16 de junio de 2016

[Videojuegos] Análisis de Prince of Persia

Esta entrada se publicó originalmente en el foro de ultimonivel.net el 27 de agosto de 2011


Lo tenía pendiente desde hace tiempo y me he puesto con este Prince of Persia estos días. He ido poco a poco, tomándome todo el tiempo que me apetecía en recorrer los escenarios y parándome a admirarlos de vez en cuando. Su diseño artístico es tan fantástico que merece ser disfrutado. De hecho, creo que su diseño artístico es sin duda la razón más poderosa para jugar a este juego. Los escenarios son una maravilla y el cambio que experimentan una vez los has sanado es una delicia. El palacio y el observatorio me han gustado especialmente y me han sorprendido por su tamaño y su originalidad.

Es cierto que a la jugabilidad se le pueden criticar algunas cosas. Sin embargo, el hecho de que no se pueda morir (gracias a que Elika te salva siempre en el último momento) no me parece criticable. Es una forma de hacer que el uso de checkpoints sea fluido y natural, sin interrumpir nunca la acción a pesar de que hayas metido la pata. Lo que sí me ha parecido criticable es el abuso de QTE que hay en los combates. Hay una buena variedad de combos disponibles, lo que hace que los combates sean interesantes, pero me parece que hay demasiados QTE. Por suerte, los combates no son muy numerosos y siempre tratan de añadir algún detalle para que no resulten muy monótonos (aunque no siempre lo consiguen).

Las fases de plataformeo, en cambio, me parecen impecables. He disfrutado con ellas como un loco, especialmente con la recolección de semillas de luz. Normalmente odio las misiones de recoger objetos, pero en este caso he acabado cogiendo las 1001 semillas de luz por lo mucho que disfrutaba del plataformeo por esos escenarios tan bellos. La experiencia se multiplica gracias a la sugerente banda sonora, que cuenta con muy pocos temas, pero cuando suenan resultan realmente hipnóticos. Es fantástico recorrer los escenarios sanados junto a Elika mientras suena alguna de sus melodías. 

Muy interesantes los dos personajes y la dinámica que se establece entre ellos. Algunos de los comentarios que se sueltan son de lo más divertido. Ambos mantienen un tira y afloja muy curioso. El Príncipe es un poco más arquetípico, pero Elika es un personaje femenino que no cae en los típicos clichés que tanto lastran a las chicas de los videojuegos. El doblaje al castellano de Elika es, para mi gusto, el mejor del juego y contribuye a proporcionarle gran parte de su personalidad.

El argumento, pese a su simplicidad, me ha parecido muy interesante, aunque el final es bastante brusco. Me ha dejado helado, para ser sincero. Es obvio que tenían planeada una secuela (quizá para iniciar una nueva trilogía, aunque al final se quedase en el epílogo en forma de DLC), pero aunque sea tan abierto, no es mal final. Incluso me ha gustado. Ya está bien de finales felices y ñoños. Éste es bastante más impactante y no está carente de moraleja. Es más, estoy dudando respecto a jugar el epílogo, porque el final me parece adecuado tal y como está.

En conclusión, me ha parecido un gran juego. Obviamente, no es un juego perfecto, pero para mi gusto el excepcional apartado artístico compensa cualquier pequeña carencia en otros aspectos. Creo que es un juego para los que buscan algo más que una mecánica o una historia. Es un juego para sumergirse en él y dejar volar la imaginación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.