, pero el hecho es que Sony se aprovechó del descontento que había generado Xbox One para granjearse la simpatía del público.

¿Escuchó Sony las protestas de los consumidores o es sólo un movimiento oportunista? Quizá un poco de ambas cosas, aunque lo cierto es que la decisión de Sony parece más una daga envenenada clavada en la espalda de Microsoft que una concesión a los potenciales consumidores. La guerra entre ambas empresas, que se había enfriado de forma notable durante los últimos años gracias al gigantesco éxito de las consolas de Nintendo, ha vuelto a recrudecerse de forma inesperada. Ya hay quien opina que Sony ha ganado el conflicto antes de que éste hubiese estallado, pero personalmente prefiero no dejarme llevar por la euforia que despertaron las puñaladas de Sony durante su conferencia y esperar a ver lo que deparan los próximos meses. Tengo la impresión de que Xbox One y PS4 no van a ser tan diferentes como parece y el hecho de que PS4 haya optado por abandonar el multijugador online gratuito de PS3 en favor de uno de pago mediante PlayStation Plus parece ir en esta línea. Cabe esperar que los modelos de mercado de ambas consolas acaben ajustándose mutuamente, llegando a una especie de punto medio en el que ni Xbox One será tan negativa como al principio ni PS4 será tan amable con el consumidor como dio a entender Sony en su conferencia.

Mientras esperamos que se consolide el aún inestable panorama de la nueva generación, hay que concederle un mérito a Sony: pese a que Microsoft dejó un tanto de lado a los indies durante su presentación, su adversaria les concedió un importante papel en la suya. Sony mostró así su apoyo al desarrollo independiente que tantas alegrías nos ha dado en los últimos tiempos. Si bien fue Microsoft la primera en dar cabida a los indies gracias a los servicios de descarga de Xbox 360 (Xbox Live Arcade y Xbox Live Indie Games), todo parece indicar que Xbox One no les prestará la misma atención. En cambio, Sony ha abierto las puertas de par en par a los juegos indie, lo cual es un detalle estupendo que le ha hecho ganar muchos puntos.

En cuanto a  los juegos, la conferencia de Sony también contó con una considerable ración: "The Last of Us", "Puppeteer", "Beyond: Two Souls", "The Order: 1886", "Final Fantasy XV", "Kingdom Hearts III", "Mad Max", "Destiny"...

Nintendo, el caminante ajeno a la realidad que le rodea


Sólo podemos especular acerca de los motivos reales que han llevado a Nintendo a prescindir de su conferencia en el E3 de este año en favor de un escueto Nintento Direct. Aunque muchas voces proclamen que Nintendo y su Wii U no podían competir cara a cara con Xbox One y PS4, la sensación que transmite la compañía de Mario es la de alguien que no está interesado en la competición. Nintendo tiene una importantísima base de consumidores y una imagen comercial distintiva y claramente reconocible por todo el mundo. Si parece jugar en otra liga no es por temor a sus competidores, sino porque así lo ha decidido. Sólo el tiempo dirá si ha desperdiciado la oportunidad de aprovechar este E3 para atraer al público descontento con las demás plataformas.

Pero si hay algo que se puede achacar a Nintendo es su rígido continuismo, pues su modelo es prácticamente el mismo desde el lanzamiento de Wii y DS. No obstante, parece haber oído las críticas que decían que su catálogo carecía de juegos orientados a un público más adulto y exigente y se ha apoderado de Platinum Games para que desarrolle un "Bayonetta 2" exclusivo para Wii U. También Monolith Soft prepara un nuevo juego para Wii U titulado "X", sucesor del notable "Xenoblade", lo cual asegura que los usuarios más exigentes de la consola no quedarán olvidados. Por lo demás, Nintendo ha decidido continuar con su tónica habitual de seguir expandiendo sus franquicias más populares, pues al estar tan fuertemente asentadas casi se puede asegurar que sus nuevas entregas se venderán solas. En ausencia de un nuevo Metroid han presentado un nuevo Donkey Kong ("Donkey Kong Country: Tropical Freeze"), al igual que en ausencia de un nuevo Zelda han mostrado un vídeo de uno de los más queridos títulos de la saga ("The Legend of Zelda: The Wind Waker") adaptado a los tiempos modernos con gráficos más vistosos. Como de costumbre, Nintendo ofrece pocas sorpresas.

Mientras Microsoft y Sony se han embarcado en una lucha encarnizada para situarse a a cabeza de la nueva generación de consolas, Nintendo sigue su camino en solitario. La base de consumidores que ha creado estos años es un excelente colchón de seguridad que le permite cierto margen, pero la compañía no parece dispuesta a arriesgarse lo más mínimo.

Soldados, brujas y corredores

Ha habido muchos juegos en la feria, pero me gustaría destacar tres: "Metal Gear Solid V: The Phantom Pain", "Bayonetta 2" y "Mirror´s Edge".


Se le pueden criticar muchas cosas a Hideo Kojima, pero hay que admitir que sabe vender sus juegos. Nunca he sido un gran fan de la saga Metal Gear, pues su terminología militar y su parafernalia bélica, unida a sus excesos argumentales, nunca han logrado atraparme. Sin embargo, mentiría si dijese que "Metal Gear Solid V: The Phantom Pain" no me resulta atractivo. La jugabilidad de mundo abierto y el paso realista del tiempo pueden suponer un cambio refrescante para la saga.


Pocos juegos me han parecido tan retantes como "Bayonetta". La bruja de Platinum Games te incita una y otra vez a rejugar, a superar tus límites y a enfrentarte a desafíos que rozan la locura. Mientras tanto, casi sin darte cuenta, adquieres un dominio y una maestría en el manejo de los controles que ni tú mismo puedes creer. Junto a su envoltorio hiperbólico y satírico, esto hizo que "Bayonetta" se convirtiese en un clásico instantáneo. Basándonos en los visto durante el E3, "Bayonetta 2" es más de mismo: más combates imposibles, más bailes provocadores, más retos enfermizos y más jugabilidad exquisita. ¿Cómo no esperarlo ansiosamente?


Saber que DICE tiene un nuevo "Mirror´s Edge" en el horno me llena de tranquilidad. En estos tiempos de desarrollos millonarios, el primer "Mirror´s Edge" no vendió las suficientes copias como para considerarse rentable y eso parecía haberlo condenado a ser uno de esos juegos de culto que toparon con la incomprensión del mercado y acabaron abruptamente su trayectoria. Por suerte, alguien decidió darle una nueva oportunidad a la franquicia. Aún es muy pronto para juzgar a este nuevo "Mirror´s Edge", pero sin duda habrá que seguir su desarrollo con interés.

Alegría indie

Respecto a los juegos indie del E3, mis destacados son los siguientes: "The Witness", "Below" y "Transistor".


Jonathan Blow alcanzó el más elevado Olimpo con "Braid" y desde entonces todos esperamos su nueva obra como agua de mayo. "The Witness" lleva ya bastante tiempo en desarrollo y seguimos sin saber mucho acerca de él aparte de que transcurrirá en una isla y que contará con una enorme cantidad de puzles. Su aparición en la feria se redujo a la confirmación de su salida en PS4 y poco más, pero cualquier aparición pública de este juego es motivo de alegría. Aunque "The Witness" no fuese más que una mera fracción de lo que fue "Braid", eso ya lo colocaría por delante de la gran mayoría de los juegos actuales.


Capybara Games, desarrollador de "Might & Magic: Clash of Heroes" y "Superbrothers: Sword & Sorcey", fue uno de los pocos estudios indie que apareció en la conferencia de Microsoft. A pesar de estar rodeado por producciones gigantescas como "Metal Gear Solid V: The Phantom Pain", "Ryse: Son of Rome" o "Titanfall", el nuevo juego de Capybara, "Below", consiguió destacar por su atmósfera sobria y minimalista. Como dice la vieja máxima: a veces, menos es más.


"Transistor" es lo nuevo de Supergiant Games, responsables del preciosista "Bastion". Su nuevo juego parece contar con todos los elementos para convertirse en un éxito: una protagonista femenina carismática, un diseño artístico extraordinario, una estupenda banda sonora y una jugabilidad similar a la de "Bastion". Estoy seguro de que "Transistor" resultará una experiencia muy satisfactoria.

Conclusión

¿Se supone que ya ha empezado la tan cacareada nueva generación de consolas? Yo no tengo esa sensación. Más allá de las mejoras en potencia gráfica, Xbox One y PS4 no suponen un avance tan exagerado como han tratado de vendernos. Por otro lado, todo parece indicar que la transición de la generación actual a la siguientes no va a producirse con brusquedad, sino que se realizará de forma lenta y progresiva. Xbox 360, PS3, Xbox One y PS4 van a convivir durante algún tiempo, lo cual atenuará aún más la sensación de cambio. Puesto que en mi opinión dicho cambio era aún prematuro, me parece bien que se tome su tiempo. No tengo prisa por subirme al carro de la nueva generación hasta tener la certeza de haber exprimido la presente.

Será necesario seguir el progreso del enfrentamiento entre Sony y Microsoft, pues los movimientos realizados por Sony en el E3 pueden desequilibrar la situación que se ha mantenido hasta el momento. No quiero cometer el error de dejarme llevar por la impresión general que ha causado Sony, aunque muchos la considera la clara vencedora del E3. Pese a que no comulgo con el planteamiento de Xbox One y PS4 me ha dado varios motivos para sentirme interesado, no estableceré un juicio hasta que la situación se defina con más claridad una vez que ambas consolas salgan a la venta. En cuanto a Nintendo, todo parece indicar que la compañía de Mario seguirá en su mundo tanto como yo en el mío. Como ambos mundos tienen pocos puntos en común, mi interés hacia Nintendo seguirá siendo limitado.

En su conjunto, este E3 ha resultado más interesante que los de los últimos años, pues los juegos han retomado el protagonismo que les fuera robado por las opciones multimedia y los controladores de movimiento en ediciones pasadas. Aún así le sigue quedando un largo camino hasta recuperar la grandeza que tuvo una vez. Pocos momentos de este E3 han conseguido robarme el corazón y algunas ausencias, como el tan deseado "Beyond Good & Evil 2", se han notado con demasiada intensidad. A pesar de todo, la presencia de tantos indies interesantes, la confirmación de que la franquicia "Mirror´s Edge" sigue viva y alguna que otra cosa más generan en mí una valoración global positiva.

2 comentarios:

  1. Excelente repaso a lo que ha dado de sí el E3 de este año, amigo mío, siempre desde un punto de vista personal pero lo suficientemente objetivo como para transmitir las sensaciones que en general ha dejado la feria. Dices que te ha dejado una valoración positiva y yo me atrevo a ir un poco más allá: este E3 ha sido el mejor sin duda en los últimos 3 años (2011, 2012 y la presente edición), aunque desgraciadamente eso tampoco era muy difícil xD.

    Desde un enfoque más personal, este año he tenido la suerte (o desgracia) de que los exámenes me caen más tarde, por lo que he podido seguir el E3 con bastante cercanía, no como otros cursos. Debo decir que la conferencia de Microsoft, por juegos, me entusiasmó, aunque parece que tienen que dar una de cal y otra de arena para quedarse contentos: sí, pegaron el pelotazo de Killer Instinct, pero lo ajustan a un modelo Free to Play que ya veremos como le sienta (auguro que no demasiado bien); los juegos exclusivos que mostraron eran, en su conjunto (Crimsom Dragon, KI, Ryse, Dead Rising 3, el nuevo Forza...) y en mi opinión, los más interesantes que presentó compañía alguna... pero conéctate cada 24 horas para verificar que has pagado por todo religiosamente xD. Me quedo con la sensación de que tendrá un catálogo bastante bueno pero con decisiones que a los usuarios nos repatean bastante.

    Si la conferencia de Microsoft me tuvo entretenido y casi entusiasmado, la de Sony me pareció un maldito peñazo, aunque dejó algunos momentos para el recuerdo (como el trolleo a XBox One -sí, me gusta la carnaza al final xD- o el anuncio/vuelta a la vida de FFXV y Kingdom Hearts 3). Me dio la sensación de que el catálogo inicial no va a ser tan atractivo como el de la competidora (y menos con FFXV y KH 3 confirmados multiplataforma) y de que el mayor golpe de efecto radica en su precio bastante atractivo (por cierto, ¿algún día dejarán la maldita conversión $=€ que tanto nos perjudica?) y en las políticas más amigables con el usuario. Y por cierto, sin noticias de PSVita.

    En cuanto a Nintendo, qué esperar de una compañía cuyo presidente ha declarado recientemente "nos da bastante igual lo que hagan el resto de compañías" xD. Se ariesgaron prácticamente nada y, sin embargo, al nintendero de toda la vida lo tienen comiendo de su mano y a quien es un poco más reticente pero le tira Nintendo (como es mi caso), lo atraen con sus Marios, Smash Bros y X. Creo que ni le hizo falta presentarse al E3 para mantenerse tal como estaba: no habrá creado nuevos amigos, pero tampoco ha quedado peor a la imagen pública global. De 3DS casi ni hablaron, pero porque no les hace ni pizca de falta (goza de una salud tremebunda).

    En resumen, cada compañía tirando por su lado, con sus cabezonerías y sus estrategias que ya veremos en qué acaban. Como creo que a mi PS3 le queda todavía un añito-añito y medio de buena vida sin problemas y mi 3DS no para de recibir titulazos, me preocupa más bien poco.

    ResponderEliminar
  2. Como no me cabía tanta letra en el otro comentario, hago doble xD:

    Y para acabar, a semejanza tuya, voy a elegir los tres juegos que más han despertado mi interés en la feria:

    -Metal Gear Solid V: desde el lanzamiento de MGS 3 paso bastante de la saga, pero eso de mundo abierto en un Metal Gear ya me da la suficiente energía como para que me vuelva a interesar.

    -Dead Rising 3: ni me gustan los zombies ni me gustaron demasiado las dos primeras entregas de esta saga, pero reconozco que el mundo abierto con esa sobreabundancia de criaturas me ha hecho verlo como tremendamente divertido. Veremos.

    -FFXV: creo que desde FFVIII no me hypeaba tanto un FF, francamente. Versus XIII ha mutado a FFXV, pero mantiene unos valores de producción tremendos, unos vídeos que enamoran y la nueva jugabilidad más enfocada a la acción (me recuerda mucho a los magníficos Xenoblade y Last Story) creo que puede darle aire a una saga que empieza a ser mal vista por muchos. Si no se retrasa otros 5 años, puede ser una bomba.

    -Mención especial para Smash Bros (tanto Wii U como 3DS, pero sobre todo Wii U): qué decir de la secuela del juego que más hemos jugado el grupo de amigos en Wii con muchísima diferencia. Y encima le añaden a Megaman. Con eso basta xD.

    En fin, un saludo, amigo.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.