15 de febrero de 2009

[Videojuegos] Impresiones de la demo de "Halo Wars"


Los juegos de estrategia en tiempo real son juegos eminentemente de PC. Este tipo de juegos requiere moverse por diversos menús, seleccionar diversas unidades y desplazarse por diferentes partes del mapa para dar órdenes rápidamente. Para ello no hay nada como el manejo centrado en una combinación de teclado y ratón. Unos cuantos atajos del teclado combinados con la rapidez y efectividad del ratón permiten hacer todo esto con la rapidez necesaria que requiere una escaramuza en tiempo real. Sin embargo, de un tiempo a esta parte las desarrolladoras han estado intentando acercar este género a las consolas, algunas de una forma más o menos mediocre y otras aportando interesantes novedades para implementar el control en consola (como las órdenes de voz en "Tom Clancy´s EndWar").

Para evitar el problema del control en consola, la gente de los ya disueltos Ensemble Studios (los conocidos creadores de la saga "Age of Empires") prometieron diseñar un sistema de control nuevo y completamente adaptado al mando de la Xbox 360 para su juego de estrategia en tiempo real centrado en el popular universo de la trilogía de shooters Halo: "Halo Wars". La demo de este juego (ya disponible en el Bazar de Xbox Live) ha superado la nada desdeñable cifra de dos millones de descargas.

No debemos engañarnos: una de las mayores bazas de este juego (quizá la mayor) es que ofrece adentrarnos de nuevo en el universo Halo. En la trilogía original, más allá de disparar y avanzar, se desarrollaba una historia tremendamente interesante que hizo las delicias de todos los amantes de la ciencia ficción. Por mi parte, todo lo que signifique profundizar en este universo, ya sea en forma de libro (el primero de los libros basados en Halo fue traducido al castellano y publicado recientemente, por cierto) o de juego (como es el caso de "Halo Wars") será bien recibido.

La demo de "Halo Wars" destila ese "estilo Halo" de la trilogía por todas partes: los menús, los escenarios, el diseño de armas y vehículos y, por supuesto, la banda sonora. Todo es puro Halo, así que es normal que este juego, a pesar de pertenecer a un género completamente diferente, haya llamado tanto la atención de los jugadores de la trilogía. En la demo se pueden ver algunos guiños fácilmente reconocibles por los conocedores de los juegos anteriores: los Warthogs saltando desniveles o embistiendo a los enemigos, las armas de los Élites sobrecalentándose al disparar de forma seguida, los Grunts huyendo ante la superioridad del enemigo...


Pero dejando a un lado este "estilo Halo" que tantos admiradores tiene (incluyendo a un servidor), veamos qué nos ofrece la demo de "Halo Wars".

Esta demo consta de dos tutoriales y dos niveles. El primer tutorial (tutorial básico) nos enseña a controlar la cámara, a seleccionar unidades, a desplazar a estas unidades y a ordenarles atacar objetivos. Aunque mucho se habló del innovador control adaptado al mando de la 360, nos encontramos con el típico sistema de puntero que desplazamos por el mapa con el stick izquierdo del mando (usando el derecho para girar y acercar/alejar la cámara). Pulsando el botón A seleccionamos nuestras unidades. Con el botón X las desplazamos y les ordenamos atacar. Con el botón Y activamos sus ataques especiales (embestida en el caso del Warthog y granadas en el caso de la infantería). No es un control excesivamente brillante, pero es rápido y cómodo (sin llegar por supuesto a la rapidez y comodidad que proporcionarían un teclado y un ratón).

El segundo tutorial (tutorial avanzado) nos enseña a crear nuevas unidades desde nuestra base, a proporcionarles nuevas habilidades y a usar las habilidades del "líder". Hay que puntualizar que mientras en tierra se llevan a cabo las escaramuzas tenemos apoyo aéreo por parte de nuestra nave orbital, que puede usar sus cañones para bombardear la superficie del planeta donde nos encontramos. Además de ello la nave orbital nos proporciona los suministros para crear las unidades, para lo que tendremos que construir una plataforma en nuestra base que reciba los transbordadores cargados de material que nos envía.

En este segundo tutorial, además de poder manejar a los humanos de la UNSC (United Nations Space Command, es decir, Comando Espacial de Naciones Unidas) también podemos controlar a sus enemigos del Covenant, la alianza de razas alienígenas dirigida por la orden religiosa de Los Profetas. Obviamente, hay una marcada diferencia entre las bases y las unidades de ambos bandos. Por ejemplo, para mejorar las unidades de la UNSC se necesita un reactor energético mientras que para mejorar a las unidades del Covenant se necesita un templo. Las bases de la UNSC se protegen con torretas, mientras que las del Covenant se protegen con escudos de energía. Además el Covenant tiene dispositivos de teletransporte y las habilidades del "líder" (el rayo de "purificación") son diferentes. Por otro lado la UNSC tiene a los soldados SPARTAN, la élite de guerreros a la que pertenece el Jefe Maestro, así que los bandos parecen estar bastante equilibrados (lo cual es fundamental en un juego de estrategia). Por desgracia no podemos crear SPARTAN en la demo. Tendremos que esperar al juego completo para poder hacerlo.


En cuanto a los niveles jugables de la demo, ambos son muy sencillos y están profundamente ligados con el argumento del juego. Este argumento comienza 20 años antes de los eventos del primer Halo (por lo tanto no veremos al Jefe Maestro ni a Cortana), en el planeta Harvest. Harvest fue conquistado por el Covenant, pero la UNSC consiguió recuperarlo a duras penas. Ahora el Covenant ha vuelto al planeta, por lo que la nave Spirit of Fire (comandada por el Capitán Cutter y dirigida por la IA Serina) se dirige hacia Harvest. Uno de los soldados de la Spirit of Fire, el Sargento Forge, descubre que el Covenant ha descubierto unas misteriosas instalaciones de alta tecnología ocultas en el planeta. Se trata de tecnología Forerunner (esa mítica raza creadora de las gigantescas estructuras espaciales con forma de anillo: los Halos) y al mando de las tropas del Covenant que las han encontrado se encuentra el Inquisidor, personaje bien conocido por aquellos que hayan jugado a la trilogía de shooters.

En la primera misión de la campaña controlamos al Sargento Forge, que será nuestro "héroe" (los "héroes" son unidades especiales con mayor resistencia que las demás). Al principio contaremos únicamente con unos pocos Warthogs, pero tendremos que ir reuniendo a las unidades dispersas por el campo de batalla para retomar las ruinas de la base del UNSC destruida por el Covenant. En la segunda misión reconstruiremos la base, crearemos nuevas unidades y asaltaremos la base del Covenant para arrebatarle el control de las instalaciones que han descubierto.

Ambas misiones son muy sencillas, pero también muy entretenidas. El control es simple, pero está bastante bien adaptado al mando de la 360. Sin embargo, en lo que al componente estratégico se refiere, lo que muestra la demo es bastante pobre. No podemos elegir la ubicación de nuestras bases, ya que éstas se encuentran en lugares predeterminados (lo que sí podemos hacer en conquistar una base del Covenant y transformarla en una base nuestra). En cuanto a las escaramuzas en sí tampoco tenemos muchas opciones estratégicas. Podemos parapetar a nuestras unidades, subirlas a plataformas elevadas o a desniveles del terreno y poco más. El componente estratégico se limita a crear un buen montón de unidades hasta superar numéricamente al enemigo y aplastarlo. En ese aspecto hay menos estrategia de la que me hubiese gustado, pero no debemos olvidar que nos encontramos ante un juego de consola y no de PC. El juego está repleto de acción y se puede jugar a un ritmo frenético. Los controles, sin ser el no va más, responden bastante bien y permiten mantener este ritmo.


Al final de cada misión tenemos una espectacular escena cinemática que nos va avanzando un poco más de la historia, así como todas las estadísticas de la partida (algo que no me parece útil en un juego con tan poco componente estratégico, pero bueno). En definitiva, se trata de un juego con poca estrategia, pero rápido y divertido. Además "Halo Wars" cuenta con una interesante historia de fondo, con una cinemáticas espectaculares y una buena banda sonora. Todo esto unido al hecho de que forma parte del universo Halo y el universo Halo mola. Mola mucho.

Es cierto que el control no es tan innovador como prometían y que no hay tanta estrategia como en otros juegos de este género, pero de momento la demo me ha dejado una impresión muy positiva y ha despertado mi interés por hacerme con este juego (que sale a la venta a finales de este mismo mes, si no me equivoco).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.