19 de junio de 2016

[Videojuegos] Análisis de Majin and the Forsaken Kingdom

Esta entrada se publicó originalmente en el foro de ultimonivel.net el 09 de agosto de 2012


Con todo el dolor de mi corazón he terminado esta joya que llegó a mis manos por casualidad y a un precio irrisorio: Majin and the Forsaken Kingdom. Ha sido un cuento de hadas maravilloso pero, como todos los cuentos de hadas, tenía que acabar en algún momento.

La historia comienza cuando un ladronzuelo que vive en el bosque y puede hablar con los animales entra en el castillo de un reino olvidado y corrompido por la oscuridad tiempo atrás. La oscuridad se está extendiendo más allá de las tierras del reino, envenenando el agua y poniendo en peligro las vidas de los animales del bosque. La única esperanza reside en encontrar al Majin, el mítico guardián del reino, que fue derrotado y hecho prisionero en el interior del castillo. Si el Majin es liberado y consigue recuperar sus poderes podrá luchar una vez más contra la oscuridad. Los poderes que le fueron arrebatados al Majin se encuentran contenidos en diversas frutas dispersas a lo largo y ancho del reino. Acompañado por esta afable criatura, el joven aspirante a héroe tendrá que recorrer el reino olvidado para devolverle sus poderes y enfrentarse a la oscuridad.

La dinámica del juego es parecida a la de Prince of Persia y la de Enslaved, lo cual a mí me parece positivo, ya que ambos juegos me gustaron mucho pese a sus aspectos negativos. En este juego hay muchos escenarios que recorrer y es preciso colaborar con el Majin para poder acceder a ciertos lugares y conseguir ciertos objetos. También hay que luchar contra los seres corrompidos por la oscuridad que habitan el reino. Es fundamental combatir junto al Majin, pues es el único que puede acabar definitivamente con los seres de oscuridad (si el Majin no absorbe la oscuridad en su interior, la criatura acaba resucitando de nuevo). No hay mucho plataformeo, pero sí hay algunos puzzles que requieren los poderes del Majin para ser resueltos. Por lo general los puzzles son bastante sencillos y requieren que el héroe prepare ciertos objetos en el entorno para que el Majin utilice sus poderes sobre ellos y genere diversos efectos (como emplear el poder del rayo para activar una máquina, por ejemplo). El Majin tiene cuatro poderes distintos que hay que encontrar. Dichos poderes son esenciales durante los combates contra los jefes finales. Para derrotar a estos grandes enemigos la fuerza bruta no es útil, sino que una vez más hay que recurrir a la colaboración entre el héroe y el Majin. Aunque sólo controlamos directamente al héroe, debemos dar las órdenes precisas al Majin para poder coordinarnos con él.

La amistad entre los dos protagonistas es fundamental. Cuantos más enemigos derrotan juntos, más se eleva su amistad y más y mejores combos pueden realizar durante el combate. Los enemigos derrotados en colaboración arrojan gemas rojas, que mejoran el medidor de amistad. Los enemigos derrotados por cada uno de ellos por separado arrojan gemas azules que mejoran el nivel del héroe. También se pueden encontrar gemas azules en los diversos cofres ocultos por los escenarios. Es importante conseguir un nivel de amistad elevado, pues no sólo permite realizar combos durante el combate, sino que influye en otras caracteristicas del Majin como la velocidad a la que cura al héroe. En efecto, la única forma de rellenar el medidor de vida del héroe es mediante los poderes del Majin. En realidad, los seres de oscuridad no te matan, sino que derraman su oscuridad sobre ti para que te posea. Cuando menor sea el medidor de vida, más cerca estará el héroe de ser poseído por la oscuridad (lo cual se evidencia gráficamente porque su cuerpo se vuelve negro y deja pisadas oscuras a su paso). El Majin es el único que puede purificarle, lo cual dificulta mucho que se pueda morir en el juego (a no ser que el medidor de vida del héroe se agote y el Majin no llegue a tiempo para purificarle, lo cual puede suceder si nos lanzamos a combatir a lo loco con un grupo grande de enemigos).

Es importante observar y analizar los escenarios antes de lanzarse a la lucha. Los enemigos poseídos por la oscuridad tienen muy mala vista, por lo que es posible utilizar el sigilo para acabar con algunos de ellos. También es posible indicar al Majin que utilice ciertos objetos del entorno como arma (haciendo que derribe muros o columnas sobre los enemigos, por ejemplo). Otra estrategia consiste en arrojar piedras a un enemigo para atraerlo hacia ti y separarlo del resto del grupo. Se puede actuar de forma estratégica, aunque a veces no haya más remedio que repartir galletas a diestro y siniestro.

Además de las frutas que mejoran los poderes del Majin y de los cofres de gemas, también podemos encontrar cofres con diversos trajes para el héroe que, además de cambiar su apariencia, le otorgan habilidades especiales (protección contra cierto tipo de enemigos, por ejemplo). Incluso hay algunos trajes para el Majin. No obstante, el aspecto del Majin se va modificando a medida que encontramos las frutas que encierran su poder y va recuperando sus habilidades como guardián legendario. Una última cosa que podemos encontrar son los recuerdos dispersos del Majin (unas esferas luminosas que aparecen únicamente de noche), que nos permiten acceder a trajes míticos que tienen mucho que ver con el origen del Majin.


No sólo hay una gran cantidad de objetos a encontrar, sino que también hay un ciclo día y noche que influye sobre los escenarios (los recuerdos sólo aparecen durante la noche, así como cierto tipo de enemigos) e incluso efectos climáticos como la lluvia. El diseño artístico de los escenarios es una pasada y se ve potenciado por los cambios de iluminación que se producen al amanecer y al atardecer. Los escenarios no son muy amplios, pero sí cuentan con mucha variedad: ciudades en ruinas, desiertos de ceniza, selvas lluviosas, minas de cristal... Hay muchos detalles curiosos, apoyados por un buen diseño de enemigos y, sobre todo, por el genial diseño de los protagonistas. Aunque técnicamente el juego no es muy potente, el apartado artístico compensa con creces sus carencias en otros aspectos.

A aquellos que les gustase la dinámica de Prince of Persia les gustará la de este juego: bellos escenarios por los que pasearse colaborando con tu aliado y luchando ocasionalmente contra algún enemigo. Al igual que la relación entre el Príncipe y Elika era el motor de Prince of Persia, aquí la amistad entre el héroe y el Majin sustenta el peso de la historia. El Majin es adorable y divertidísimo. Sus celebraciones y sus bailes cada vez que se supera un obstáculo o se derrota a un enemigo consiguen despertar más de una sonrisa. Como criatura de cuento de hadas que es, el Majin es un ser valeroso, bondadoso e inocente.

La relación entre los dos protagonistas contrasta con la historia del reino olvidado, que vamos descubriendo poco a poco a medida que avanzamos y derrotamos a los jefes finales. El drama está servido cuando conocemos el origen de la oscuridad y la naturaleza de los seres a los que derrotamos. Como en lo clásicos cuentos de hadas, todo lo que nos cuentan tiene implícita una enseñanza, una moraleja. Esto refuerza la idea de que Majin and the Forsaken Kingdom es en esencia un cuento de hadas. Sin embargo, cuando nos acercamos al final nos encontramos con cierto estereotipo clásico de los cuentos de hadas bastante cambiado. No diré nada por no estropear la sorpresa, pero a mí me ha sorprendido agradablemente.

Un detalle muy bonito es la forma en la que se cuenta el pasado mítico del Majin. En lugar de recurrir a escenas cinemáticas, el juego recurre a una especie de teatro de sombras chinescas en el que se escenifican los eventos del pasado. Esto lleva una vez más a pensar en los cuentos de hadas. Además, es una forma de contar la historia de forma elegante (y muy posiblemente de controlar los costes de producción del juego).

En cuanto a la banda sonora, hay que decir que es fabulosa. Pese a no contar con muchos temas, consigue ambientar perfectamente la historia del héroe y el Majin. Hay temas heroicos y temas melancólicos. El mismo tema con un tempo diferente puede utilizarse para conseguir efectos distintos. Finalmente, queda mencionar el doblaje al castellano. Si bien el de los protagonistas no está mal, el de algunos secundarios (como los animales que hablan con el héroe o los jefes finales) deja bastante que desear. Pero bueno, al menos está doblado.

Finalmente, quiero mencionar que el juego tiene dos finales distintos dependiendo de si has mejorado al máximo los poderes del Majin o no.

Finales alternativos, ciclo día y noche, efectos climáticos, distintos trajes, exploración y combates, jefes finales, unos protagonistas geniales, sentido del humor, historia dramática, fabulosa banda sonora... creo que ya está todo dicho.

Y todo este tocho para acabar concluyendo que el juego me ha encantado. No es un juego pretencioso, sino más bien un juego humilde hecho con los recursos justos. Lo único que pretende es contar una historia de cuento de hadas sobre un reino legendario caído en el olvido. El juego busca que empaticemos con nuestro compañero, el Majin, y que disfrutemos de su compañía mientras recorremos nuestro camino. En ese sentido, las fuentes de las que bebe están muy claras: Majin and the Forsaken Kingdom se inspira directa o indirectamente en ICO. Como es lógico, no llega al nivel de ICO (siendo estrictos, el 99% de los juegos no llegan al nivel de ICO ni en sus mejores sueños), pero sí tiene parte de su esencia. Mientras esperamos la llegada de The Last Guardian no se me ocurre nada mejor a lo que jugar que a Majin and the Forsaken Kingdom.

Quizá sea un juego del montón, pero en esencia a mí me ha parecido un gran juego. De hecho, es uno de los juegos que más he disfrutado esta generación junto a Lost Odyssey, Bayonetta, Braid, Portal 2 y algún otro. Es una verdadera lástima que haya pasado tan desapercibido y se haya hablado tan poco de él. Al parecer vendió más bien poco y tengo entendido que la desarrolladora, Game Republic, ya ni siquiera existe. Es una pena que muy pocos hayan vivido este bonito cuento de hadas. A mí me ha encantado hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.