14 de julio de 2016

[Videojuegos] Análisis de Deus Ex: Human Revolution

Esta entrada se publicó originalmente en el foro de ultimonivel.net el 16 de octubre de 2011


Me ha costado mucho (de hecho, algunos tramos me han hecho sufrir bastante), pero lo he disfrutado una barbaridad y me ha proporcionado una sensación de inmersión como pocos juegos lo han conseguido. Nunca había jugado a un Deus Ex ni a nada remotamente semejante.

El juego tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Algunas cosas me han encantado. Otras no tanto. El trabajo de diseño artístico y de ambientación es una auténtica maravilla. Hay una gran cantidad de referencias y guiños fácilmente reconocibles, algunos tan evidentes como los de Blade Runner o Ghost in the Shell. La cantidad de información es descomunal y el abanico de opciones es tan amplio que incluso llega a resultar abrumador en algunas ocasiones. Por otro lado, los combates contra los jefes son insustanciales y rompen por completo el ritmo del juego y la forma de acceder a los finales alternativos es un tanto cutre. En ese sentido no puedo añadir nada nuevo a lo que ya se ha comentado mil veces al hablar de este juego.

Respecto a los jefes, es irónico que si te centras en el sigilo y vas avanzando sin matar a nadie de repente te tengas que liar a tiros con alguien. Además, me da la sensación de que son personajes muy desaprovechados, que apenas tienen un par de frases en todo el juego. No tienen trasfondo alguno. Lo único que sabes es que son malos y hay que matarlos, lo cual es una pena, porque bien desarrollados podrían haber sido personajes muy interesantes. Pienso por ejemplo en el primer Metal Gear Solid y en lo bien desarrollados y carismáticos que eran los jefes y no hay color respecto a lo visto en este Human Revolution.

Y en cuanto a los finales alternativos, parece que están implementados de una forma excesivamente simplona. No tiene mérito conseguir todos los finales alternativos. Todo se decide al final, independientemente de lo que hayas hecho a lo largo del juego. No obstante, los finales son realmente buenos. Después de verlos todos me he quedado maravillado por lo ambiguos y sugerentes que son. Mi primera elección fue la opción de emitir el mensaje de Darrow sin alterar, para que la gente conociese la verdad. Descarté los otros porque implicaban mentir o destruir la base matándolos a todos. Sin embargo, tras ver todos los finales, el "final suicida" me resultó especialmente atractivo por la pregunta que plantea: ¿quién eres tú para decidir cuál será el futuro de la humanidad?

Hay alguna otra cosilla que no me ha acabado de gustar, pero son aspectos menores. Por ejemplo, la prácticamente nula interactuación con el entorno. Mover cajas y abrir cajones no es interactuar. Los escenarios son muy bonitos y están llenos de detalles, pero no hay una verdadera interactuación con ellos. Tampoco me han convencido las animaciones, que me han resultado muy repetitivas (he visto mil veces a Adam Jensen cruzándose de brazos en plan molón), pero como decía son aspectos menores.

Respecto al argumento, me ha sorprendido muy gratamente. Está muy bien planteado y tiene un ritmo que se acrecenta poco a poco hasta llegar a su conclusión. Pero, sobre todo, tiene unas implicaciones muy interesantes. Creo que hay algunos momentos que merecen ser destacados:

  • Cuando llegas a Picus buscando a Eliza Kassan y ella, con su voz melosa, te dice que acabas de meterte en una trampa. Qué gran personaje Eliza.
  • Cuando viajas a Hengsha por segunda vez y te encuentras con una emboscada. Conseguí sarlvar a Malik por los pelos.
  • Cuando estás a punto de llegar al tercer jefe, Namir, y aparece Zhao Yun Ru con el mando y desconecta todos tus aumentos. Como había tenido la feliz idea de ir a la clínica a cambiar mi biochip lo pasé realmente mal para acabar el combate.

Respecto a la jugabilidad, qué decir. Es una maravilla. Al principio cuesta un poco, especialmente si no estás acostumbrado a juegos con tanta libertad. El juego es genial en cuanto a su planteamiento, pues premia a los sigilosos, a los observadores y a los pacientes mientras que castiga duramente a los que van a lo loco. Merece mucho la pena explorar los entornos y planear muy bien cada movimiento antes de hacer nada. En mi caso, las primeras misiones fueron bastante desastrosas, pero poco a poco fui haciéndome con la dinámica y aprendiendo a combinar adecuadamente aumentos y sigilo para pasar desapercibido. Y qué gozada, en serio. Con toda seguridad lo volveré a jugar para probar diferentes formas de resolver las misiones.

Como conclusión, sólo me queda una cosa por decir: creo que nunca había tenido con tarta certeza la sensación de que un juego es realmente imprescindible hasta que me encontré con este Deus Ex: Human Revolution. Si no lo juegas no tienes ni idea de lo que te estás perdiendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.