25 de marzo de 2009

[Videojuegos] Especial Lost Odyssey (Parte 5 y final): Sobre mi odisea perdida particular


Haciendo balance

Hemos hablado del argumento, del apartado artístico, del apartado técnico y de la jugabilidad. Ahora sólo nos queda poner todo lo que hemos dicho sobre la balanza y sopesar las virtudes y defectos de "Lost Odyssey".

En cuanto a las virtudes, sólo por su excepcional argumento, su derroche artístico y la maravillosa novela virtual "Mil Años de Sueños", el juego ya merece la pena. Sólo por estos elementos "Lost Odyssey" merece estar en la estantería de todo jugador (ya sea amante del género o no). Sólo por estos elementos la compra de una Xbox 360 queda justificada. Sólo por estos elementos "Lost Odyssey" merece ser jugado y experimentado hasta el final. Pero, como es lógico pensar, la perfección no existe y "Lost Odyssey" queda bastante lejos de ella.


Los principales defectos de este juego radican precisamente en su propio planteamiento. Como comentamos en la anterior parte de este especial, "Lost Odyssey" es un juego de rol de estilo japonés con combates por turnos. Un juego moderno pero cuyas bases jugables se remontan a generaciones pasadas y a los juegos que sentaron las bases de este género. "Lost Odyssey" es un juego con sabor añejo. Es un juego que aporta algunos de los mejores elementos vistos en el género de los JRPG de la actual generación, pero que está lastrado por el peso de la vieja tradición de estos juegos (tradición que, en gran parte, se debe a las creaciones anteriores de Sakaguchi en la saga Final Fantasy).

"Lost Odyssey" no pretende ser un Final Fantasy como los de antaño, pero sí pretende ser un JRPG como los de antaño y ahí es donde radica su gran problema. A pesar de su potencial técnico, "Lost Odyssey" es un juego desfasado, que se basa en planteamientos demasiado manidos. Esto afecta al juego de una forma negativa, pues donde algunos ven "señas de identidad del género de los JRPG" yo veo elementos arcaicos y fuera de lugar.

Llegados al punto en el que estamos en lo que a desarrollo de videojuegos se refiere, tener un juego en el que, si desplazamos a nuestro personaje hacia un camino sin salida, éste siga corriendo contra la pared sin tener ningún tipo de reacción, es algo que está completamente fuera de lugar. Pero así han sido siempre los JRPG: un escenario estático con el que apenas se podía interactuar sobre el que se desplazaba nuestro personaje. Eso era válido (y hasta grandioso) en consolas de generaciones pasadas, pero verlo en una consola de la actual generación deja mucho que desear. Éste es uno de los defectos de "Lost Odyssey": sus escenarios son hermosos, pero la interactuación con ellos es muy limitada y, la mayoría de las veces, completamente irreal. A pesar de que se ha tradado de añadir algunos elementos para paliar esto (como plataformas que se desplazan por el aire, bajíos con agua que nos hacen andar más lentamente o deslizamientos de nieve que nos hacen caer por la ladera de una montaña), no son suficientes para evitar que el jugador experimentado note la artificialidad de estas situaciones (y la propia artificialidad de los desplazamientos de los personajes al caminar, correr y girar para cambiar de dirección).

Otro de esos elementos que para muchos es "seña de identidad de los JRPG" es el sistema de combates aleatorios. Los combates aleatorios, por interesantes y estratégicos que sean, acaban cansando y volviéndose tediosos. Siempre tienes la opción de huir del combate una vez iniciado, pero la pérdida de tiempo que supone entrar en el menú de combate, la presentación del mismo y demás no te la quita nadie. Y hay muchas ocasiones en las que los combates aleatorios son la mar de inoportunos y te interrumpen mientras estás resolviendo un puzzle o buscando un cofre. Los combates aleatorios requieren tiempo y paciencia y hay ocasiones en las que uno no está dispuesto a dedicar su tiempo ni dispone de la paciencia suficiente. Por mucho que te gusten (y, ojo, a mí me gustan mucho), cuando ya no suponen un reto se convierten en algo insoportable. Por suerte, el propio juego consigue regular bastante la frecuencia de aparación de combates aleatorios en zonas que ya se han visitado previamente.

A medida que hemos avanzado por una zona y alcanzado el nivel suficiente para superar sin ningún problema los combates que allí encontraremos, nuestros personajes ganarán muy poca experiencia por cada combate (haciendo que tengamos que desplazarnos a otra zona para subir de nivel). Sin embargo, algunas veces tendremos que regresar a zonas que ya hemos visitado previamente para realizar alguna sidequest o para encontrar los tesoros ocultos. Pero esa segunda vez que visitemos esa zona, la frecuencia de aparición de los combates aleatorios será mucho menor. Si por casualidad volviésemos una tercera vez, la frecuencia sería mucho menor. Poniendo un ejemplo, si la primera vez que recorres una zona te encuentras con seis combates aleatorios, la segunda vez que lo hagas te encontrarás con cuatro y la tercera sólo con dos. El inconveniente de los combates aleatorios inútiles que no te sirven para subir de nivel ni ganar experiencia sigue estando presente, pero al menos está mucho más reducido que en otros juegos (como en "Final Fantasy X", donde era prácticamente imposible andar más de unos pocos pasos sin encontrarse con un combate... aunque en dicho juego había un objeto que te permitía librarte de los combates, cosa que no existe en "Lost Odyssey").

Finalmente, es necesario hablar del polémico inconveniente de los tiempos de carga. En "Lost Odyssey" los tiempos de carga son muy frecuentes, eso no se puede negar. Por lo general son tiempos de carga breves, de unos 20 o 30 segundos de duración, pero pueden resultar bastante molestos. Los tiempos de carga no sólo aparecen entre zona y zona, sino también entre las secuencias de video, lo que hace que el ritmo se corte. ¿Es un inconveniente? Sí. ¿Es un inconveniente grave? Para nada, sobre todo teniendo en cuenta que desde la actualización del interfaz de Xbox 360 los juegos se pueden instalar en el disco duro de la consola, lo cual reduce notablemente los tiempos de carga.

En definitiva, nos encontramos con inconvenientes menores, algo molestos, pero menores al fin y al cabo. Todos ellos palidecen ante todo lo demás que ofrece el juego. Obviamente, aquellos que no toleren el género de los JRPG no podrán tolerar "Lost Odyssey". Este juego es el cuerpo de un JRPG clásico con un vestido moderno. Como ya hemos visto, esto tiene sus problemas, pero también tiene una gran virtud: la capacidad de despertar la nostalgia del jugador. El jugador que se inició en este género siendo muy joven encontrará en "Lost Odyssey" uno de esos juegos a los que jugó años atrás, pero con una historia mucho más profunda y madura. Quizá seria apropiado decir que "Lost Odyssey" es un juego pensado no para los jugadores actuales del género, sino para los jugadores pasados; que ya no son niños, sino adultos.

Críticas injustas y críticos ignorantes



Como acabamos de explicar, "Lost Odyssey" tiene todo lo bueno y todo lo malo de los JRPG de antaño. Es un pequeño anacronismo dentro del mercado actual del videojuego y ahí es precisamente donde radica su magia. Eso es lo que lo hace especial. Los jugadores que se iniciaron en la saga Final Fantasy como niños pueden ahora jugar a "Lost Odyssey" (un más que digno sucesor de la saga creada por Sakaguchi) siendo adultos. Pueden revivir las experiencias que vivieron siendo niños, pero con la experiencia y el conocimiento que proporciona el paso de los años. Y eso lo cambia todo. Claro que los más jóvenes que no tengan experiencia en el mundo de los JRPG pueden iniciarse con "Lost Odyssey" y disfrutar de él, pero personalmente creo que no podrán hacerlo a los niveles que lo puede hacer alguien curtido en el género y con una cierta madurez personal.

Por desgracia, muy poca gente ha sabido ver esto. Tras su salida, una lluvia de críticas injustas cayó sin piedad sobre "Lost Odyssey". Muchas de estas críticas partían de un tiempo de juego insuficiente (quizá sólo 10 o 20 horas de juego de las 60 que ofrece el argumento principal). Otras se empeñaban en comparar "Lost Odyssey" en todos y cada uno de sus apartados con "Final Fantasy VII", lo cual es absolutamente erróneo (por muy juego añejo que sea, "Lost Odyssey" no pretende ser un Final Fantasy renombrado y modernizado... "Lost Odyssey" es "Lost Odyssey", tiene personalidad y entidad propia más allá de los Final Fantasy del pasado). En general, las críticas exageraban de una manera vergonzosa los defectos del juego, obviando sus muchas virtudes y, lo que es peor, consideraban que "Mil Años de Sueños" era aburrida, que no aportaba nada y que rompía el ritmo de la historia. Personalmente, creo que esto último no tiene perdón alguno. Es una soberbia muestra de ignorancia por parte de esos supuestos "analistas".

¿Cómo se debe analizar "Lost Odyssey" entonces? Pues, en primer lugar, habiendo jugado el juego hasta el final. En segundo lugar, siendo sincero y no dejándose llevar por el amor o el desamor hacia el género de los JRPG y mostrando tanto sus aspectos más positivos como sus aspectos más negativos. Y, finalmente, tratando de transmitir la belleza y la emoción que irradia el juego. No se puede hablar de "Lost Odyssey" sin emocionarse, sin sentir cada una de las palabras que se están diciendo, pues "Lost Odyssey" es pura emoción; es pura magia. Como juego será más o menos bueno, pero es indudable su calidad artística y, sobre todo, su calidad humana. Pocos juegos logran transmitir las emociones que transmite éste. Pocos juegos logran arrancar tantas lágrimas de los ojos de los jugadores. Pocos juegos llegan a sentirse tanto como se siente "Lost Odyssey". Y así debería ser analizado, con sentimiento.

Así he intentado analizarlo yo. He querido ser lo más justo y objetivo posible, pero también he tratado de transmitir mi amor hacia el juego. De trasmitir la belleza que irradia y el sentimiento que te embarga cuando vives la historia del viaje interminable de Kaim. "Lost Odyssey" no se juega. "Lost Odyssey" se vive. "Lost Odyssey" se siente. Y cuando "Lost Odyssey" se acaba y ese viaje interminable llega a su inevitable conclusión, una pequeña parte de ti desaparece, dejando un vacío y una sensación de nostalgia en tu interior.

Mi propio viaje interminable



Soy una persona que vive intensamente sus aficiones. Me gusta dejarme embargar por las intensas emociones que transmiten mis videojuegos favoritos, pero nunca había vivido un juego con tanta intensidad como viví "Lost Odyssey". Desde el primer momento hasta el último, "Lost Odyssey" se hizo un hueco en mi pequeño corazón de jugador; un hueco que fue creciendo y adentrándose en todas y cada una de las facetas de mi vida.

Cuando comenzaron a salir las primeras noticias sobre este juego, yo ya estaba dejando de lado el mundo de los videojuegos. Mis estudios me robaban gran parte de mi tiempo y estaba olvidando mi pasión por los buenos juegos. Pero entonces, una tarde en la que andaba yo despreocupado, me encontré por casualidad con el anuncio oficial del juego: los padres de la saga Final Fantasy iban a realizar un nuevo JRPG, en el que tendrían plena libertad creativa. El hype comenzó a apoderarse de las páginas y foros, pero yo no quise participar en él. Al principio miraba al juego con desconfianza y recelo, pero cuanto más iba viendo, más atractivo me resultaba y más interés despertaba en mi. Al final acabé enamorándome de "Lost Odyssey", como te enamoras de esa chica a la que miras desde lejos sabiendo que nunca reunirás el valor suficiente para dirigirle la palabra.

Me mantuve informado de todas las novedades respecto al juego y, cuando al fin salió a la venta, seguí con interés todos y cada uno de los análisis y de las críticas que llegaron hasta mis manos. Y entonces me encontré con unas críticas tan negativas que me desilusionaron por completo. Mi enamoramiento encontró un abrupto final. O eso creía yo. Fue buscando información sobre "Lost Odyssey" cuando me encontré con el análisis que se realizó sobre él en ultimONivel, el programa de radio online sobre videojuegos. Descargué el programa con un cierto desencanto, esperando encontrar lo mismo que ya había visto en otros análisis. Me equivoqué.

Aún recuerdo perfectamente la primera vez que escuché ese programa. Después de unas noticias y comentarios sobre la actualidad videojueguil del momento, comenzó el análisis de "Lost Odyssey". Y de qué manera. El locutor del programa narró a viva voz uno de los capítulos de "Mil Años de Sueños" (el emotivo "No me olvides, ¿me oyes?") de una forma magistral mientras la banda sonora de Uematsu sonaba de fondo. Cuánta emoción transmitían aquellas palabras. Después vino el análisis propiamente dicho. Un análisis que, ahora, después de conocer el juego, puedo decir que fue justo y acertado. En su momento me sorprendió muy gratamente y me hizo recuperar la ilusión por "Lost Odyssey". Mi enamoramiento resurgió con más fuerza que nunca. Pero no tenía una Xbox 360 (ni dinero para comprarla, a decir verdad).

Durante semanas soñé con el momento en el que podría disfrutar de ese juego. Se convirtió en una idea fija que siempre tenía presente (como bien saben los pobres desafortunados que tenía a mi alrededor, que tuvieron que tragarse más de una y más de dos de mis charlas sobre el juego en cuestión). Tan pesado me puse que al final mi hermana y mi madre decidieron regalarme una 360 acompañada de "Lost Odyssey" únicamente para que me callase.

El regalo no pudo llegar en peor momento. Estaba en plena época de exámenes del último año de universidad y apenas tenía tiempo para jugar. Únicamente jugaba un par de horas cada fin de semana. Pero sólo esas horas bastaban para iluminar mi rostro durante toda la semana siguiente. Fue también una etapa personal complicada, una etapa de cambios. Muchas de mis experiencias personales quedaron permanentemente asociadas a la historia del juego. Tiempo después, al volver a jugarlo, recordaría aquellos momentos con una sonrisa nostálgica.


Finalmente, el viaje interminable de Kaim alcanzó su conclusión. Después de tantos momentos épicos, de tantas lágrimas (tanto de tristeza como de alegría), de tantas emociones... la odisea perdida llegó al final. Y yo me sentí afortunado de haber podido formar parte de aquella odisea. Todo el mundo debería hacerlo al menos una vez en la vida. Todo el mundo debería conocer a esos personajes, sentir lo que ellos sienten y vivir lo que ellos viven. Todo el mundo debería leer "Mil Años de Sueños". Todo el mundo debería experimentar ese viaje interminable y dejar que se haga un hueco en su corazón y en su vida.

Por eso he escrito esto. No sólo espero haber hecho justicia con mis palabras a lo que es "Lost Odyssey", sino también haber transmitido que no es un juego corriente. Espero haber transmitido parte de su magia; esa magia que impregnó mi vida durante aquella época extraña y que me enseñó cuál es el verdadero sentido de todo viaje, aunque se trate de un viaje interminable.

Y dicho esto, el Especial Lost Odyssey llega a su final. Sólo me queda hacer una cosa. Quisiera dedicar todo el tiempo y el trabajo invertidos en este especial a varias personas. En primer lugar, aunque probablemente nunca lea esto, se lo dedico a SamuelSnake, el locutor de últimONivel que me descubrió "Mil Años de Sueños" y despertó mi amor por "Lost Odyssey" con aquel inolvidable relato de "No me olvides, ¿me oyes?". En segundo lugar, también se lo dedico a mi amigo Joaquín, por haber tenido que soportar tantas y tantas charlas sobre "Lost Odyssey esto y Lost Odyssey aquello" mientras nos sentábamos en los escalones del aulario. En tercer lugar, se lo dedico al compañero M2Hero, por su fidelidad a este blog y por el interés con el que ha seguido este especial. Y, finalmente, se lo dedico también a esa persona que invade mis sueños, mis recuerdos ya olvidados de un pasado que trata de salir a la luz, a quien deseo suerte en su propio viaje interminable (cuya conclusión, espero, le conduzca algún día a mi lado).

Especial Lost Odyssey:

7 comentarios:

  1. No puedo creer que no haya ningún comentario al final de este estupendo artículo. He descubierto el blog por pura casualidad, pero te debo felicitarte de corazón por todas tus reflexiones y opiniones, sumamente interesantes.

    Yo también he estado a punto de completar el juego tres veces (me daba pena terminarlo),ahora que estoy a punto de hacerlo espero que esta sea la definitiva.

    En fin, me reitero, gracias por una reseña tan pormenorizada y profunda, de veras. Ha sido un auténtico placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por haberla leído.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Cito el primer comentario. Majestuoso especial y magnífica puesta en escena que describe a la perfección las sensaciones que ofrece el juego mucho mejor que todos los "análisis" que he leído (que no son pocos) escritos por supuestos profesionales. Gran acierto el hecho de no ponerle una nota numérica y completamente de acuerdo con tus reflexiones. Mi enhorabuena por el texto y gracias por hacerme rememorar mis tiempos con Lost Odyssey. Ha sido un auténtico deleite haberte leído.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Leer las cinco partes de este especial me han llenado de nostalgia.

    Soy una gran fan de Final Fantasy, de los de toda la vida, no los de ahora. Cuando me habló un amigo de este juego no sabía ni que existía.

    Pero me dijo entonces que había sido creado por el padre de los FF y me compró al momento.

    Nunca he jugado un juego como este. PRECIOSO, sin duda. Amé a cada personaje y odié en profundidad a Gengara.

    Lloré en una escena en especial (supongo que ya sabemos cual) y sobretodo con el final. ¡Qué final! Para mi parecer, el mejor final y la mejor batalla final que nunca he visto.

    Sin duda una obra de arte que desearía que más gente conociera (sin exceso, para evitar fans falsos que juegan y ya está)

    Cuando tenga un momento escucharé el programa del analisis.

    Muchas gracias por tu especial.

    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo. Me alegro de que te haya gustado este especial. ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Qué maravilla......~♥ Gracias por compartir tus pensamientos, me ha encantado todo el especial.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.