3 de junio de 2016

[Videojuegos] Análisis de Syberia I y Syberia II

Esta entrada se publicó originalmente en el foro de ultimonivel.net el 26 de marzo de 2014



Syberia es una aventura gráfica en dos partes que ya tiene unos añitos (la primera parte es de 2002 y la segunda de 2004). Con el tiempo se ha convertido en una de esas aventuras de culto y yo aún la tenía pendiente, así que estos días me he puesto con ella. La experiencia ha sido muy satisfactoria, la verdad.

La historia nos pone en el papel de Kate Walker, una abogada de Nueva York que viaja hasta un pequeño pueblecito europeo para gestionar la venta de la fábrica de autómatas Voralberg (autómatas en el sentido clásico del término, esto es, robots hechos con engranajes y piezas de relojería) tras la muerte de la propietaria. Pero resulta que existe un heredero, Hans Voralberg, que estaba un poco loco y se marchó años atrás persiguiendo una vieja leyenda que hablaba de mamuts vivos en una isla remota. Para poder cerrar el contrato, debe encontrarle. De esta forma, Kate sigue los pasos de Hans por toda Europa, encontrando por el camino los autómatas que éste fue dejando atrás.

La historia me ha gustado un montón. Los personajes tienen carisma y siempre está bien ver a una protagonista femenina alejada del estereotipo de damisela en apuros. Además, se tratan temas bastante delicados desde una perspectiva muy original. A mí siempre me gusta buscar interpretaciones profundas en todo y en ese sentido Syberia no me ha decepcionado. Tras haber completado la aventura me doy cuenta de que esto no iba de buscar mamuts, sino sobre la muerte y sobre despedir a los seres queridos. Y también sobre perseguir los propios sueños por muy locos que sean, lo cual suena un poco ñoño pero no por ello es menos emocionante.

Los lugares que visitamos a lo largo del juego tienen un encanto especial y destilan cierto humor crítico y sutil, además de contener algún que otro guiño (por ejemplo, una de las localizaciones es una especie de fábrica soviética caída en desgracia habitada por alguien que se cree el fantasma de la ópera). Los escenarios son realmente bonitos y muy originales, así que da gusto pasearse por ellos.

La primera parte tiene algunas limitaciones técnicas que pueden hacerse molestas, como las animaciones ortopédicas de Kate a la hora de correr o subir escaleras, pero la segunda parte las soluciona. Además, también introduce cambios de cámara durante las conversaciones para hacerlas más dinámicas, lo cual se agradece mucho.

En cuanto a los puzzles, por lo general son muy fáciles. Nunca tenemos muchos objetos en el inventario y los que vamos utilizando para resolver los puzzles se van eliminando. Por otro lado, los objetos necesarios para resolver un determinado rompecabezas siempre suelen estar cerca de dicho rompecabezas. A pesar de todo, hay puzzles bastante ingeniosos que consisten en comprender el funcionamiento de algunas máquinas diseñadas de una forma peculiar (como una especie de piano para preparar cócteles). El nivel de dificultad es algo superior en la segunda parte, pero tampoco demasiado. Esto hace que sean juegos adecuados para gente que no tenga mucha experiencia en el campo de las aventuras gráficas.

Por otro lado, la banda sonora está muy bien, con algunos temas que consiguen meterte por completo en lo que muestra la pantalla. En cuanto al doblaje al castellano, digamos que es correcto y ya está (aunque hay algunas voces que me han parecido bastante inapropiadas).

En conclusión, Syberia es una aventura gráfica con una historia estupenda, una ambientación atractiva y original, con un nivel de dificultad muy asequible y una banda sonora bastante chula. Muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.