17 de septiembre de 2009

[Anime] Especial Satoshi Kon (Parte 5): Paranoia Agent

Satoshi Kon es sin duda uno de los realizadores más imaginativos del mundo de la animación japonesa, algo que quedó completametamente demostrado con su primera y única serie anime: "Paranoia Agent". El origen de esta serie hay que buscarlo en las ideas sobrantes que Kon fue acumulando tras la realización de sus obras anteriores. Con "Perfect Blue" nos adentró en un denso thriller psicológico, con "Millennium Actress" nos narró una preciosa historia de amor y con "Tokyo Godfathers" nos presentó una comedia satírica repleta de crítica social. Sin embargo, muchas de las propuestas de Kon no tuvieron cabida en sus largometrajes, quedándose en el tintero hasta que decidió recuperarlas en forma de serie. Cuando Kon empezó a trabajar en "Paranoia Agent" tenía muy claro que no quería que fuese un anime como los demás. Tenía que ser algo atrevido e innovador. Alejándose de los típicos clichés del anime tradicional, "Paranoia Agent" supuso una extraña mezcla de géneros que jugaba con el espectador, desafiándole a que se adentrase en una delirante e imposible historia que saltaba de un personaje a otro y en la que nada era lo que parecía.


Argumento:

El argumento de "Paranoia Agent" parte de una premisa muy sencilla, pero no tarda en complicarse progresivamente hasta formar una compleja trama de personajes y situaciones que supone un verdadero reto a la astucia del espectador. Lo que en un capítulo determinado se ofrece como una verdad absoluta acerca de lo que está sucediendo se desmonta rápidamente en el siguiente, haciendo que cada nueva revelación, más que ofrecer respuestas sobre la trama, plantee una nueva serie de preguntas difíciles de responder.


Todo comienza con Tsukiko Sagi, una chica tímida y algo extraña que ha alcanzado el éxito gracias al diseño de la famosa mascota Maromi, un perro de color rosa que se ha convertido en todo un icono en Japón y que está a punto de protagonizar su propia serie de dibujos animados. No obstante, la empresa en la que trabaja espera que pronto realice otro diseño capaz de superar el éxito de Maromi y Tsukiko se siente completamente incapaz de llevar a cabo semejante tarea. Con su trabajo en punto muerto, carente de toda inspiración y agobiada por la presión y las constantes críticas a las que está sometida, Tsukiko obtendrá una inesperada liberación al ser atacada una noche por un misterioso asaltante: un chico con patines dorados que esgrimía un bate de béisbol. Tras ser atacada por quien recibe el apodo de "Chico del Bate", Tsukiko acaba en el hospital, lo que hace que su jefe deje de presionarla con el nuevo diseño.


Los detectives de policía Keiichi Ikari y Mitsuhiro Maniwa se encargarán de investigar el extraño caso de Tsukiko Sagi y pronto comenzarán a sospechar que el "Chico del Bate" no es más que una invención de la joven. Sin embargo, desde ese momento comenzarán a producirse nuevos ataques por parte de un asaltante exáctamente igual al "Chico del Bate" que atacó a Tsukiko. En un primer momento sólo personas cercanas a Tsukiko serán atacadas por el "Chico del Bate", pero éste pronto ampliará su lista de víctimas, provocando una auténtica histeria colectiva en todo Japón. Incapaces de comprender lo que está sucediendo, Ikari y Maniwa tratarán de desentrañar el misterio del "Chico del Bate" a toda costa. ¿Se trata de una persona real o no es más que una extraña paranoia que se ha apoderado de las mentes de los japoneses?


Personajes principales:

La estructura de la serie es bastante peculiar, ya que, aunque hay varios personajes que se pueden considerar protagonistas, cada capítulo está protagonizado por un personaje diferente. De esta forma, nos encontramos con una especie de carrera de relevos en la que cada episodio gira en torno a un personaje distinto (que además estará muy relacionado con el personaje que protagonizó el episodio anterior). Por lo tanto, nos encontramos con una serie coral en la que aparecen muchos personajes. Vamos a dar unas breves pinceladas sobre los más relevantes.

Tsukiko Sagi: De carácter tímido, introvertido y proclive a la depresión, Tsukiko siempre va acompañada de un peluche de Maromi, la famosa mascota que ella misma creó y que tanto éxito ha tenido en Japón. Tsukiko es una chica solitaria que se siente presionada y perseguida por los cotilleos de sus compañeros de trabajo celosos de su éxito. El encargo de realizar una nueva mascota capaz de triunfar como triunfó Maromi bien puede ser el desencadenante del descenso de Tsukiko a la locura. Una señal preocupante sobre su estado mental es que Tsukiko hable con su peluche de Maromi... y que éste le responda. Casualmente, antes de que se cumpla el plazo para entregar su nuevo diseño, un misterioso atacante golpea a Tsukiko con un bate de béisbol y la envía al hospital.

Detective Keiichi Ikari: Uno de los dos policías asignados al caso del "Chico del Bate". Ikari es un policía de la vieja escuela, de carácter sencillo y amante de la simplicidad. Eso hará que en ocasiones se sienta perdido en la investigación, ya que ésta no tarda mucho en dirigirse hacia pistas realmente extrañas que él no puede comprender. Ikari admira enormemente los viejos tiempos del Japón de posguerra en el que se crió, cuando las cosas eran mucho más sencillas y se podía distinguir fácilmente a los criminales. En estos tiempos de crímenes extraños y asaltantes misteriosos Ikari está fuera de lugar, lo que le hace plantearse si debería seguir trabajando en la policía.

Detective Mitsuhiro Maniwa: Este joven policía es la perfecta contrapartida para Ikari. De mentalidad abierta, enérgico e idealista, Maniwa comenzará a ver extrañas conexiones entre las víctimas del "Chico del Bate" y a desarrollar teorías que a todos resultan descabelladas... salvo a él mismo, que está dispuesto a renunciar a su carrera en la polícia para resolver el misterio. Incapaz de abandonar el caso y presa de las extrañas ideas que la investigación ha metido en su cabeza, Maniwa llegará a creer que él es el único capaz de poner fin a todo el asunto que empezó con el asalto a Tsukiko Sagi y que amenaza a toda la sociedad.

Aiko Kawazu: Un pésimo reportero de una revista de la prensa amarilla llamada "Rumor Magazine". Kawazu se encuentra en una delicada situación económica tras haber atropellado accidentalmente a un anciano y verse obligado a pagar su estancia en el hospital. Además, se encuentra amenazado por el hijo del anciano, que pretende demandarle. Precisamente será en el hospital donde acude a visitar al anciano donde conocerá el caso de Tsukiko Sagi y comenzará a investigar por su cuenta para conseguir una gran exclusiva que le otorgue grandes beneficios económicos.

El anciano misterioso: Se trata del anciano que fue atropellado por Kawazu. Aunque en apariencia se encuentra en estado catatónico, de vez en cuando se escapa de su habitación del hospital para garabatear en el suelo complicadas ecuaciones matemáticas cuyo resultado está muy relacionado con las víctimas del "Chico del Bate". Casi se podría decir que el anciano es capaz de predecir qué es lo que va a suceder en el futuro y quién va a ser atacado por el misterioso "Chico del Bate". ¿Qué clase de sobrenatural conocimiento posee el anciano? ¿Es capaz de predecir el futuro? ¿Es realmente una especie de "sabio" o no es más que un loco?

Yuichi Taira: Un joven estudiante que es el primero de su clase y cuenta con una gran popularidad, lo que ha hinchado su ego hasta niveles insospechados. Planea presentarse a las elecciones para elegir al representante de los alumnos del colegio y está completamente seguro de su victoria. Sin embargo, tras ser acusado injustamente de ser el "Chico del Bate", toda su fama y su popularidad se desvanecerán de la noche a la mañana, haciendo que su verdadero carácter salga a la luz. Yuichi culpará a uno de sus compañeros de clase y rival en las elecciones de haber conspirado contra él lanzando el falso rumor de que él es el "Chico del Bate".

Shogo Ushiyama: Compañero de Yuichi que se convertirá en el blanco de la ira del desesperado muchacho. Shogo es un chico simple que viene del campo y que ha tenido grandes problemas en el pasado por su timidez y su aspecto físico. Estos problemas le llevaron a cambiar de colegio varias veces. Por esta razón, desde que llegó a la clase de Yuichi ha tratado de llevarse bien con todo el mundo y ser más extrovertido. En su paranoia, Yuichi creerá que Shogo ha vuelto a todo el mundo contra él para poder avergonzarle ganándole en las elecciones a representante de los alumnos.

Harumi Chono: La joven profesora particular de Yuichi, que también trabaja a tiempo parcial en la universidad. Su apariencia bondadosa esconde un gran secreto: Harumi sufre un Trastorno Disociativo de la Personalidad (un trastorno que Satoshi Kon conoce bien tras la realización de "Perfect Blue", película en la que la personalidad múltiple era un recurso central) que ha dividido su mente en dos identidades diferentes. Por un lado, Harumi es una sencilla y recatada profesora que está a punto de contraer matrimonio. Por otro lado, también es María, una extrovertida y sensual prostituta que sólo piensa en divertirse.

Masami Hirukawa: Un policía de una pequeña comisaría de barrio que se gana la vida gracias a los sobornos que recauda de la mafia a cambio de hacer la vista gorda sobre sus actividades ilegales. Además es un cliente habitual de María, el alter ego de Harumi Chono. Todo el dinero que ha recaudado gracias a los sobornos lo emplea en construir una casa para su mujer y su hija, aunque sus planes se pondrán en peligro cuando un nuevo mafioso llegue a la ciudad sin ninguna intención de negociar con él. Sin embargo, la suerte le brindará a Hirukawa una oportunidad inmejorable: la oportunidad de capturar al "Chico del Bate".

El "Chico del Bate": Uno de los grandes misterios de la serie. ¿Existe realmente el "Chico del Bate" o es una invención de Tsukiko Sagi? Tras ser supuestamente atacada por él, Tsukiko lo describe como un escolar ataviado con una gorra, patines en línea dorados y un bate de béisbol metálico, también dorado y ligeramente doblado. Parece una descripción demasiado detallada como para haber sido inventada. Además, pronto se producen nuevos ataques del "Chico del Bate" que hacen sospechar a la policía que existe realmente. Lo que la policía no espera es que el "Chico del Bate" pase de dejar inconscientes a sus víctimas a acabar directamente con sus vidas, lo cual no tarda mucho en empezar a suceder.

Maromi: Otro de los grandes misterios de la serie, muy relacionado con el del "Chico del Bate". Maromi es la mascota creada por Tsukiko Sagi que ha tenido un éxito tremendo en Japón. Por todas partes puede verse merchandising de Maromi e incluso se está preparando una serie de animación sobre este adorable perrito de color rosa. Tsukiko siempre lleva consigo un peluche de Maromi con el que habla e interactúa. En ocasiones incluso da la impresión de que el peluche intenta proteger a su dueña. ¿Acaso Maromi tiene vida propia? ¿Qué secreto esconde esta mascota que parece haberse apoderado de las mentes de los japoneses?

Nos dejamos otros muchos personajes, como Makoto Kuzuka, el principal sospechoso de ser el "Chico del Bate", o Misae Ikari, la abnegada esposa del Detective Ikari, pero hablar sobre ellos supondría desvelar demasiadas sorpresas sobre la serie.

Aspectos más destacables de "Paranoia Agent":

Para la realización de esta serie, Satoshi Kon contó, como es habitual, con el buen hacer del estudio Madhouse, con el que ya había trabajado antes en sus anteriores proyectos. La banda sonora fue compuesta íntegramente (incluyendo opening y ending) por Susumu Hirasawa, un músico electrónico muy admirado por Kon con el que ya había trabajado con anterioridad (fue el encargado de componer la maravillosa banda sonora de "Millennium Actress"). Los trece capítulos que forman "Paranoia Agent" se estrenaron en Japón en 2004 a través del canal WOWOW. En España fue emitida por Cuatro y posteriormente editada en DVD gracias a Selecta Visión (que lanzó una edición para coleccionistas bastante recomendable).


Dejando los aspectos técnicos a un lado, lo primero que llama la atención de esta serie es su inusual opening, en el que vemos a los diferentes personajes en situaciones imposibles (bajo el agua, volando, en la cima de una montaña, etc.) mientras no dejan de reír. Es necesario comentar que los lugares elegidos para cada uno de los personajes no provienen del azar, sino que tienen mucho que ver con ellos y esconden diversos juegos de palabras que son muy complicados de entender sin tener ciertas nociones de japonés (o sin recurrir a los extras de la edición en DVD). La letra de Susumu Hirasawa resulta igualmente inquietante y rompe varios tabúes de la sociedad japonesa. La imagen del Detective Ikari alzando los brazos mientras un hongo nuclear se alza tras él está perfectamente acompaña por la letra de Hirasawa, que en ese momento expresa una admiración casi fanática hacia la aterradora explosión. Igualmente memorable es la imagen de la anciana vagabunda de pie sobre una de las mesas de un lujoso restaurante mientras la letra habla de los pobres "niños perdidos". El título del tema del opening es, por cierto, "Yume no Shima Shinen Kouen" (algo así como "El Parque de la Obsesión en la Isla de los Sueños").

Igualmente inquietante es el ending, en el que vemos a los diversos personajes de la serie dormidos en una verde colina alrededor de una imagen gigante de Maromi. De nuevo la disposición de los personajes no está realizada al azar, sino que en su conjunto forma un gran símbolo de interrogación en cuyo centro se encuentra Maromi. El tema de este ending es "Shiroi Oka - Maromi no theme" ("Colina Blanca - Tema de Maromi").

También son destacables los avances de los capítulos siguientes que se encuentran al final de cada episodio, titulados "Sueño Premonitorio" y presentados por el misterioso anciano. Estos avances están cargados de juegos de palabras y de extraños simbolismos, al igual que el resto de la serie. "Paranoia Agent" cuenta con muchos detalles aparentemente insustanciales pero que están muy relacionados con la trama. Por ejemplo, las fases de la luna (tradicionalmente relacionadas con los cambios en el estado de ánimo de las personas) tienen mucha relación con los eventos que van sucediendo. De igual forma, cada uno de los personajes está relacionado con un animal (de ahí los juegos de palabras que comentábamos, pues en los nombres de los personajes se esconden los vocablos japoneses para denominar a distintos animales). El paralelismo con el animal con el que se asocia dice mucho sobre cada uno de los personajes.
  • Tsukiko Sagi: "Sagi" significa "garza", un animal que se asocia con los espíritus libres, sin ataduras. Por otro lado, "Tsukiko" significa literalmente "hija de la luna".
  • Keiichi Ikari: Ikari se escribe con el símbolo japonés que hace referencia al verraco, una especie de cerdo que se relaciona tradicionalmente con la terquedad.
  • Mitsuhiro Maniwa: "Ma" significa "caballo", un animal con tendencia a salir al galope con facilidad, al igual que Maniwa corre demasiado a la hora de establecer sus teorías.
  • Aiko Kawazu: El nombre "Aiko" proviene de la palabra con la que se denominaba antiguamente a las ranas, un animal que en la tradición japonesa se relaciona con la codicia.
  • Yuichi Taira: "Tai" significa "besugo", un animal que en los cuentos japoneses posee una bonita apariencia pero que no es de fiar.
  • Shogo Ushiyama: "Ushi" significa "vaca" o "buey", un animal relacionado con la pasividad y la honestidad.
  • Harumi Chono: "Cho" significa "mariposa" y simboliza la transformación de un animal feo (la oruga) en uno bonito (la mariposa). Esto se relacionad con la doble personalidad de Harumi.
  • Masami Hirukawa: Hirukawa se escribe con el símbolo que designa a la sanguijuela, un animal muy apropiado para un policía corrupto que vive cómodamente gracias a los sobornos.


La idea fundamental de la serie parte de la creencia de Satoshi Kon en la necesidad de aferrarnos a una fantasía o paranoia para poder afrontar la vida, que tan dura es en ocasiones. De esta forma, nuestro inconsciente genera una idea ficticia a la que nos aferramos en los momentos difíciles y que actúa como una especie de sistema de autodefensa. Esta idea vagamente psicológica (o psicoanalítica, más bien) se traslada a la serie de una forma magistral, añadiendo la inquietante posibilidad de que aquello que únicamente existe en el interior de nuestra mente adquiera una entidad real y tangible y comience a pasearse por el mundo real.


Un punto de partida así es muy extraño en el mundo del anime. Si bien tenemos series de temática y estilo similares a "Paranoia Agent" (como "Serial Experiments Lain" o "Boogiepop Phantom"), su parecido es más bien superficial y su calidad no es rival para la serie de Kon. Lo más parecido a esta serie hay que buscarlo en occidente, concretamente en la famosa serie de los años 90 del realizador David Lynch: "Twin Peaks". De hecho, el primer capítulo de "Paranoia Agent" contiene un claro homenaje a la famosa escena de la cereza de "Twin Peaks", aunque si bien la escena de la serie de Lynch es un perfecto ejemplo de elegancia y erotismo, la de la serie de Kon es una parodia absurda y algo desagradable. Y éste no es el único homenaje que contiene la serie, pues una de las enfermeras que aparece en las escenas del hospital es un personaje que ya apareció en el anterior trabajo de Kon: "Tokyo Godfathers".

Como ya hemos comentado, la serie tiene una estructura bastante peculiar en forma de carrera de relevos, estando cada capítulo protagonizado por un personaje diferente. A pesar de ello, tanto el principio como el final de la serie son muy similares, llegándose incluso a repetir varias escenas (como la de los pasajeros del metro pendientes de sus teléfonos móviles). Este recurso viene a remarcar la estructura cíclica de la historia, que tras su conclusión deja muchas puertas abiertas para que los hechos narrados se repitan de nuevo. De hecho, tras finalizar el último capítulo asistiremos a un nuevo "Sueño Premonitorio" que nos avanza una posible continuación (algo que, evidentemente, está hecho con toda la intención del mundo y pretende turbar al espectador, ya que no existe continuación alguna de la serie).


El abanico de temas tratado por la serie es sorprendentemente extenso. Con sus característicos toques de humor negro, un Satoshi Kon en estado de gracia lleva hasta el extremo las principales características de sus obras: la confusión entre realidad y ficción y la ácida crítica hacia la sociedad japonesa. De esta forma, a lo largo de "Paranoia Agent" viajaremos a diversos mundos interiores de varios personajes y veremos cómo éstos chocan contra la realidad. También tendremos una ración de crítica social, centrada en temas como el acoso escolar, la frialdad de las relaciones sociales, el chismorreo (con un capítulo protagonizado por unas vecinas chismosas muy similares a las que aparecen en una de las escenas de "Tokyo Godfathers"), la adicción a los videojuegos, la triste moda del suicidio colectivo (personas que se citan a través de internet para quitarse la vida) que estuvo en auge hace unos años en Japón, la obsesión por el mundo del manga y el anime (representada por el esperpéntico personaje del otaku), el difícil trabajo de los pequeños estudios de animación (gracias a un capítulo en el que conocemos los entresijos de uno de estos estudios) y un largo etcétera. Todo esto sin olvidar el eje principal de la historia: los ataques del "Chico del Bate".


Conclusión:

"Paranoia Agent" es la prueba de que el anime "de autor" existe. Más allá de los trillados géneros comerciales en los que nos encontramos con insulsos romances y repetitivos combates, esta serie es una de las propuestas más atrevidas y originales que ha salido de Japón. Evidentemente, no se trata de una serie apta para todos los públicos. Habrá gente que no la entienda y que no sepa disfrutarla, pues requiere un cierto esfuerzo por parte del espectador para poder comprender lo que nos narran los diferentes episodios. Y, por qué no decirlo, también requiere una cierta madurez para poder apreciarla como se merece.

Esta serie es algo absolutamente novedoso e impensable dentro de las corrientes mayoritarias del anime. Es algo completamente atípico que se desmarca de todo lo visto con anterioridad y va más allá de las típicas y tópicas historias tantas veces vistas. Si estás cansado de ninjas, shinigamis y demás parafernalia que tantas y tantas veces ha sido utilizada en el anime y que ya acaba volviéndose tediosa, en "Paranoia Agent" encontrarás un auténtico oasis de originalidad y transgresión, con una historia compleja y sugerente que conducirá a tu imaginación hasta un nuevo nivel. Probablemente "Paranoia Agent" sea la serie anime más extraña de la historia... y probablemente también sea la mejor.

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo señor Okubo, me encantó, aunque es de ya hace un tiempo, pero mejor tarde que nunca para felicitarlo. Hace poco terminé de ver la serie, me pareció buenísima, y me quedaron algunas cosas mas ordenadas en la cabeza con lo que respecta a este ánime, creado por un gran genio, Satoshi Kon. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro de que te gustase el artículo y que te resultase útil. Sin duda esta serie da mucho para reflexionar.

      Un saludo.

      Eliminar

Los comentarios serán moderados antes de ser publicados.