29 de marzo de 2009

[Anime] ¿Era necesario un remake de Evangelion?


Hoy se ha estrenado en el canal Animax "Evangelion 1.0: You are (not) alone", la primera de la serie de películas que rehacen "Neon Genesis Evangelion", serie amada hasta el extremo por muchos y odiada hasta el extremo por otros tantos.

Siempre que hablamos de un remake, mi primera pregunta es inevitable: ¿Era necesario? Vale, han pasado... ¿Cuánto? ¿Diez años?... Han pasado unos diez años desde que se estrenó la serie original. ¿Tan mal ha envejecido que necesitaba ser rehecha? Es más, ¿tan mal ha envejecido que necesitaba ser rehecha otra vez? Tengamos en cuenta que los capítulos finales de la serie han sido modificados hasta dos o tres veces en sus sucesivas ediciones. Eso sin hablar de las diferentes versiones que existen de las películas ("Death", "Rebirth" y "End"). Es comprensible que cuando una serie cosecha un éxito tan descomunal se quiera exprimir para obtener el máximo beneficio posible, pero incluso los fans más insaciables tienen un límite.

Creedme cuando os digo que yo soy uno de esos fans insaciables de Evangelion, pero después de haber comprado prácticamente todas y cada una de las ediciones de la serie (la normal, el Director´s Cut y la Platinum), había llegado ya a mi límite. Por esa razón, cuando anunciaron el estreno de "You are (not) alone" no quise saber nada de ella en un primer momento. Esta primera película volvería a contar los primeros capítulos de la serie dotándolos de una animación acorde a los tiempos modernos y respetando su particular estilo narrativo, eso era interesante, pero yo ya había tenido Evangelion más que suficiente y no iba a tragarme (ni por supuesto a comprar) nada más. Evité en la medida de los posible todas las noticias sobre la película. Evité ver los tráilers. Evité leer las críticas de su estreno en el festival de Sitges. Pero, sorprendentemente, cuando se ha estrenado hoy en Animax ahí estaba yo el primero delante de la pantalla. Quizá los fans insaciables no tengan límite después de todo.

Hacía tiempo que no veía Evangelion y al comenzar la película he tenido la sensación de que me reencontraba con una vieja amiga a la que había olvidado injustamente. Para mí Evangelion fue un antes y un después. Fue la responsable de que me interesase por el mundo del manga y el anime, con el que apenas había tenido ningún contacto más allá de Bola de Dragón, Caballeros del Zodíaco... y Sailor Moon (no haré ningún comentario sobre ésta última). Sus inusuales planos de cámara, su peculiar narrativa, la terminología empleada y su constante interés por desconcertar al espectador, combinados con sus escenas de acción y de humor, supusieron que Evangelion fuese algo completamente diferente a cualquier otra cosa que yo había visto en ese momento.

Evangelion combinaba lo mejor de una serie puramente comercial con lo mejor de una serie independiente, profunda y reflexiva. Prácticamente inventó un género propio, pues era realmente difícil encuadrarla en cualquiera de los géneros existentes. Combates de mechas y existencialismo filosófico del duro en una misma serie: eso era Evangelion. Y funcionaba perfectamente. A mí me apasionó hasta extremos insospechados, llegando a convertirme en un estudioso de la serie; uno de esos frikis que llegan a analizarla plano a plano en busca de pruebas que sustenten sus teorías y explicaciones.

Después de haberme aprendido la serie (y posteriormente el manga) de memoria, "You are (not) alone" tenía poco que ofrecerme más allá del componente nostálgico. Tras el primer y dulce reencuentro, el friki compulsivo que soy comenzó a analizarla y a compararla con la serie original. Eso hizo que gran parte de la película se convirtiese en una sucesión de afirmaciones tales como "aquí me falta esto" y "aquí me sobra esto otro". En un principio los cambios son menores, pero a medida que va avanzando la película se van introduciendo cambios mucho más sustanciales. Estos cambios hacen que se gane en espectacularidad (el ángel Ramiel de la peli no tiene nada que ver con el de la serie), pero sin embargo se pierda en efectividad. Ciertos cambios quedan, en mi opinión, excesivamente artificiosos. Ciertamente tienen un gran atractivo visual y sirven para sorprender a los que ya conocían la serie original, pero en definitiva son una nota discordante e innecesaria. La animación original, a pesar de ser menos vistosa y espectacular, era más clara y funcionaba mejor. Contaba lo que tenía que contar mucho mejor y con menos recursos.

No obstante, estos cambios son comprensibles. No hablamos de una adaptación, sino de un remake. Son los creadores de la serie los que han decidido rehacerla de nuevo, modernizándola y llevándola a nuevas cotas visuales que resultaban imposibles cuando fue creada originalmente. Esos cambios únicamente modifican el "acabado", pero no la "esencia", e incluso un friki de la serie original como yo puede tolerarlos. Lo que un friki como yo no puede tolerar son esos otros cambios que introduce la película; eso cambios incomprensibles y sin sentido que modifican detalles aparentemente insignificantes pero que son señas de identidad de la serie original. Llamémoslos "cambios que no vienen a cuento". En la película hay un par de ellos. Por ejemplo, ¿a qué se debe el cambio de aspecto de Lilith? ¿Qué ha pasado con su máscara característica? ¿Es una simple decisión estética o el inicio de un cambio drástico a nivel argumental?

Lilith en la serie


Lilith en la película

¿Y por qué me temo que esto sea algo más que un mero cambio estético? Pues porque así parece indicarlo la escena final de la película en la que aparece Kaworu acompañado de... ¿qué? ¿Adán? Imposible que tenga ese aspecto después del Segundo Impacto... imposible, claro está, a no ser que alguien haya decidido meter mano en el argumento. Si lo que hay con Kaworu es el Adán ya están haciendo cambios. Si lo que hay con Kaworu es la verdadera Lilith (siendo la que se ve en el interior del Central Dogma una "falsa Lilith") ya están haciendo cambios. Y si lo que hay con Kaworu no es Adán ni Lilith, sino que es Eva, entonces sí que están haciendo cambios a lo bestia, pues todo lo que ocurre en la serie carecería de sentido si hubiese habido una Eva anterior a la Eva que construyen los hombres en forma de gigantesco robot de combate. Lo que yo decía, cambios sin venir a cuento.


Estos cambios me encienden. Si una historia no sólo funciona, sino que además es realmente buena, ¿por qué demonios la cambias? ¿Para modernizarla? No es tan vieja ni está tan desfasada como para precisar cambios tan drásticos. ¿Para hacerla más comprensible a los espectadores? Los que quieran una historia sencilla que vean otra cosa. Evangelion se caracterizó en su momento por no dárselo todo hecho al espectador; más bien todo lo contrario, pues debía ser el propio espectador el que se implicase y el que uniese las piezas del puzzle si quería comprender lo que sucedía. ¿Qué sentido tienen estos cambios absurdos entonces? Si fuesen meros cambios estéticos, pues vale, pero es que van más allá de un mero cambio estético. Pueden afectar directamente al argumento; peor todavía: pueden afectar directamente a la conclusión. ¿Y quién quiere un remake de Evangelion con otro final? Yo no lo quiero, desde luego. Y supongo que aquellos que, como yo, disfrutaron descifrando el final original tampoco lo quieren.

Me pueden cambiar las armas del EVA-01, me pueden cambiar la máscara de Lilith, me pueden meter a Kaworu mucho antes de lo previsto... pero de ninguna manera me pueden cambiar cosas que afecten al argumento y a su conclusión. Que me cambien el especto del EVA-02 si quieren, que me cambien el apellido de Asuka si les apetece, pero que no metan a otra Lilith o a una Eva sacada de la manga y que no tonteen con Adán, que es una pieza clave de la serie. Una cosa es rehacer Evangelion y otra muy distinta hacer un nuevo Evangelion.

¿Era necesario un remake de Evangelion? Pues yo pienso que no, pero no está mal ver un "Evangelion de nueva generación", con una nueva y más espectacular animación. Será más artificioso y poco efectista, pero es una gozada a nivel visual. Eso no es malo. El problema es que este "Evangelion de nueva generación" no sea fiel al original, porque lo que sí que no es necesario de ninguna manera es un nuevo Evangelion... y mucho me temo que ese es el camino que seguirá este remake a partir de aquí. "You are (not) alone", a pesar de ser lo suficientemente fiel a la serie, añade ciertas cosas que pueden hacer que las próximas películas de este remake se alejen bastante de la historia original. Ojalá me equivoque, pero esa es la sensación con la que me he quedado.

Lo peor de todo es que, a pesar de los incomprensibles cambios , la película me ha gustado. Es más, me ha gustado mucho. Y cuando salga el DVD allí estaré el primero en la tienda para comprarlo. Supongo que algunos siempre seremos unos fans insaciables sin solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.